27/02/2020

Una mirada africana

En el derbi ghanés ambos equipos comenzaron con diez jugadores por superstición y en el turco se sacaron dos rojas y once amarillas.

Joseba VIVANCO
0227_pri_internacional

«Los africanos se pelean por seguir el fútbol europeo. Pero a los europeos no les importa el fútbol africano, ni siquiera conocen nuestros equipos, pero nosotros conocemos los suyos». La sabia reflexión, pronunciada desde su exilio hace unos días, pertenece a una leyenda del fútbol egipcio, el gran Mohammed Aboutrika, el futbolista que pudo encumbrarse en Europa pero prefirió sumar entorchados nacionales y africanos en su Al-Ahly, cuya afición –dicen que el 60% de la población egipcia– fue determinante en la caída de Hosni Mubarak. «Todo lo que hacen en Europa es abusar racialmente de los jugadores africanos. Nos utilizan en su beneficio y luego nos dejan de lado... Por eso no sigo el fútbol europeo. Solo nuestra Champions», redondeó su crítica el hombre que se convirtió en héroe nacional pero nunca dejó de lado su compromiso político, fuera defendiendo en su camiseta a los habitantes de Gaza o enfrentándose al gobierno de su país bajo la férrea autoridad de Al-Sisi. Por esto fue tildado de terrorista y se vio obligado a huir a finales del año pasado a Qatar. Si el jugador del Liverpool Mohamed Salah es la mejor tarjeta de presentación del gobierno cairota a pesar del propio futbolista –y eso que en las últimas ‘elecciones’ presidenciales salió segundo, sin presentarse, sacando más de un millón de votos–, y hoy por hoy es el ídolo de todo el mundo árabe, Aboutrika jamás dejará de ser la leyenda.

El 98% de los fanáticos del fútbol de Gabón, nacionalidad del delantero gunner Pierre-Emerick Aubameyang a pesar de nacer en suelo francés y tener madre abulense, siguen el fútbol europeo, mientras que el 95% no sabe que existe la liga local.

La competición de Zanzibar, Federación no adscrita a la FIFA, pero sí a la Confederación africana, seguro que era mucho menos conocida hasta esta jornada en la que Mani Gamera, al que ya tildan del ‘Mourinho africano’, se tómo la revancha frente al equipo que tiempo atrás le despidió y no se le ocurrió otra manera de celebrar el gol del club al que hoy dirige que correr hacia la hinchada rival, bajarse los pantalones y mostrarle sus atributos. A Gamera, que lo justificó aduciendo que «me rechazaron llamándome simio y hoy el mono se ha quitado la ropa», le ha caído una sanción de seis meses sin sentarse en el banquillo y 200 dólares de multa.

En la Premier de Ghana se veían las caras los dos clubes en lo alto de la punta, Aduana Stars y Asante Kotoko. Minutos antes del pitido inicial un jugador de los ‘puercoespines’ se lastimó y el Asante se vio obligado a iniciar el duelo con solo diez en la cancha, situación que el rival decidió copiar, iniciando también el partido con diez. ¿La razón? Pura superstición, tanto que ninguno de los dos equipos quería dar el primer paso de meter al futbolista número 11; al final lo hizo el local... y acabó perdiendo. En una jornada anterior, un integrante del Asante Kotoko resultó amonestado después de que intentara retirar de la portería rival un amuleto de magia negra para evitar los goles; los jugadores contrarios se lo impidieron y el colegiado acabó por mostrarle la amarilla.

El fútbol africano es maravilloso. Hasta Ryszard Kapuscinski lo recogió en ‘‘Un día más con vida’’, donde cita la figura del angoleño Chico Gordo, que dejó al Ferroviario de su país para fichar por el Porto y luego el Braga, y de quien la mismísima ‘Pantera Negra’ Eusebio llegó a decir que era el mejor rematador africano que había visto, y eso que él era mozambiqueño. A los 51 años falleció en accidente laboral atrapado en una máquina trituradora en la fábrica de cartones en la que trabajaba.

