2017/12/07

Los expertos certifican el relato de torturas de Iratxe Sorzabal

«Es hora de que la Justicia francesa reaccione ante la tortura. Se necesita coraje, pero la decisión es suya». Con esas palabras Iratxe Sorzabal se dirigía ayer en París a los jueces que decidirán si la entregan a Madrid. Antes habían escuchado el informe de los expertos que «corrobora de manera convincente» el relato de torturas de la presa vasca.

GARA|París
1207_eg_sorzabal

Los jueces de la sala del Tribunal de Apelaciones de París deberán decidir para el 17 de enero si aceptan tres euroórdenes y entregan a Iratxe Sorzabal a las autoridades españolas. Tras la vista de ayer, deberán ponderar el informe realizado por expertos en base al Protocolo de Estambul, procedimiento homologado por la ONU para el análisis de las denuncias de torturas. El informe, ordenado por el juez de instrucción a petición de la defensa y presentado ayer, resulta concluyente al señalar que tanto las secuelas físicas como las síquicas que presenta Sorzabal «corroboran convincentemente sus alegaciones de torturas».

Presente en la sala y visiblemente emocionada, la presa vasca planteó al tribunal que «es hora de que la Justicia francesa reaccione ante la tortura». Concluyó su alegato afirmando que «se necesita coraje, pero la decisión es suya».

16 años después

Iratxe Sorzabal fue detenida, junto a David Pla, el 22 de setiembre de 2015, en una operación policial contra ETA desarrollada en Baigorri. Tras su arresto, Madrid activó tres euroórdenes en relación a otros tantos atentados registrados, entre 1995 y 1996, en Asturies, Alacant y Gipuzkoa.

En una primera audiencia celebrada en París el pasado 13 de setiembre, la defensa de la prisionera pidió la realización de este informe pericial porque en las euroórdenes cursadas a instancias de la Audiencia Nacional no había referencias a la denuncia por torturas. En esa vista, el juez decidió dar curso a la petición. Al referirse a una de las euroórdenes, el propio magistrado evocó expresamente el relato de torturas de la presa de Irun ante el juez Ismael Moreno, de cuyo juzgado parte precisamente la citada demanda..

Torturas e imágenes

Ayer la abogada de Sorzabal, Xantiana Cachenaut, recordó que el Estado español ha sido condenado siete veces por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no investigar los malos tratos durante la detención y la incomunicación.

Cachenaut sostuvo también que «esta vista es de una importancia difícilmente calculable para Iratxe Sorzabal», ya que se trata de «la primera vez en dieciséis años que Iratxe tiene la oportunidad de que los hechos sean reconocidos por las autoridades judiciales».

Tras su arresto el 31 de marzo de 2001 en Hernani, Sorzabal denunció haber sufrido graves torturas mientras permaneció incomunicada en dependencias de la Guardia Civil. Durante la detención fue conducida a un hospital de Madrid donde, por orden del forense, se le realizaron varias fotografías en las que se podían observar lesiones por quemaduras en cintura y espalda. Según relató Sorzabal, esas lesiones y marcas fueron producidas por la aplicación de electrodos. Por inusuales –las imágenes, no las torturas–, tuvieron un gran impacto social.

Interlocutora

Recientemente, Sorzabal y el mencionado David Pla han sido elegidos, junto a otros seis presos y presas, como la nueva representación de Euskal Preso Politikoen Kolektiboa (EPPK). A raíz de eso, ETA informaba la semana pasada de que les retira de sus funciones de interlocutores de la organización.

CONTEXTO


La vista por estas euroórdenes se da en el contexto de la gran movilización por los derechos de los presos de París y, aun sin relación entre un caso y el otro, tras la retirada táctica por parte de la judicatura española de la euroorden contra Puigdemont.