2017/04/21

Aumenta la tensión en Venezuela entre llamamientos al diálogo

La oposición venezolana volvió a salir a las calles ayer para expresar su rechazo al presidente, Nicolás Maduro, elevando de nuevo la tensión tras las multitudinarias movilizaciones, de uno y otro signo, del miércoles que derivaron en focos de violencia y dejaron tres muertos. Ayer se reprodujeron los choques y se sucedieron las llamadas a retomar el diálogo entre el Gobierno y la oposición, que Maduro ya propuso tras los enfrentamientos de la víspera.

GARA|caracas
0421_mun_venezuela

Manifestantes de la oposición y agentes antidisturbios se enfrentaban de nuevo anoche con intercambio de lanzamientos de cócteles molotov y gases lacrimógenos en un sector del este de Caracas, por donde marchaban miles de opositores contra el presidente, Nicolás Maduro, que cumplen tres semanas de violentas protestas en las calles de muchas ciudades del país que han dejado nueve muertos y han elevado mucho la tensión, y están propiciando que se multipliquen los saqueos.

Contingentes de policías y militares fueron desplegados en vías importantes de Caracas y otras ciudades, y en zonas donde el miércoles hubo disturbios en una multitudinaria movilización opositora que exigió elecciones generales y que, como la víspera, fue disuelta con gases lacrimógenos cuando trataba de acceder al centro de la ciudad. Grupo de jóvenes con los rostros cubiertos les lanzaban artefactos incendiarios y piedras, mientras otros manifestantes gritaban «libertad» e insultaban a los efectivos.

La oposición venezolana no quiere que la presión al Gobierno, al que exigen la convocatoria de elecciones, baje. El líder opositor Henrique Capriles pidió a la gente no dejarse intimidar. «Nadie se rinde, nuestro deber es defender la Constitu- ción», afirmó ayer.

Tres muertos

El miércoles se registraron al menos tres muertos, el joven Carlos José Moreno, de 17 años, que recibió un disparo en la cabeza cuando pasaba por donde se celebraba una protesta en Caracas; la joven Paola Andreína Ramírez Gómez, de 23, que recibió un tiro cuando transitaba cerca de una concentración opositora en San Cristóbal (Táchira, estado fronterizo con Colombia), y un militar abatido por un francotirador en San Antonio de los Altos, localidad del estado de Miranda.

Un hombre, Iván Pernía, de 31 años, fue detenido ayer como responsabilidad de la muerte de Ramírez Gómez y, según el Gobierno, es militante activo del partido de la exdiputada opositora María Corina Machado, Vente Venezuela.

El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, informó de que «se logró demostrar la ubicación de dónde se hicieron estos disparos» que mataron a Ramírez, que fueron «más de 20», lo que, aseguró, «evidencia que (la acción) se cometió de manera planificada». Según las autoridades, el presunto autor, que se declaró «confeso», disparó desde su apartamento «contra un grupo de motorizados que circulaba por la calle».

El miércoles por la noche, al término de las multitudinarias manifestaciones opositora y de apoyo al presidente, Maduro invitó a la oposición, que le acusa de hundir al país en una de las peores crisis económica y política de su historia, a iniciar un nuevo diálogo político y aseguró tener una propuesta que hacer a sus líderes.

El jefe del Estado, cuyo mandato termina en 2019, insistió en que las protestas buscan, con el apoyo de EEUU, derrocarlo y llevar a cabo una intervención militar contra Venezuela, una tesis que secundó su homólogo boliviano, Evo Morales.

Maduro pidió a sus partidarios prepararse para una batalla electoral «total» y «pronta» y advirtió de que esa es la manera pacífica para terminar con los supuestos planes de conspiración y desestabilización en su contra.

Ayer, en medio de las condenas a la represión en Venezuela y los exhortos a respetar los derechos de expresión y manifestación lanzados desde los gobiernos conservadores latinoa- mericanos, Estados Unidos y algunos ejecutivos europeos, la UE llamó a una «desescalada» el conflicto y desde la ONU se instó a todas las partes a realizar gestos concretos y crear las condiciones propicias retomar el diálogo y «abordar los desafíos del país en beneficio del pueblo venezolano».

«FRACASÓ»


El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo ayer que la «revolución bolivariana fracasó» y que así se transmitió hace seis años al entonces presidente de ese país, Hugo Chávez, facilitador de los diálogos de paz entre las FARC y Bogotá.