2017/07/17

El Casco Viejo, blanco goloso de los anuncios de Airbnb en Bilbo

De los 306 anuncios que Airbnb anuncia en la capital vizcaina, más de la mitad (164) se concentran en Alde Zaharra, y los alquileres de pisos turísticos que ofrece en este barrio son más caros que en el resto de la ciudad. Un estudio de Cultumetria aporta algo de luz a una realidad que ni las propias plataformas parecen querer iluminar.

Oihane LARRETXEA|DONOSTIA
0717_eh_turismobilbo

Partiendo de los frutos que en abril dio el taller organizado en Tabakalera por Montera34 e Hirikilabs para analizar el impacto de Airbnb en Donostia, la pasada semana se dio continuidad a la línea de investigación con dos jornadas más en las que se aproximaron las realidades de Mallorca, Barcelona y Bilbo. En el caso de la capital vizcaina, Álvaro Fierro, de Cultumetria, desgranó los datos que han recabado con un trabajo meticuloso con los medios a su alcance y rastreando portales como el Idealista y Fotocasa y las Páginas Amarillas.

Han medido el impacto del turismo con especial atención en el Casco Viejo, zona que mayor actividad concentra respecto a otros barrios de la ciudad. Según la información que facilitó, la plataforma Airbnb es la que mayor movimiento registra, con 306 anuncios. De ellos, el 54% (164) están ubicados en Alde Zaharra y 142 en el resto de la capital. Le siguen Wimdu y Niumba, con 55 y 69 anuncios, respectivamente. Se trata de un tipo de viajero que busca alojarse de forma económica y viaja solo o en pareja.

El Casco Viejo también se lleva la peor parte en cuanto al precio, ya que el promedio de alquiler de los inmuebles aquí situados es superior al del resto de la ciudad en dos de las webs estudiadas. En Airbnb y Wimdu la media es de 72 euros y 90 euros respectivamente en el Casco Viejo, y de 68 euros y 83 euros en el resto de zonas.

El mayor auge, 2013-2016

Fierro llamó la atención sobre los años comprendidos entre 2011 y 2016, la horquilla en la que mayor número de huéspedes se alojaron en la Villa. El incrementó fue especialmente agudo entre 2013 y 2016, fechas en las que se inscribieron el 90% de los inmuebles, según Cultumetria.

A falta de números oficiales y mayor transparencia en las informaciones, la metodología empleada para hacer una estimación del número de huéspedes albergados ha consistido en contar el número de evaluaciones, pese a saber que no todo el mundo escribe una opinión. Entre las tres plataformas citadas, han alojado a unas 11.838 personas; de ellas, el 97%, lo han hecho a través de Airbnb.

En cuanto al tipo de vivienda, el 63% de la oferta son pisos completos, frente a las habitaciones privadas (36%) y una sola habitación privada compartida.

 

Alquilar locales, un 32% más caro según la zona

Cultumetria también ha analizado la situación del comercio, un sector en el que el turismo tiene un impacto innegable. Indautxu es el barrio que mayor número de tiendas tiene, 363; seguida de Santutxu (148) y Casco Viejo (138). Detrás quedan Deustu (95) y Errekaldeberri (59).

De las 51 actividades de los locales contabilizados, el 92% se dedican al sector servicios. En Alde Zaharra, el informe subraya la presencia de tiendas dirigidas al consumo de los turistas, como los dedicados a la repostería (10) y souvenirs (10).

«Destaca el notable incremento del precio de los alquileres de establecimientos a medida que se sitúan en la capital de provincia. Asimismo –prosigue el documento–, los precios de alquiler en el Casco Viejo son un 32% más elevados en promedio que en el conjunto de Bilbao».

Al igual que está ocurriendo en Donostia, el comercio de toda la vida se está viendo afectado. Han cerrado 79 minoristas y se han abierto 36 nuevos locales de hostelería. El incremento ha supuesto que sea la actividad predominante: era de un 30,7% en 2015.O.L.

OTRAS LENGUAS


Los anfitriones parecen ser conscientes de que, cuanto más empleen idiomas extranjeros en las descripciones de sus anuncios, más posibilidades tienen de alquilar el piso o la habitación.

CONOCE LA WEB


Según Cultumetria, el usuario de Airbnb es una persona que está familiarizada con las plataformas que dicen ser «economía colaborativa» y con otros medios de servicios a través de internet.