17/06/2017

Un vivero de nuevos entrenadores que promete emociones fuertes

Iker Zabala, Jon Elortegi o Iñaki Errasti se suman a la nómina de remeros con gran palmarés que optan por empezar una nueva aventuracomo preparadores en la categoría de plata. Santurtzi y Donostiarra parecen los llamados a marcar la pauta a sus numerosos rivales.

Asier AIESTARAN
0617_kir_arrauna

Una nueva edición de la Liga ARC-1, la categoría de plata en lo que se refiere a las ligas de traineras, arranca mañana en Santurtzi con la impresión de que el nivel competitivo aumenta un punto más respecto a los años anteriores. Doce embarcaciones lucharán por los dos billetes que darán acceso al play-off de ascenso a la Liga Eusko Label, doce plantillas poderosas tras la llegada de remeros muy experimentados que han optado por probar suerte también como entrenadores de esos clubes.

Nos referimos sobre todo a las figuras de Iker Zabala y Jon Elortegi “Txapas”, dos leyendas vivas del remo en banco fijo que, tras ganarlo absolutamente todo con Urdaibai –también con Castro en su mejor época–, empiezan un nuevo ciclo como remeros y entrenadores de Santurtzi y Deusto, respectivamente. Pero no son los únicos, ya que Iñaki Errasti, un fijo en los mejores años de Astillero y Kaiku, también se hace cargo del segundo equipo oriotarra.

A ellos hay que añadirles otros grandes remeros que recalaron en la ARC el año pasado, gente como Osertz Alday –cambiando la racha triunfal de Hondarribia por el incansable trabajo de cantera de Isuntza– o Carlos Rodríguez –otro habitual en las mejores bancadas de la ACT que optó por bajar un peldaño en Pedreña–. Y para completar la lista de entrenadores “top”, una figura contrastada como la de Igor Makazaga, que tras un año de reflexión vuelve a la competición como nuevo entrenador de la Donostiarra.

Veteranos en la «Sotera»

La llegada de nuevo entrenador suele suponer en muchas ocasiones la puesta en marcha de un nuevo proyecto que cuenta también con refuerzos importantes en las tostas. En ese sentido, probablemente la mayoría de miradas están puestas este año en la “Sotera” de Santurtzi.

Zabala (38 años) se ha rodeado de gente muy experimentada con la que ha compartido grandes años en Bermeo, como pueden ser los casos de Javi Polo (38) o Borja Viadero (37), y como patrón qué decir de Asier Zurinaga (46), que pone fin a un ciclo de siete años en Kaiku, el club de sus amores, para participar de este nuevo proyecto.

El calendario es caprichoso, y ha querido que la “Sotera” comience la Liga remando en casa. Ahí se empezará a ver hasta dónde pueden llegar los morados que, después de tres años discretos, quieren saldar las cuentas pendientes con la Liga ARC-1, en cuyas 12 ediciones han estado presentes y, pese a tener muy buenos años, el salto a la ACT siempre se les ha resistido.

La principal razón de ello está en los grandes rivales que se ha encontrado año tras año, y este verano tampoco le van a faltar. Y en esa terna de aspirantes, hay que comenzar citando, por méritos propios, a la Donostiarra. Los de la capital ya se clasificaron para el play-off el año pasado, y solo la inesperada irrupción de Ares –Ondarroa estuvo un punto por encima toda la temporada– les impidió celebrar el ascenso a la ACT.

De cara a esta nueva campaña, la impresión es que Makazaga no ha querido tocar demasiado la plantilla que tan buen rendimiento le dio a José Ramón Mendizabal, quien sigue trabajando en el club y cuya experiencia le será de gran ayuda al nuevo técnico. La llegada de Alain Osanbela, con el que Makazaga compartió su último ciclo en Orio, es el refuerzo más destacable. Los dos ascensos a la máxima categoría logrados anteriormente por Makazaga, con San Juan en 2009 y con Orio en 2012, son el mejor aval para confiar en los donostiarras, que ya cuajaron un auténtico regatón en el último test de Lekeitio.

Descendidos... y mermados

Pero tanto Santurtzi como Donostiarra se las tendrán que ver con otra media docena de botes que no deberían andar lejos, ni mucho menos. Por un lado hablamos de los dos descendidos el pasado año, Portugalete y Zumaia, que pese a perder buena parte de su potencial en las plantillas que presentaban en la ACT tienen calidad como para dar algún susto. Y por el otro estarían las embarcaciones que ya despuntaron el verano pasado en la ARC, casos como el de Getaria, Isuntza, Pedreña o Deusto, y que querrán dar un pasito adelante en este 2017.

Por último, están los que, en principio, parten con otros objetivos. En el caso de las segundas traineras de Orio y Hondarribia no es otro que el de seguir formando a sus remeros del futuro. Y en el de la “Enbata” de Zarautz o la “Plentzitarra” de Arkote, la única ascendida de la ARC-2, mantener la categoría para asentar su bloque.