2017/05/19

Trump carga contra la investigación especial sobre la trama rusa

El presidente de EEUU, Donald Trump, expresó ayer su irritación por el nombramiento de un investigador especial sobre la supuesta trama rusa en su campaña electoral afirmando que «perjudica terriblemente a nuestro país» y que «es la mayor caza de brujas contra un presidente estadounidense».

GARA|WASHINGTON
0519_mun_trump

Robert Mueller, exdirector del FBI, será el investigador especial en el caso que analiza las presuntas relaciones entre la campaña presidencial de Donald Trump y Rusia. El nombramiento de un investigador especial en EEUU para casos político-judiciales es excepcional. Se trata de una figura dotada de amplios poderes y gran independencia, que no está obligada a mantener informados a sus superiores de cada una de las etapas de su investigación, aunque se mantiene subordinada al Departamento de Justicia.

Las investigaciones se centran en las sospechas de injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado para favorecer a Trump, y la eventual colusión de su comité de campaña con esa intromisión.

El escándalo ya motivó el despido del asesor de la Casa Blanca para Seguridad Nacional, Michael Flynn, y posteriormente el del jefe del FBI James Comey. El lunes el caso adquirió aún más gravedad después que “The New York Times” asegurara que Trump llegó a sugerir a Comey que abandone las investigaciones del FBI sobre Flynn, en un gesto que constituye obstrucción de justicia.

El Departamento de Justicia nombró a Mueller después de que numerosos legisladores del Partido Demócrata exigieran en los últimos días un investigador especial mientras la Casa Blanca afirmaba que no lo consideraba necesario.

«La mayor caza de brujas»

El fiscal general interino, Rod Rosenstein, explicó que el nombramiento es de interés general, pero «no supone que se haya determinado que se cometió algún delito ni tampoco garantiza que se lleve a cabo un procesamiento». El secretario de Justicia, Jeff Sessions, decidió alejarse de esas investigaciones por sus propios contactos con funcionarios rusos durante la campaña. A su vez, Rosenstein tuvo un papel central en el despido del exdirector del FBI, por lo que su propia situación como coordinador de las investigaciones se había visto debilitada. Trump reaccionó en un primer momento expresando su deseo de que la investigación concluya «rápidamente» y aseguró que «una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hay ninguna colusión entre mi equipo de campaña y una entidad extranjera», pero poco después sostuvo que «esta es la mayor caza de brujas contra un político en la historia estadounidense». Y aprovechó para cargar contra sus rivales demócratas. «Con la cantidad de actos ilegales que tuvieron lugar en la campaña de (Hillary) Clinton y en la Administración de (Barack) Obama, nunca hubo un consejo especial», afirmó.

«Creo que perjudica a nuestro país terriblemente porque muestra que somos un país dividido, confundido y no unificado», añadió en un encuentro con periodistas. Por otro lado, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que mantiene la confianza en «todos los aliados», a pesar de la supuesta información secreta sobre el Estado Islámico que Trump proporcionó a Rusia a través del ministro de Exteriores, Sergei Lavrov. «Estoy totalmente convencido de que son capaces de compartir y manejar esta información bien. Lo hemos visto durante muchos años», añadió.

Lavrov aseguró que no había ningún tipo de secreto en la información que le facilitó el presidente de EEUU y sostuvo que las afirmaciones de la prensa al respecto son meras especulaciones. Afirmó que lo que Trump le trasladó se refería al veto al transporte de portátiles desde siete países de Oriente Medio.

EEUU bombardea a milicias chiíes leales a Damasco

La coalición que dirige EEUU bombardeó ayer un convoy de fuerzas leales al régimen sirio al sur del país, cerca de la frontera de Jordania. El portavoz militar Ryan Dillon afirmó que «suponían una amenaza para las fuerzas americanas y aliadas en Al Tanf». Según otro portavoz militar, las tropas atacadas eran probablemente milicias chiíes. En At Tanf fuerzas especiales de EEUU y británicas entrenan a grupos insurgentes que luchan contra el Estado Islámico. El coronel Dillon señaló que se usó la línea de comunicación con Moscú y que, aparentemente, Rusia intento disuadir a las fuerzas bombardeadas de que se dirigieran a la ciudad. EEUU lo consideró un incidente puntual que no cambia su estrategia en Siria. GARA