Europa condena al Estado español por no investigar la denuncia de torturas de Xabier Beortegi

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dictaminado que el Estado español violó el artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos al no investigar la denuncia de torturas que interpuso tras su paso por dependencias de la Guardia Civil el iruindarra Xabier Beortegi, a quien deberán indemnizar con 20.000 euros. Se trata de la octava condena que recibe el Reino de España por no investigar estas prácticas.

NAIZ|IRUÑEA|2016/05/31 10:19|9 iruzkin
Tortura-burlata
Mural contra la tortura en Burlata. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

El Tribunal de Estrasburgo ha vuelto a condenar por unanimidad al Estado español por no investigar debidamente las denuncias de torturas. En este caso, la condena parte de una denuncia presentada por el iruindarra Xabier Beortegi, quien denunció haber sufrido torturas en los días que pasó en las dependencias de la Guardia Civil tras su arresto en enero de 2011 bajo la acusación de pertenecer a Ekin.

En ese mismo operativo fue detenido y encarcelado Jon Patxi Arratibel, cuyo caso también terminó, en mayo de 2015, en una condena al Estado español por no investigar debidamente la denuncia de torturas.

De esta manera, la de Beortegi es la octava condena europea que recibe Madrid por no investigar la tortura, siete de las cuales corresponden a ciudadanos vascos.

El TEDH remarca en su fallo la ausencia de una investigación «en profundidad y efectiva» en relación a las torturas denunciadas por Beortegi.

Precisamente, el tribunal afirma que, debido a esa falta de una investigación exhaustiva, no dispone de elementos que le permitan pronunciarse sobre el fondo del asunto, es decir, sobre las torturas propiamente dichas. 

La corte reitera asimismo la importancia de adoptar las medidas recomendadas por el Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) sobre la atención a personas bajo custodia policial.

Pide asimismo a las autoridades españolas que establezcan un código de conducta claro sobre el procedimiento para llevar a cabo los interrogatorios por parte de las personas encargadas de la custodia de las personas incomunicadas y garantizar su integridad física.

La sentencia establece una indemnización de 20.000 euros y otros 3.500 euros en concepto de gastos y tasas por el procedimiento judicial.

Testimonio de torturas en primera persona

El vecino de Errotxapea pasó cuatro días en manos del Instituto Armado y, tras quedar en libertad, compareció ante la prensa en Iruñea para narrar en primera persona lo que había sufrido durante la incomunicación. «Ha sido la experiencia más límite de mi vida, y solo espero que esto no le pase a nadie más. No se puede tener una cuadrilla de sicópatas así, haciendo lo que les dé la gana», destacó.

En aquella rueda de prensa, también relató cómo funciona el mecanismo de las autoinculpaciones: «les dije ‘vale, colaboro, hago lo que queráis, digo que he matado a Manolete...’ Entonces aparecieron con las preguntas y las respuestas, escritas. Estuve una tarde para aprendérmelas. Metes ‘marrones’ a los demás, te ‘enmarronas’ tú mismo, lo que sea... Entonces te meten otra vez al ‘agujero’ y la cosa se tranquiliza un poco. Luego vinieron y me dijeron ‘vale, pero esto es lo fácil, ahora ratifícalo ante el juez y saldrás en libertad’».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
LOTURAK