29/12/2015

El precio del petróleo y la guerra llevan a Riad a medidas de ajuste
GARA|riad

Ante la caída del precio del petróleo y un gasto militar que se dispara por su implicación en el conflicto de Yemen, Arabia Saudí –primera economía árabe y primer exportador mundial de crudo–, adoptó ayer un presupuesto para 2016 con un déficit récord de 89.200 millones de euros.

Desde verano de 2014, el precio del petróleo ha caído más del 60%, y ayer mismo el precio de los barriles Brent, de referencia en Europa, y el de Texas, de referencia en EEUU, volvió a caer a los 36 dólares, con ambos acercándose a mínimos de hace once años.

Curiosamente, Riad es responsable de este desplome, al negarse a aumentar la producción de los países de la OPEP por defender su cuota en el mercado y para perjuicio de países como Venezuela, Irán, Rusia, Nigeria...y la propia Arabia Saudí.

Al presentar el presupuesto de 2016, el ministro de Finanzas precisó que el gobierno iba a «reconsiderar» los precios de la electricidad, el agua y los derivados del petróleo, fuertemente subvencionados. Poco después, Riad anunciaba el aumento desde hoy entre el 50 % y el 67% en el precio de la gasolina (que aun así se queda en el equivalente a 0,21 o 0,18 euros el litro),

Arabia Saudí sigue los pasos de los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait también, que han suprimido algunas subvenciones, y Bahrein, que lo hará desde enero.

Pese a la caída de ingresos, el Gobierno saudí mantuvo en 2015 un elevado nivel de gasto, que le ha llevado a utilizar sus reservas de divisas. Y para el año que viene, más del 25% del presupuesto se dedicará a gastos militares y de seguridad del reino, cada vez mas implicado en lo conflictos de Oriente Medio.