08/08/2017

Etxabarri sigue ingresado en Sevilla, aunque evoluciona favorablemente

El preso de Iruñea Juan Mari Etxabarri continúa en situación estable en un hospital de Sevilla, adonde fue llevado el jueves con una neumonía inicialmente inquietante. Por contra, la preocupación del PP se centra en las despedidas a Del Hoyo o el «ongi etorri» a Uranga.

GARA|IRUÑEA
0808_etxabar1

Juan Mari Etxabarri, el preso del barrio iruindarra de Errotxapea, continúa ingresado en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla, aunque las escasas noticias existentes son tranquilizadoras. El domingo, Patricia Vélez (Etxerat) explicaba en el acto celebrado en la playa donostiarra de La Concha que «afortunadamente lograron drenar el coágulo de sangre que tenía y está respondiendo bien al antibiótico».

Su estado se califica de estable pero no hay noticias más detalladas al respecto ni una previsión de cuándo recibirá el alta.

Etxabarri lleva más de 19 años en la cárcel, siempre muy lejos de Iruñea. Y hace cuatro años pasó 31 días en huelga de hambre en el penal de Sevilla junto a sus compañeros, en protesta por las condiciones de reclusión y de vida, lo que le hizo perder más de quince kilos. En estos años se ha denunciado que padece un régimen muy cercano al aislamiento.

Su situación fue denunciada ayer en la concentración semanal ante la sede del PP en Iruñea. También hubo protestas en Gernika (46 participantes), Iurreta (32), Ondarroa (57) y Altza (28).

Se suman a las del viernes, cuando por ejemplo se concentraron 93 personas en Lekeitio, 55 en Deba, 35 en Getaria, 105 en Zarautz, 55 en Mutriku, 23 en Mundaka, 61 en Lazkao, 169 en Ondarroa, 176 en Iruñea, 44 en Durango, 36 en Arbizu, 47 en Barañain, 126 en Orereta, 188 en Galdakao, 65 en Etxarri-Aranatz o 50 en Errazkin. El sábado hubo otra protesta de 40 personas en Artze y el domingo de 23 en Altsasu.

El PP aprieta

Pese a la muerte de Kepa del Hoyo hace una semana en Badajoz y este grave problema de salud de Juan Mari Etxabarri, la agenda de la Ertzaintza o la del PP van por otro lado.

A la entrada de la Policía autonómica en las txoznas de Gasteiz para retirar fotos de presos este fin de semana se le une la presión del PP en la CAV contra los actos en recuerdo del fallecido Kepa del Hoyo o de recibimiento a exprisioneros como Kemen Uranga.

Su secretaria general, Amaya Fernández, firmó ayer un comunicado que incide en que Uranga fue recibido en Ondarroa en la tarde del domingo «por cientos de personas, muchas de ellas niños, entre vítores, banderas y fotos de otros miembros de ETA». Considera que ello «no solo afecta a las víctimas de ETA, sino también al conjunto de la ciudadanía vasca», y dice advertir un «repunte de homenajes a terroristas» ante el que «hay un silencio y pasividad del Ejecutivo autonómico que preocupa, y preocupa mucho».