13/10/2019

Los tópicos retan a los momentos y las estadísticas

La Real quiere confirmar su buen arranque de temporada ante un Athletic necesitado de puntos y confianza.

Amaia U. LASAGABASTER
1013_kir_futfem

No hay favoritos, será un partido intenso e igualado, decidirán los detalles... En las horas previas al derbi, los tópicos se suceden. Y es posible que acierten, no en vano nacen de la realidad que se repite año tras año. No se tambalean ni ante las estadísticas ni ante los momentos, bien diferentes, que atraviesan Athletic y Real. Quizá porque apuntan en direcciones opuestas.

Los números, tirando de historia, no ofrecen dudas. El Athletic es el absoluto dominador de los derbis. Ha ganado veinte de los treinta que se han disputado en Liga, frente a las dos victorias txuriurdines. Incluso el año pasado, cuando ambos equipos llegaban en circunstancias parecidas a las actuales, el equipo vizcaino aprovechó el choque para celebrar su primera victoria del curso y convertirla en un punto de inflexión.

Circunstancias parecidas pero no idénticas. Sobre todo porque, por mucho que la mayoría de los nombres se repita, ninguno de los dos equipos es el mismo de entonces. Para mal en el caso del Athletic, que llega envuelto en dudas en su intento de acomodarse al proyecto de Ángel Villacampa. Y con la delantera convertida en un erial, por mucho que Nekane y Lucía hayan entrado finalmente en la convocatoria –no así Yulema y Erika, máxima goleadora histórica de los derbis con 16 tantos–.

Para bien en el caso de la Real, que ha visto cómo la evolución que ya venía protagonizando ha pegado un acelerón con su victoria en la final de Copa. El club ha reforzado su apuesta por el proyecto, reteniendo a su buque insignia e incorporando a un puñado de buenas jugadoras. Y, sobre todo, el equipo ha ganado en convicción y madurez, prácticamente lo único que le faltaba a una plantilla algo corta pero repleta de calidad. De hecho, el inicio de Liga que están firmando ambos equipos –dos victorias y dos empates para las donostiarras, una victoria y tres derrotas para su rival, amén de las sensaciones tan diferentes que ofrecen–, al que se añade la victoria donostiarra en la final de la Euskal Herriko Kopa, no es sino un reflejo de todo ello.

Otra cosa es que el derbi también lo sea. Porque, como recuerda Ángel Villacampa, éste es «un partido idóneo para revertir la situación». Gonzalo Arconada también advierte de que «con el Athletic siempre hay que contar, es un equipo muy competitivo y con una plantilla con mucha calidad».

Claro que lo que realmente ocupa al técnico blanquiazul es que su equipo haga lo que sabe. Sobre todo, en un partido «muy intenso, de mucho ritmo y en el que el aspecto de la presión va a ser importante», destaca la importancia de que «estemos acertadas con balón, que no nos queme los pies, que tengamos paciencia y seguridad para gestionar bien las posesiones y a partir de ahí generar situaciones de peligro». Algo en lo que confía, viendo «como está trabajando el equipo y las sensaciones que transmite». El principal pero es que Nahikari tampoco estará hoy. Sí Mariasun Quiñones, que podría disputar sus primeros minutos de la temporada... si se deja Adriana Nanclares, que ha sabido aprovechar su oportunidad.

Villacampa también destaca el trabajo de estas dos semanas, que «nos ha valido para limpiarnos un poco por dentro y para orientarnos, sobre todo en lo que respecta a la personalidad del equipo. Tenemos muchas ganas de revertir la situación».

ANOETA


Se prevé un gran ambiente en el estadio, que acoge el derbi por primera vez tras su remodelación. Hoy todavía pueden adquirirse entradas –entre 5 y 20 euros–, desde la diez hasta el inicio del encuentro. También se abrirá la tienda del estadio, donde podrán adquirirse las equipaciones del equipo femenino.