Araba sin Garoña reclama que se supedite cualquier acuerdo con el PP al cierre de la central

Araba sin Garoña quiere que los partidos políticos supediten cualquier acuerdo con el PP a la no reapertura de la central burgalesa. «Tiene que ser un elemento central, y denunciaremos a quienes no pongan sobre la mesa este tema como un elemento prioritario a la hora de llegar a un acuerdo», ha destacado Alberto Frías.

@Ion_Salgado|GASTEIZ|2016/12/28 16:09
Arabasingarona
Araba sin Garoña se ha concentrado frente a la sede del PP en Gasteiz. (Jaizki FONTANEDA/ARGAZKI PRESS)

Aislar al PP para lograr que no se reabra Garoña. Esta es la propuesta del portavoz de Araba sin Garoña, que ha reclamado que cualquier acuerdo político con la formación derechista este sujeto al cierre definitivo de la planta, parada desde diciembre de 2012. «Hay una mayoría social e institucional que apuesta por el cierre, y si aquellos partidos que se comprometieron a paralizar y a no reabrir la central van a segur pactando con quien plantea reabrirla estarán desoyendo la voluntad popular y denunciaremos su actitud», ha señalado Alberto Frías antes de insistir en que Garoña debe ser un «elemento central» en cualquier negociación. «Ya no valen más declaraciones, mociones o proposiciones no de ley. No admitiremos ninguna actitud tibia que no ponga encima de la mesa el tema de Garoña», ha añadido ante los asistentes a una concentración convocada frente a la sede del PP en Gasteiz.

Allí, ha recordado las últimas declaraciones del presidente de Nuclenor, José Ramón Torralbo, que el pasado día 20 afirmó que no existe ningún impedimento técnico para que Garoña puede seguir operando «con alguna modificación». Este aseguró que la vasija del reactor, idéntica a la de la de Doel 3, una central cerrada por el Gobierno belga, tiene una vida útil de entre 80 y 90 años.

Frías ha indicado que el pasado mes de octubre el presidente del CSN, Fernando Martí, reconoció en la Comisión de Energía que Nuclenor no ha cumplido el calendario de actuaciones que le exigió el organismo regulador. «Hay un reconocimiento expreso de que esas medidas no se han sido llevadas a cabo, pero el CSN no ha tomado ninguna decisión sobre la paralización del proceso, como ha sido demandado», ha afirmado, y ha advertido de que deAra la comparecencia de Martí se detrae también que Nuclenor no ejecutó las medidas que se plantearon en 2009, «es decir, que Garoña estuvo funcionando hasta el 2012 sin tomar las medidas de seguridad que le había pedido el CSN».

Asimismo, el portavoz de la plataforma ha criticado que Martí fue sustituido como secretario de Estado de Energía por Alberto Nadal, hermano del ministro, que «acabo con la prima a las renovables y puso en marcha el ‘Impuesto al Sol’». «Las relaciones entre el Gobierno, el regulador y el operador, en este caso Iberdrola y Endesa, reproducen de forma mimética las que el Gobierno japones reconocía en su informe oficial como desencadenantes del accidente de Fukushima –central gemela de Garoña–», ha manifestado.