25/11/2016

El último seísmo provocó en Fukushima pérdidas de agua en centrales nucleares
GARA|TOKIO

El seísmo de 7,4 grados que golpeó el noreste de Japón el martes provocó en las dos centrales nucleares de Fukushima pérdidas de agua en sus piscinas de combustible gastado, lo que subraya los riesgos que encaran estas instalaciones en esta región con gran actividad sísmica.

En la planta de Fukushima Daini, donde el temblor provocó la parada temporal de una bomba en un sistema de refrigeración, se han detectado charcos de agua radiactiva en los edificios de los reactores 2, 3 y 4 formados a partir de agua que se salió de las piscinas de combustible gastado. La operadora Tepco negó riesgo de que el agua radiactiva, unos 500 litros en los tres edificios, salga al exterior.

En Fukushima Daiichi, escenario del peor accidente nuclear en 2011, se detectó un charco mucho menor.