Historias como la del mito argelino Rachid Mekhloufi que llegó a sacrificar una Copa del Mundo con Francia por defender la independencia de su tierra; la del etíope Luciano Vasallo que hasta marcó un gol al legendario Lev Yashin y acabó repudiado en su país; la del zaireño Ilunga Mwepu que salió a despejar desde la barrera aquella falta a favor de Brasil en Alemania´74 por miedo al dictador Mobutu... Quién sabe si la historia en ciernes de Victoria Conte, la primera mujer entrenadora de un equipo de la máxima categoría en el fútbol africano, y que tras su victoria al frente de los East End Tigers de Sierra Leona son líderes y ella se postula para ser la primera técnica campeona del continente negro en una competición masculina.

Apasionados derbis como el de la emblemática Casablanca no tienen nada que envidiar a ambientes o cánticos como los de la misma Bombonera de Boca, y si hace falta, la plantilla del Raja Casablanca sacrifica un carnero para mostrarlo en ofrenda y terminar con la racha de lesiones, como ha trascendido estos días. El fútbol en África es más que una religión. Como en Argentina. Cada visita de Diego Armando Maradona como técnico de los ‘Lobos’ de Gimnasia y Esgrima a cualquiera de las canchas de la liga es un acontecimiento. Esta jornada le tocaba a la de Independiente, que rindió tributo al ‘10’, mano a mano sobre el césped con un histórico ‘rojo’ como Ricardo Enrique Bochini. Se juntaron ‘Dios’ y el ‘Maestro’, como en el Mundial del 86. «Mi ídolo es ‘el bocha’, el más grande del mundo», declaró ‘el Pelusa’, quien a sus 59 años parece un abuelo comparado con los 66 de su excompañero.

Adebayor debuta

Muchos más años, hasta 43, han trascurrido desde que un 22 de febrero de 1977, durante la última dictadura militar en Argentina, seis personas fueran acribilladas contra una de las paredes del estadio de Racing Club. Fueron los fusilados del Racing, una historia durante 40 años sepultada, hoy recuperada, pero que sigue sin poder poner luz sobre la identidad de aquellos cuatro hombres y dos mujeres. En el Cementerio de Avellaneda, el Equipo Argentino de Antropología Forense exhumó, entre 1988 y 1992, un total de 336 esqueletos. Muchos de ellos siguen hoy sin ser identificados.

Enmanuel Adebayor también estuvo a punto de morir en un tiroteo en Angola en 2011 durante un trayecto de su selección en autobús en la Copa de África. Esta domingo debutó por fin el togolés en la liga paraguaya, entrando al verde en sustitución del gran Roque Santa Cruz, aunque a Olimpia no le dio más que para empatar en el clásico ante Cerro Porteño. Otro curtido en mil batallas que se resiste a colgar las botas es Adil Rami, ex del Milan o Valencia, que ha rescindido contrato con el Fenerbahce para enrolarse en el colista de la Premier rusa, el Sochi. Se perdió un nuevo derbi intercontinental, Fenerbahçe-Galatasaray, cada club asentado a un lado de la ciudad de Estambul, uno en Europa y el otro en Asia, separadas por el estrecho del Bósforo. 1-3 para el ‘Galata’, primera victoria a domicilio en 21 años, 36 faltas, 2 rojas, 11 amarillas...

El ‘9’ colombiano seguro que sigue de cerca al ‘9’ noruego en boca de todos. Tocaba fin de semana y gol de Erling Haaland para el Dortmund, primer jugador en la Bundesliga en marcar 9 goles en sus 6 primeros partidos, y ya suma 12 en 8. Eso sí, no le da todavía para hacer sombra al duelo entre Lewandowski, 25, y Timo Werner, 21. Como reza cierto dicho africano, «si viajas solo irás rápido, pero si vas bien acompañado llegarás lejos».

CARTULINAS


El FC Tokyo es el club de las 92 principales divisiones de todo el mundo que menos tarjetas de media recibe por partido, 0,85, seguido del histórico Espérance de Túnez y de otros tres conjuntos nipones. En el lado opuesto, el uruguayo Montevideo Warriors recibe 4 por duelo, seguido del Rampla Juniors del mismo país.