31/10/2017

Elkarrekin Podemos plantea una reforma fiscal «integral» en la CAV

La coalición Elkarrekin Podemos ha presentado una propuesta para llevar a cabo una reforma fiscal «integral, profunda y ambiciosa», aunque puntualizó que «no contiene medidas difíciles de implementar», sino que son «muy factibles». Afirmó que haría «más progresivos» los impuestos, al tiempo que se recaudaría «mucho más».

GARA|GASTEIZ
1031_eko_podemos

Los partidos que conforman Elkarrekin Podemos en las Juntas Generales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa van a proponer una reforma fiscal –basada en la modificación de seis impuestos, en la introducción de uno nuevo y en la lucha contra el fraude– con la que, según sus cálculos, se lograría aumentar la recaudación en 1.750 millones de euros en el conjunto de la CAV.

El parlamentario Julen Bollaín dio detalles sobre la propuesta en una comparecencia ante la prensa en la que estuvo acompañado por junteros de la coalición en las tres cámaras forales. Ese documento se registrará oficialmente una vez que PNV y PSE presenten el proyecto en el que trabajan y comience el debate para introducir cambios.

Tras subrayar que la «presión fiscal» en los tres herrialdes es «sustancialmente menor que antes de la crisis», Bollaín explicó que su incremento se puede hacer «de muchas maneras y sin apretar la soga del cuello de la mayoría de la población», y aseguró que es compatible con la activación económica.

Elkarrekin Podemos plantea la modificación de seis figuras impositivas: Impuesto sobre la Renta (IRPF), de Sociedades, de Patrimonio, de Transmisiones Patrimoniales, de Donaciones y Sucesiones, y del Juego. Además, propone la creación de la Exit Tax, un tributo «disuasorio del fraude» que consistiría en gravar a grandes inversores por el incremento del valor de sus acciones y participaciones empresariales en caso de que cambien su domicilio a paraísos fiscales, tal como recogió Efe.

Cambios en el IRPF

En cuanto al IRPF, propone cambios que incrementarían la recaudación en 690 millones de euros, entre los que destacan que las rentas del ahorro tributen al mismo tipo que las del trabajo, que se eleve el mínimo exento de 12.000 a 14.000 euros, y que se modifiquen los tramos de las rentas más altas para que contribuyan más.

En relación al Impuesto de Sociedades, quiere que se suba el tipo general del 28% al 30 %, con el objetivo de crecer de forma paulatina hacia el 35%. En paralelo, apuesta por bajar un punto el tipo para las pymes, las cooperativas y las entidades de economía social y solidaria.

Para las empresas sin actividad (sociedades ficticias, interpuestas e instrumentales sin fines productivos), exige el tipo más alto que se prevea en el IRPF. Con estas modificaciones, espera que la recaudación suba 275 millones.

En Transmisiones, aboga por generalizar un recargo de dos puntos adicionales a la compraventa de inmuebles que no sean primera vivienda.

Bollaín señaló que el «exhaustivo» plan contra el fraude debe contemplar acciones para centrar la inspección en las grandes empresas y los testaferros, incrementar las sanciones y publicar las listas de los defraudadores con deudas de a partir de 250.000 euros, y no de un millón como se hace actualmente.

Mendia se conforma con «pequeños retoques»

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia, afirmó ayer que esta semana o la próxima se «alumbrará» la reforma fiscal gestada por su partido junto al PNV. Confirmó que solo supondrá «pequeños retoques» porque, según dijo, en 2014 ya se materializó «una gran y buena» modificación tributaria en la CAV.

En una entrevista concedida a Onda Cero y recogida por Europa Press, Mendia comentó que «quizá haya podido parecer» que PNV y PSE han partido de «posiciones muy divergentes respecto a algunos impuestos», pero indicó que han ido «acercando posiciones en las últimas semanas». Lo cierto es que el único debate de fondo que ha trascendido a la opinión pública no se ha dado entre los dos socios del Gobierno de Iñigo Urkullu, sino entre distintos responsables institucionales del PNV. Así, la posición del consejero de Economía, Pedro Azpiazu, ha quedado debilitada frente a la de los diputados generales de Bizkaia y Gipuzkoa, que se oponen a aumentar la recaudación a través del Impuesto de Sociedades. GARA

INCREMENTO


Los cambios planteados en seis impuestos, más la creación de una nueva tasa y la implementación de un plan contra el fraude permitirían aumentar la recaudación en 1.750 millones de euros, según los cálculos de la coalición.

EL CASCABEL


«Es momento de ponerle el cascabel al gato. Es hora de que el PNV deje de marear la perdiz y de que ofrezcamos soluciones concretas y factibles», indicó el parlamentario Julen Bollaín.