16/11/2014

LOREN JUARROS
DIRECTOR DEPORTIVO DE LA REAL SOCIEDAD

El máximo responsable deportivo de la Real muestra su esperanza de que David Moyes saque el máximo rendimiento de la plantilla tras verse abocado a la destitución de Jagoba Arrasate y quiere trasmitir que su llegada no supone ningún cambio en la línea mantenida por el Consejo. De la misma forma defiende que la política de fichar grandes nombres en el último año se produce porque el club puede hacerlo.

«David Moyes va a reforzar más nuestras señas de identidad»
Joseba ITURRIA
P030_f01_250x133

Loren charla con GARA tras acabar el viernes unas semanas de intenso trabajo para cerrar una contratación que al principio consideraba utópica.

¿Por qué se ha llegado a una situación límite en lo deportivo?

No sabemos exactamente por qué, pero el irregular comienzo de la temporada ha ido degenerando en una pérdida de prestaciones y el rendimiento del equipo, más allá de picos de partidos en los que compitió bien, ha sido malo. Desde el comienzo tenemos problemas con las lesiones, Carlos Vela no comienza la pretemporada y no juega los primeros partidos, la lesión de Alfred, que tenía que ser importante, y el rendimiento de otros jugadores que no estaban en el momento óptimo...

El equipo fue a menos y no fuimos capaces de revertir esta situación. En los últimos partidos nos ponemos por delante, no es que nadie nos gane 0-3 o 4-1, pero perdemos por detalles y eso provoca que en la jornada diez estás con seis puntos y la sensación de que el equipo iba a menos, y de que cada jugador individualmente valía menos que el partido anterior. No ha sido una decisión ni fácil ni deseable, hemos intentado aguantar hasta el final a ver si le dábamos la vuelta, pero el fútbol se ha encargado de cargarse un proyecto ilusionante con un técnico de casa que no pudimos mantener.

Es la primera vez que cambian de entrenador en plena temporada...

Con todos los entrenadores hemos aguantado situaciones complicadas y por suerte los entrenadores fueron capaces de revertir la situación. La estabilidad de un club como la Real pasa por aguantar lo máximo a los técnicos del primer equipo y, si hay cambios, que sean a final de temporada. Con Jagoba el refuerzo fue hasta el final, la última semana antes de destituirle pensamos cómo ayudarle para sacar el partido y a partir de ahí se produce todo lo demás.

¿Por qué se han decantado por David Moyes con un perfil diferente al de Arrasate o Pepe Mel?

Cuando llegó Jagoba estuvimos valorando situaciones de entrenadores de perfiles diferentes en función de la accesibilidad. La dirección deportiva debe presentar al Consejo entrenadores con diferentes perfiles y después valorarlos. Tras salir Jagoba y ver cómo está el club instalado de cara al futuro, y unido a los parámetros que puede manejar la Real, nos decidimos por David Moyes, que parecía imposible, una utopía. Pero se abrió esa posibilidad. Nadie puede dudar de la entidad de David Moyes como entrenador y que esté aquí es bueno para la Real Sociedad y para el fútbol. El club está metido en una serie de retos importantes a medio y largo plazo como el campo de fútbol, los derechos de televisión... y debemos intentar asegurar que el tema deportivo acompañe, porque en función de eso será más fácil. Es lo que hemos intentado, más allá de la información del estilo de entrenar, de su filosofía, de su trabajo de cantera, de cómo ha sido capaz de estar once temporadas en un club como el Everton y consolidarlo... Es lo que ha provocado que la balanza se decante por David Moyes. En el criterio económico se ha valorado que entra dentro de los parámetros de la Real y que puede revertir en el club.

¿Cuando ven que es posible contratar a David Moyes y por qué cuesta tanto cerrarlo?

La información que tenemos te hace ver que es un posible candidato. Si se hubiera quedado en el Manchester United era imposible, pero al final se abre una puerta por los informes que tenemos de diferentes entrenadores y de diferentes equipos.

El tema no ha sido rápido porque, más allá de que la dirección deportiva tiene que tener unos nombres previstos encima de la mesa, hemos estado centrados en solucionar el problema con Jagoba y no nos hemos planteado negociar con David Moyes hasta después de su último partido. Es entonces cuando realmente coge fuerza su opción y cerrar la contratación de un entrenador como él. No sé si el Real Madrid puede hacerlo en dos días, que lo dudo, pero es más difícil para la Real Sociedad.

¿Ha dado la sensación de que tenía muchas dudas en venir?

No ha tenido dudas en lo deportivo. Valoraba salir de Inglaterra, le costaba decidirse después de estar toda su carrera allí. Pero nunca ha trasladado dudas por el perfil del equipo y la información que tenía de la Real, y si ha venido tampoco es por dinero. Es lo que nos ha trasladado. Si espera dos meses hubiera tenido cualquier equipo que le podía pagar más. No sé si con proyectos deportivos más altos, pero este le ilusiona. Puede entender que para salir fuera la primera vez necesita un club como el Everton en su momento con el que crecer y hacer cosas para su equipo y para él.

¿Cómo espera que sea su adaptación al club y a la Liga española?

Está en una idea clara de adaptarse al club, a la ciudad y a la Liga española. El paso de venir solo evidencia que quiere adaptarse aportando su metodología y sus ideas, es un buen entrenador que ve rápido a los futbolistas y sus posibilidades. No tiene por qué costarle adaptarse y, como en su momento lo hizo John Toshack, puede aportar una idea diferente.

Los precedentes con los técnicos extranjeros son buenos, sobre todo en su primer año, cuando no saben hablar español...

Nos tenemos que preocupar de que no aprenda, que el profesor de español llegue lo más tarde posible (bromea). Creo que todos los entrenadores que han llegado de fuera han aportado cosas a la Real Sociedad. Lo desconocido a veces da miedo, pero creo que da más seguridad.

