21/03/2016

Marruecos expulsa del Sahara a decenas de miembros de la Minurso

Marruecos cumplió sus amenazas y expulsó de territorio saharaui ocupado a 72 trabajadores de la Minurso, la misión de la ONU encargada de velar por la celebración de un referéndum de autodeterminación. Rabat responde así a la visita que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, realizó a los campamentos de refugiados de Tinduf, a quien acusó de posicionarse a favor de las demandas saharauis por entrevistarse con representantes del Frente Polisario.

GARA|EL AAIÚN
0321_mun_ban

Entre el sábado y ayer, el Gobierno de Marruecos cumplió su amenaza de expulsar a decenas de miembros de la Minurso, establecida en la zona en 1991.

La agencia oficial marroquí MAP informó de que del total de 84 afectados por esta medida de expulsión, una gran parte dejó El Aaiún el sábado en vuelos comerciales. Ayer, la ONU fletó un avión para otro grupo con destino a Gran Canaria.

Estas expulsiones, anunciadas el pasado martes, son una represalia por las palabras del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, durante su última visita a los campamentos de refugiados de Tinduf, donde se entrevistó con miembros del Frente Polisario y empleó el término «ocupación» para referirse a la situación en el Sahara.

Rabat acusó entonces a Ban de «alejarse de la neutralidad, objetividad e imparcialidad» propia de su cargo y tildó sus declaraciones de «hostiles» e «insultantes contra el Gobierno y el pueblo marroquíes».

El viernes, el ministro delegado de Exteriores, Naser Burita, sostuvo en rueda de prensa que numerosos miembros de la Minurso cometían «atropellos cotidianos a sus funciones redactando informes parciales y hostiles contra Marruecos».

El Consejo de Seguridad de la ONU discutió el jueves la polémica durante varias horas, pero no acordó una posición común.

El presidente de turno del Consejo, el angoleño Ismael Gaspar Martins, indicó que los Estados miembro se dirigirán a título individual a Marruecos para tratar de que todo evolucione «de forma positiva».

Ban reconoció su decepción por el silencio del Consejo de Seguridad frente a las críticas vertidas por el Gobierno marroquí.

«Habría sido mejor haber recibido palabras más claras del presidente del Consejo de Seguridad», dijo el portavoz de Ban, Stephane Dujarric. Advirtió de que las medidas adoptadas por Rabat suponen un «desafío» al Consejo, que fue quien ordenó la puesta en marcha de esa misión, y pidió a este órgano que «asuma sus responsabilidades».

El representante del Frente Polisario en la ONU, Ahmed Bujari, consideró que las acciones de Marruecos son «un farol» que Rabat «mantendrá en el aire para influir en la redacción del informe» sobre el Sahara que Ban presentará en abril.

No descartó que «Marruecos haga alguna tontería militar en las zonas liberadas, por lo que se han tomado las medidas defensivas necesarias para esa eventualidad».

Petición de comparecencia

EH Bildu solicitará la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, para que explique la posición del Gobierno en funciones de Rajoy en relación a estas expulsiones.

ERC también ha presentado en el Congreso de los Diputados tres iniciativas en las que insta al Gobierno a reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y le exigen que supedite los acuerdos con Marruecos a que Rabat acceda a celebrar un referéndum de autodeterminación.

«TENSIÓN»


«Las amenazas de Rabat a la ONU y los ataques a Ban Ki-moon son un desprecio a sus esfuerzos para buscar una salida al conflicto, con lo que supone un incremento de la tensión», advirtió la delegada del Polisario en el Estado español, Jira Bulahi Bad.

«INTRANSIGENCIA»


La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara (CEAS-Sahara) expresó su estupor ante las «vergonzosas actitudes y reacciones» de Rabat. «Trata de difamar y acusar a la ONU, en una muestra más de su actitud de bloqueo e intransigencia», resaltó.