2017/05/19

Iberdrola corta la luz y la Ertzaintza detiene a tres jóvenes en Errekaleor

Operarios de Iberdrola y agentes de la Ertzaintza tomaron ayer Errekaleor para cortar la luz. Al llegar se encontraron con un muro popular formado por decenas de jóvenes que se unieron para proteger el transformador. Los técnicos cortaron los cables de las fachadas y algunos del subsuelo para dejar sin electricidad a los vecinos de este barrio.

Ion SALGADO|GASTEIZ
0519_eg_errekaleor

El 18 de mayo de 2015 la Ertzaintza derribó un muro popular formado en la plaza de la Virgen Blanca para defender a tres jóvenes condenados por su militancia política. Ayer, dos años después, la Policía autonómica entró en Errekaleor para proteger a los operarios de Iberdrola, que cortaron la luz a los vecinos y vecinas de este barrio autogestionado, situado en la zona sur de Gasteiz.

Al llegar, los agentes se encontraron con otro muro popular, formado por las personas que habitan en el barrio y por quienes se acercaron a arroparles. Se colocaron frente al transformador, alrededor de un andamio al que se encadenaron once jóvenes, e hicieron frente a la lluvia durante horas.

Como ya ocurrió hace dos años, la Ertzaintza demolió el muro por la fuerza, y detuvo a tres personas, dos de ellas acusadas de «atentado a la autoridad» y otra de «desobediencia y resistencia». Pero los agentes no pudieron con los encadenados, que impidieron el acceso de los técnicos de Iberdrola al transformador. Estos cambiaron su estrategia y decidieron cortar y arrancar los cables de las fachadas y del subsuelo.

Los vecinos respondieron con gritos a la actuación de la eléctrica, que acudió a Errekaleor a petición del Departamento de Industria del Ejecutivo autonómico. Y una vez allí contó con la ayuda del Departamento de Seguridad, que no dudó en dispersar a porrazos a quienes protestaban contra el corte de luz.

A las 15.00, tras cortar los cables, los técnicos abandonaron el barrio, donde quedaron una veintena de ertzainas, que formaron un cordón policial alrededor de los encadenados. Media hora después, los que se encontraban en el andamio fueron identificados y la Ertzaintza se fue del barrio.

Respuesta de los jóvenes

Por la tarde, más de 2.000 personas participaron en una manifestación convocada por Errekaleor Bizirik! para denunciar la actuación policial. «La Ertzaintza ha respondido con violencia a nuestra resistencia pacífica y ha dejado varias personas heridas en el camino», afirmó Jonbe Agirre al término de la marcha.

«Si pensaban que nos iban a echar del barrio con este corte de luz lo tienen claro. Como la vez anterior –no es el primer corte de luz en Errekaleor–, saldremos reforzadas de esta provocación», añadió tras emplazar al alcalde, Gorka Urtaran, a «no jugar sucio. Tenemos claro que no nos quieres en el barrio, y, como la situación judicial no te ayuda, habéis repetido la misma jugada con la luz».

Por su parte, el Gobierno local, en manos del PNV y del PSE, se escudó en la seguridad de los vecinos y vecinas, y recordó que «existen dos requerimientos de Industria a Iberdrola alertando de los riesgos que corren las personas que ocupan las viviendas de ese barrio».

«El Ayuntamiento recuerda que en febrero de 2015 ya se produjo un incendio en una de las viviendas ocupadas en el murieron tres perro. El Gobierno municipal insiste en que con la seguridad no se juega y, conociendo como se conocen ahora los informes de Industria, no queda otra alternativa», señaló.

Los grupos de izquierda –EH Bildu, Podemos e Irabazi– solicitaron la comparecencia extraordinaria de Urtaran en la Comisión de Promoción Económica y censuraron la actuación de la Ertzaintza. «¿Cuál es el mal que están haciendo estas personas, al margen de haber levantado este espacio con un proyecto alternativo de gestión que es un ejemplo para todo el Estado? ¿Por qué este ataque?», preguntó el edil Juan Cerezuela.

VETO A LOS MEDIOS


En un primer momento, la Ertzaintza impidió el acceso a los medios de comunicación. Un periodista de Hala Bedi fue golpeado e identificado por la Policía autonómica.