17/05/2019

Una testigo dice que Ibar le amenazó con un cuchillo en un robo
GARA|DONOSTIA

Una testigo del delito de allanamiento de morada que se produjo en Miami Dade en 1994, cometido tres semanas después del triple crimen en Miramar (Florida) del 27 de junio de ese año por el que se juzga ahora a Pablo Ibar, aseguró en la primera sesión del juicio que, en aquella ocasión, Ibar le amenazó con un cuchillo en la tripa. Ella estaba embarazada de ocho meses.

Estos hechos –posteriores al crimen de Casimir Sucharski, propietario de un club nocturno, y a las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers– por los que Ibar ya fue juzgado y condenado a ocho años de cárcel por allanamiento de morada y robo de joyas, fueron introducidos en la segunda parte del juicio contra el acusado a instancias de la Fiscalía, para reforzar su petición de condena a la pena de muerte.

La primera sesión acabó en la madrugada del jueves y en ella las partes plantearon sus cuestiones preliminares. El juez, Dennis Bailey, rechazó la moción inicial de la defensa del acusado, en la que solicitaba que prohibiera la condena a muerte en este caso, en base a los efectos «perjudiciales» que ello conllevaría a los dos hijos menores de edad de Ibar.

No obstante, aceptó realizar una conferencia de seguimiento el próximo viernes por la tarde, con el fin de que la defensa aporte, en ausencia del jurado, el testimonio de un sicólogo que le explique «por qué una condena a muerte podría suponer un trauma irreparable para sus hijos».