2017/03/21

Lakua y el GIC insisten a los estados para que no torpedeen el desarme

La cuenta atrás hacia el 8 de abril se inicia con algunas incertidumbres abiertas. Pese a la interlocución directa entre Urkullu y Rajoy, Lakua parece no tener seguridad completa de que los estados aparcarán su tendencia al sabotaje del desarme de ETA: Josu Ekoreka pidió ayer «sobriedad, contención y prudencia». Lo mismo hizo Alberto Spektorowski, integrante del Grupo Internacional de Contacto.

R. S.|DONOSTIA
0321_eh_desarme

El riesgo de «interferencias» es la mayor amenaza para el final del desarme de ETA, después de que los «artesanos de la paz» le pusieran fecha concreta: sábado 8 de abril. Es el término usado ayer por el portavoz del Gobierno de Lakua, Josu Erkoreka, en una entrevista en Onda Vasca.

La comunicación previa de esta fase final hecha por el lehendakari de la CAV, Iñigo Urkullu, al presidente español, Mariano Rajoy, el pasado martes fue reconocida por Erkoreka. Pero no parece que Lakua tenga garantía absoluta de que los estados no seguirán entorpeciendo esta tarea, ahora en manos de la sociedad civil. «La sociedad aspira a que esto se pueda producir, sin interferencias, sin obstáculos, sin dificultades y sin que nadie desde la imprudencia lo impida o dificulte», dijo Erkoreka.

En un proceso en el que diferentes fuentes van concretando detalles casi a diario, en esta entrevista Erkoreka dio a entender que los verificadores internacionales tendrán un papel determinante: «Es voluntad del Comité Internacional de Verificación ser leal, cumplir su cometido y entregar las armas a quien es competente y está en condiciones de hacerse cargo de ellas», remarcó. Y añadió que «lo afirmado por el Gobierno francés no obstaculiza, a priori, la operación».

Dicho esto, el portavoz de Lakua incidió en la necesidad de «sobriedad, contención y prudencia» porque «esta es una operación muy delicada, una entrega de armas que en el pasado han podido ser usadas para cometer delitos graves». Pero añadió que el proceso será lo más transparente posible porque «tampoco se puede cubrir con un manto de opacidad», por lo que «en ese equilibrio tendremos que mantenernos».

Spektorowski

También Alberto Spektorowski, miembro del Grupo Internacional de Contacto, salió a escena para pedir a Madrid y París «que no molesten». Fue en una entrevista a Catalunya Ràdio, donde el facilitador uruguayo alertó de que «si molestan de aquí al día 8, puede ser duro», tras recordar que hasta ahora los dos estados «no solo no se han involucrado, sino que han molestado» en todo lo que rodea a este asunto. Dejó claro Spektorowski que desconoce si hay o no una disposición de los estados a «dejarlo correr», aunque sea de manera «tácita».

Precisó que el GIC no está implicado en esta cuestión, en la que los agentes son «la sociedad civil, mediadores internacionales [por la CIV], organizaciones políticas y Gobierno Vasco». Y lo consideró como una consecuencia lógica y positiva de un proceso en el que «España no está implicado en el diálogo y Francia responde a los intereses de España. Así que la vía vasca era la necesaria, la que se tenía que hacer», concluyó.

Otegi y Etcheverry

Arnaldo Otegi, líder de EH Bildu, también advirtió ante posibles interferencias ya en su comparecencia del viernes. Ayer añadió, también en los micrófonos de Catalunya Ràdio, que la próxima culminación del desarme «es un acto de desobediencia y soberanía popular», superando el boicot de los estados.

Subrayó que «el escenario cambiará» tras ese 8 de abril. Y saludó la actitud tomada por el lehendakari de la CAV en este ámbito, aunque se mostró desconocedor de cuánta presión ejercerá para encarrilar la cuestión de los presos en ese nuevo contexto.

El «artesano de la paz» Txetx Etcheverry también reiteró en la misma emisora su convicción de que el final del desarme de ETA abrirá otras perspectivas. «Va a desbloquear un cierto número de cosas que nos permitirá cerrar definitivamente una página de la historia de nuestro país», consideró.

No hay detalles nuevos sobre cómo se materializará todo ese 8 de abril que Etcheverry define como «día del desarme», pero sí se hace hincapié en que «será de la manera más compartida e inclusiva posible», «con el apoyo de ciertas instituciones del País Vasco»&flexSpace;y «con respeto a todas las víctimas del conflicto que hay en los dos bandos».

 

Declaraciones

«La sociedad aspira a que esto se pueda hacer sin interferencias, sin obstáculos, sin dificultades y sin que nadie desde la imprudencia lo impida o dificulte»

JOSU ERKOREKA

Portavoz de Lakua

 

«Si los estados molestan de aquí al día 8, esto puede ser duro. Y hasta ahora no solo no se han involucrado, sino que han molestado»

A. SPEKTOROWSKI

Miembro del Grupo Internacional de Contacto

 

«Hay partidos que no tienen agenda para la paz; todo es mala noticia para ellos, incluso el desarme»

ARNALDO OTEGI

Líder de EH Bildu