¿Va a pedir fichajes en enero?

Quiere valorar perfectamente la plantilla, tiene seis semanas para ganar los partidos y valorar el rendimiento. Preguntó en qué disposición está el club para afrontar algún refuerzo si lo considera oportuno, pero lo que voy a buscar es defender la filosofía del club, buscando el máximo rendimiento inmediato de lo que hay, y en eso y en la defensa de la cantera es un entrenador al que le gusta trabajar mucho.

Desde que llegó, el Consejo ha dejado claro que no está en esa línea de hacer muchos fichajes. Vamos a intentar que los refuerzos lleguen de casa. Eso no quiere decir que puntualmente pueda haberlos para completar posiciones manteniendo muy clara la filosofía de la Real. Que no haya ninguna duda de que tenemos muy claro este Consejo y la dirección deportiva que la filosofía del club va a seguir intacta. No hay que tener miedo al cambio. David Moyes nos va a dar una imagen del club beneficiosa para la Real Sociedad y va a reforzar más las señas de identidad en las que hemos venido trabajando.

Canales, Vela, Finnbogason, Granero, Moyes... ¿No está la Real en una línea de pagar grandes cantidades propia de otros clubes?

No nos vamos a acostumbrar a ir a lo grande nunca. Las limitaciones son las que tenemos, pero la gestión del club ha generado ingresos que nos permiten gastar un poco más, pero siempre perfectamente asumibles. Hay posiciones en las que o gastas dinero para asegurarlas o todo lo demás son apuestas. Por dos o tres millones fichas a un chico de 22 años que es una apuesta. Pero siempre hemos intentado mantener un equilibrio económico-deportivo para fichar jugadores para asegurar un rendimiento inmediato.

¿No teme que un técnico como Moyes pueda asumir el papel de manager inglés y sustituirlo?

Lo importante es que viene solo y se quiere apoyar en el staff y valorar lo que hay. No es un tema cerrado que no venga nadie para ayudarle, pero intentará que lo hay aquí le valga. Luego si tiene que hacer un cambio se hará, pero a día de hoy trabaja con la gente de casa. A mí nadie del Consejo me ha trasladado ningún cambio y seguimos igual. Tengo mis funciones muy claras.

¿Qué destacaría de sus primeros contactos con Moyes en Zubieta y qué espera de él?

El interés que tiene en conocer todo. Lleva tres días y ha tenido cantidad de conversaciones y reuniones. Demuestra interés por coger lo más rápido posible toda la información. Si algo tiene como entrenador británico es intensidad, agresividad, ritmo de juego, pero en el Everton cuando tuvo jugadores de más calidad jugó bien a fútbol. Le gusta que el equipo trasmita alegría y vistosidad, pero sobre todo ganar.

Espero que el equipo gane partidos con él. Si vemos los partidos contra Real Madrid, Atlético y Valencia se han sumado dos victorias y un empate y los partidos que se han perdido o empatado no se ha estado tan lejos de ganar. Eso es un punto de apoyo grande. El equipo no está tan roto, no es tan incapaz de sacar resultados y ajustando unos conceptos, con ambición y exigencia, se puede empezar a ganar rápido.

«La plantilla está equilibrada y los jugadores de arriba dan posibilidades para jugar con diferentes variantes»

Defiende la confección de la plantilla este verano y cree que el bajo rendimiento de las dos grandes apuestas del club, Vela y Finnbogason, llega por el mal nivel de todo el equipo.

¿A la hora de confeccionar la plantilla no se han equivocado al formarla para jugar con un 4-4-2 con muchos centrocampistas interiores de un perfil técnico poco físico?

El equipo no es que sea físicamente muy poderoso, pero tiene prestaciones físicas, de intensidad y velocidad. No de choque, pero es un equipo capaz de apretar arriba como ante el Atlético. Es un equipo para intentar ser protagonista en los partidos y lo ha sido en los más complicados y en otros, sin ser protagonista, se ha puesto por delante en el marcador. Se valoró lo que teníamos en casa y el equipo está compensado. Aunque se habló de un sistema, la plantilla está equilibrada y los jugadores de arriba ofrecen posibilidades para jugar con diferentes variantes.

Han sido las grandes apuestas del verano y Vela empieza a rendir en noviembre siempre y Finnbogason no ha aportado...

Pero para que Vela funcione el equipo debe acompañar. El otro día hace el gol y juega un gran partido, pero acompañado del juego de los demás. Si el juego del equipo no ha sido solvente y no hace la presión alta para que Carlos Vela esté en el campo contrario y repercuta... Es el jugador desequilibrante, diferente y cuando el equipo está bien genera. Pero solo, sin que el equipo acompañe, no puede sacar ese rendimiento. Con Alfred se ha buscado un jugador que ha hecho 53 goles en dos temporadas en Holanda y hay que tener confianza. Cuando esté todo bien va a aportar goles. Ni él ni el equipo han tenido la mejor entrada. Es un jugador específico, no es Carlos Vela en su forma de jugar, como no lo era Aldridge. Es un jugador de área, capaz de finalizar ocasiones, pero si lo sacas a 30 metros del portero pierde. Cuando el equipo dé su máximo rendimiento es cuando hay que esperar su máximo nivel.

Tampoco ha podido jugar Rulli...

La sustitución en puestos como el de portero, sobre todo de cierta entidad que lleva tiempo siendo titular, es complicada para el que entra, pero Eñaut ha cumplido su papel de sobra, con condiciones diferentes a las de Claudio, con menos partidos de competición... Con Rulli habrá competencia en la portería, que es lo que buscamos. Joseba ITURRIA