30/12/2015

Al menos 26 muertos en un ataque talibán en Pakistán
GARA|ISLAMABAD

Al menos 26 personas murieron y más de 50 resultaron heridas ayer –entre ellas 11 en estado crítico– cuando un kamikaze talibán hizo estallar una bomba en las oficinas de un organismo gubernamental en Mardan, al noroeste de Pakistán.

El kamikaze se dirigió en moto a la verja que rodea la Autoridad nacional de gestión de papeles de identidad, cuando en la fila de espera había más de 400 personas, según el oficial de policía responsable del distrito, Faisal Shahzad.

«Estaba a punto de ponerme a la cola para renovar mi carnet cuando oí gritar ‘Ala Akbar’ y me echado al suelo», relataba Nasir Khan. «Cuando el polvo se asentó y me levanté fue como si hubieran masacrado a todos los que estaban en la cola, en lugar de personas que esperaban había sangre y carne», añadió.

Una rama de Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), el movimiento talibán paquistaní, reivindicó el atentado y prometió continuar sus ataques contra las instituciones del Estado que «participan directa o indirectamente en esta guerra». Pakistán lleva a cabo actualmente una ofensiva contra los talibanes y otros grupos armados en el noroeste del país, junto a la frontera afgana. Jamaat-ul-Ahrar ha reivindicado numerosos ataques, como el doble atentado suicida contra un mitin que causó 16 muertos en agosto.

Más de 27.000 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en la última década, si bien el nivel de violencia ha bajado en 2015, coincidiendo con la campaña militar que comenzó el año pasado en Waziristan del Norte y Khyber, feudos del movimiento talibán en las zonas semiautónomas del noroeste, así como en Karachi,