29/10/2014

Naciones Unidas vuelve a exigir a EEUU el fin del bloqueo a Cuba

La Asamblea General de las Naciones Unidas pidió ayer una vez más a Estados Unidos el fin del embargo contra Cuba, en un momento en el que crece dentro de ese país el debate sobre la posibilidad de un acercamiento con La Habana. Solo EEUU e Israel votaron en contra.

GARA
AISLAMIENTO. Aunque se trata de una votación sin consecuencias prácticas, por su carácter no vinculante, se celebra anualmente y, de acuerdo con el Gobierno de Cuba, sirve para evidenciar el aislamiento internacional de EEUU en esta cuestión.

Un total de 188 países votaron ayer en la Asamblea General de Naciones Unidas a favor de una resolución que condena categóricamente el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto hace más de cincuenta años por EEUU contra Cuba, que ha tenido unas consecuencias económicas estimadas en 1.112.534.000 millones de dólares y un daño humano incalculable. Como en ocasiones anteriores, los únicos países que votaron en contra fueron Estados Unidos e Israel, mientras que Islas Marshall, Micronesia y Palau se abstuvieron.

La Asamblea General ha votado un documento con carácter no vinculante para sus 193 países mediante el cual se solicita que «se elimine el bloqueo económico, financiero y comercial que mantiene EEUU contra Cuba».

Los 188 países han coincidido en calificar de «inmoral e injustificado» el bloqueo estadounidense y en denunciar que viola la Carta de Naciones Unidas y los derechos humanos porque «retrasa el crecimiento económico y social de la nación caribeña».

«Cuba nunca renunciará a su soberanía ni al camino libremente escogido por su pueblo (...) tampoco desistirá en la búsqueda de un orden constitucional distinto», dijo el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodrí- guez, quien denunció que el Gobierno de Barack Obama «ha recrudecido el bloqueo, en particular, en el sector financiero».

Además, el canciller alertó de que «el bloqueo daña a Cuba pero también a EEUU», e invitó «al Gobierno de EEUU a mantener una relación amistosa, con bases recíprocas, igualdad, soberana, respeto a la Carta de las Naciones Unidas y especialmente un diálogo respetuoso» para «vivir de forma civilizada dentro de nuestras diferencias».

Por su parte, el representante de EEUU ante la ONU justificó el bloqueo. «La economía de trabajo de Cuba no se desarrollará hasta que no abra sus monopolios a la competencia privada», dijo.

Esos llamamientos no han hecho cambiar de postura a Washington, pero esta vez el mensaje llega en medio de un aumento de la presión interna para que la Casa Blanca reconsidere su política hacia Cuba.

El diario «The New York Times» ha dedicado recientemente varios editoriales a las relaciones con la isla y ha pedido abiertamente poner fin a las sanciones.

Esa posibilidad ha sido también defendida en los últimos meses por figuras clave de la política estadounidense, como la exsecretaria de Estado y probable candidata presidencial Hillary Clinton, y el exgobernador de Florida Charlie Crist.