La AN absuelve a los tres vecinos de Tafalla juzgados por participar en un brindis

La Audiencia Nacional española ha absuelto a Oier Araiz, Fernando Sota y Gorka Labat, vecinos de Tafalla acusados de «enaltecimiento del terrorismo» por participar en un brindis contra la dispersión. El tribunal especial recuerda que reivindicar la repatriación de los presos no es delito.

@albertopradilla|Madrid|2017/04/21 16:00|2 iruzkin
Tafalla
Los tres vecinos de Tafalla absueltos, durante un acto de apoyo. (Jagoba MANTEROLA/ARGAZKI PRESS)

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional española ha absuelto a Oier Araiz, Fernando Sota y Gorka Labat de la acusación de «enaltecimiento del terrorismo» por haber participado en el brindis contra la dispersión de los presos celebrado en fiestas de Tafalla. El fiscal pedía penas de entre dos años y dos años y medio, tres de libertad vigilada, nueve de inhabilitación absoluta, 4.200 euros de multa y 6.240 de fianza. Sin embargo, los jueces Ángela Murillo, Teresa Palacios y Juan Francisco Martel han rechazado imponer ningún tipo de condena.

Los argumentos esgrimidos por los jueces son dos. En primer lugar, que no hay ninguna prueba contra los tres vecinos de Tafalla más allá de la declaración de los guardias civiles que realizaron el atestado. «La tesis sostenida por el ministerio fiscal carece de pruebas de entidad suficiente como para poder reputarla cierta, ya que se basa solo en lo plasmado en el atestado de la Guardia Civil y en la declaración de los agentes», afirma.

En segundo y más importante, que la exhibición de carteles reivindicando la repatriación de los presos vascos no constituye ningún delito.

«Proclamar amnistia o reivndicar el acercamiento a establecimientos penitenciarios ubicados en el País Vasco de individuos privados de libertad por su vinculación con la organización terrorista ETA, bien en concepto de presos preventivos bien como condenados, no presupone, ni por asomo, enaltecer, ensalzar, bendecir o justificar las criminales acciones de tal organización ni a los responsables de las mismas», asegura el fallo, que se ha conocido hoy.

Toda la acusación se basaba en el testimonio de dos agentes del Instituto Armado que acusaban a los tres vecinos de Tafalla de haber portado carteles y haber tomado parte en el brindis de fiestas en el que se denuncia la dispersión.

Araiz, Sota y Labat han recabado un gran apoyo de sus vecinos y, ya desde el momento de su imputación, denunciaron un intento de criminalizar la solidaridad con los presos vascos.