2017/08/11

Beñat lidera un juego de estrategia que sus compañeros deben afinar

El jugador de la Liga que más ocasiones generó en sus centros a balón parado, pero el peor equipo a la hora de rematar de cabeza.

Joseba VIVANCO
0811_kir_athletic

Beñat Etxebarria acabó la temporada pasada como el jugador de la Liga, con diferencia sobre los siguientes, Kroos y Pedro León, que más ocasiones de gol generó en sus botas a balón parado. El 70% del peligro fabricado por el jugador fue con sus golpeos a balón parado. Ayer, el vizcaino compareció en sala de prensa donde reconoció que Kuko Ziganda ha introducido un plus de trabajo en las jugadas de estrategia que han quedado visualizadas esta pretemporada en al menos un par de goles. «La fuerza que teníamos a balón parado la tenemos que seguir trabajando y a ver si sigue saliendo todo lo que ensayamos. Esperemos que nos dé muchos goles al final del año», se mostró confiado en lo que es cierto ha solido ser uno de los estandartes de la faceta ofensiva del Athletic.

El conjunto rojiblanco fue en el último curso con Ernesto Valverde el equipo que más ocasiones generó por partido a balón parado, por delante del Real Madrid, siendo además el que mayor porcentaje de sus ocasiones totales tienen que ver con la estatregia. Las percepciones y los números no engañan, y la importancia de entrenar este tipo de jugadas se antoja vital para los objetivos que se marca el Athletic. Ahí Beñat tiene una importancia crucial.

Según los datos de Fútbol Avanzado, el de Igorre fue el octavo mejor centrador de la Liga pasada, pero siendo el que más centros puso por cada 90 minutos. El 32% de sus centros fueron rematados, un porcentaje similar al de otros como Tana, Reyes o Neymar. Sin embargo, donde pierde poder el rojiblanco es en el porcentaje de esos centros que acaban en gol. Lo hace el 1,67%, con peor ratio ahí que otros centradores con menor porcentaje de centros rematados. Y esto tiene una explicación en una cualidad alarmante para un equipo como el bilbaino. El Athletic acabó siendo el peor equipo en efectividad en los remates de cabeza. Así es, el peor. Terminó la competición necesitando de una media de 17,8 cabezazos para anotar un gol, por los 14,3, por ejemplo, del Alavés, justo por delante; nada que ver con los 5,2 remates de cabeza que necesitó el Madrid para anotar. Desde luego que Ziganda intensificará el juego de estrategia pero también deberán afinar mucho sus jugadores a la hora de finalizarlo.

Mañana, «un partido bonito»

Beñat, que aseguró encontrarse «muy bien, con mucha confianza, físicamente muy bien» y confiado «en hacer una temporada buena» en lo personal, encara ilusionado este periodo previo al comienzo de Liga, con la ida de la Europa League en unos días pero antes el duelo de mañana ante el Alavés en Lasesarre. «Es un partido especial, menos amistoso que los otros», se refirió a ese título honorífico en juego. «Revancha no hay –no se le ganó al Alavés ni en San Mamés ni Mendizorrotza–, pero es un partido bonito, es un derbi y queremos ganar. Queremos coger buenas sensaciones de cara al partido del jueves» ante el Panathinaikos.

El de Igorre tiene claro que sea el sábado o el jueves, «si estamos al cien por cien es muy difícil ganarnos», comparta la medular con Vesga o San José; «no cambia nada, yo me limito a hacer lo mío», aclaró alguien que habla en el campo.