28/10/2014

Podemos aborda la recta final de su proceso tras arrasar el plan de Iglesias

El aval al proyecto presentado por Pablo Iglesias y sus colaboradores fue inapelable. Más del 80% de los votantes en el proceso interno dieron su visto bueno al modelo organizativo, que contará con un único secretario general, previsiblemente, el actual eurodiputado.

Alberto PRADILLA
P019_f01_097x148
EUSKAL HERRIA. Los círculos en la CAV debaten ahora si presentar o no listas a las diputaciones de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba. En Nafarroa sí parece segura una candidatura propia. Mientras, se analizan las posibles alianzas en municipales.

Se cumplieron las previsiones y el proyecto de Pablo Iglesias y sus colaboradores en Podemos (Iñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre) se impuso con holgura.

Sus tres propuestas, ética, política y organizativa, recibieron 90.551 votos, lo que supone algo más del 80% de los 112.070 sufragios.

Esta última propuesta, la de cómo estructurarse, es la que había generado mayor discusión interna, después de que el eurodiputado Pablo Echenique, avalado por compañeros en Bruselas como Teresa Rodríguez y Lola Sánchez, presentase un plan alternativo.

Hace una semana, en la Asamblea constituyente del partido celebrada en el Palacio de Vistalegre de Madrid, el aplausómetro reflejaba un apoyo entregado a ambas corrientes. Los números, sin embargo, han puesto de manifiesto que la adhesión mayoritaria es hacia la propuesta de Iglesias.

El fenómeno político del Estado español, con menos de un año de vida, entra en la recta final para su constitución definitiva como partido.

Debate sobre nombres

Los integrantes de «Claro que Podemos» no hicieron pública ninguna valoración oficial tras su victoria, aunque Juan Carlos Monedero señaló que «este es un proceso que no se cierra», recordando que todavía queda por delante la elección del secretario general y del consejo ciudadano, que estará compuesto por 81 miembros.

Sí que habló «Sumando Podemos» a través de un comunicado en el que confirmaba su «lealtad» hacia la formación y consideraba que las bases habían elegido «un modelo altamente centralizado alrededor de un fuerte liderazgo», incidiendo en que «ni hay ni ha habido división» en el partido que se está constituyendo.

Nadie duda de será Iglesias ese líder y a él le corresponderá elegir al equipo de 15 personas que luego tendrá que ser avalado por las bases. Nadie, ni siquiera quien planteó otro modelo organizativo lo puso en duda.

Otra cosa es el consejo ciudadano, al que ya anunció que presentaría candidatura, por ejemplo, Teresa Rodríguez, a la que habrá que ver cómo afecta su militancia en Izquierda Anticapitalista, después de que se haya aprobado la incompatibilidad de cargos internos con la actividad en otras formaciones de ámbito estatal.

En su momento, tanto Iglesias como sus compañeros señalaron que se «echarían a un lado» si su propuesta no triunfaba, tal y como recordaba ayer Monedero. Sin embargo, Sumando Podemos insistió en la idea de que «no sobra nadie». «En Podemos no sobra nadie ni nadie debe echarse a un lado», recalcó Echenique en alusión a las palabras de Iglesias.

Entre el 10 y el 14 de noviembre se votarán las candidaturas a secretario general, al Consejo Ciudadano y a la Comisión de Derechos y Garantías, en listas abiertas y por separado. El proceso de creación del partido concluirá el 15 de noviembre, que será cuando se presente toda la dirección después de las sucesivas votaciones.

Los círculos debaten ahora la fórmula con la que aplicar el modelo en Euskal Herria

«El resultado final es que gana Podemos». Xabier Benito, portavoz de Podemos-Ahal Dugu Bizkaia, insistía ayer en descartar la división interna y centrar el discurso en la organización a partir de un documento, el de Pablo Iglesias, «con un consenso tan amplio». Desde círculos de Euskal Herria se transaccionaron textos con la propuesta de Pablo Echenique ya que les permitía más autonomía a la hora de los pactos postelectorales. Sin embargo, es el marco planteado por «Claro que Podemos» el que servirá como línea de cara al próximo ciclo. En la CAV no hay autonómicas previstas, aunque sí hay comicios a las diputaciones, lo que implica que ahora se tenga que decidir si concurrir o no, según indicaba Benito. Lo que ha quedado claro es que no habrá listas de Podemos en las municipales y los requisitos para apoyar candidaturas ciudadanas. Estos casan difícilmente con la iniciativa Ganemos Euskadi promovida por Ezker Anitza y Equo. Otra cosa es Ikune. Ahí, según Benito, valorarán lista por lista. En Nafarroa también se da por segura una plancha en las forales. A.P.