Iñaki TELLERIA
Athletic

Un buen día para cambiar dos décadas de historia

El equipo rojiblanco visita en Cornellá a un Espanyol que el pasado jueves tuvo que jugar partido de Copa.

gara-2018-01-13-Noticia

El Athletic afronta esta tarde en Barcelona una buena oportunidad para seguir sumando puntos y confirmar la efectividad que está demostrando en las últimas jornadas. La historia dice, inexplicablemente –porque no hay motivo que lo justifique–, que el campo de Cornellá es territorio inexpugnable. De hecho, los rojiblancos hace veinte años que no ganan en el campo del Espanyol. Vamos, ni que fuera el Barcelona. Sin embargo, la evolución del Athletic en los últimos partidos permite ser optimista sobre sus opciones, por mucho que la importante suma de puntos no se ha visto acompañada de una mejoría en el juego en la misma proporción.

A su favor puede estar hoy, y este es un aspecto que no se puede medir, el ambiente enrarecido que se vive en el entorno del Espanyol. No tienen motivos para quejarse porque, deportivamente, el Espanyol está en medio de la tabla con solo un punto menos que el Athletic y en la Copa está clasificado para cuartos, aunque su próxima eliminatoria es contra su eterno rival, el Barcelona, lo que apunta al final de su viaje en la competición del k.o. Sin embargo, entre que el dueño chino no gasta todo lo que suponen los aficionados españolistas que debería gastar y que el entrenador les da sensación de ser poco apasionado con los colores, resulta que la grada está de uñas. Por tanto, Cornellá puede ser terreno abonado para recoger fruto. Aunque las premisas siempre han sido similares y son ya dos décadas sin ganar allí.

Brotes verdes o rojiblancos

En cualquier caso, los últimos partidos de los rojiblancos dan motivos para la esperanza de los parroquianos. El Athletic ha mejorado con creces en solvencia defensiva. A pesar de la ausencia de Balenziaga y de que en el último partido Núñez fue baja por sanción, la zaga es cada vez más segura, empezando por una portería en la que Iago Herrerín ya ejerce como dueño.

En el centro del campo, y a la espera de que Beñat coja el ritmo, Iturraspe y Rico se van asentando y dan sensación de estar cada vez más cómodos. Un poco más arriba, Susaeta y Williams cada día están más entonados y de Raúl García y Aduriz poco hay que decir, salvo que no se metan en charcos. O sea, una tarde estupenda para cambiar veinte años de historia.

Ziganda ve «algún rayo de sol»

«No te puedes despistar. Algún rayo de sol sí ha salido, pero hay que estar siempre bien agarrado al timón y atento a los nubarrones que se ven al fondo, en este caso el Espanyol», utilizó ayer como metáfora Kuko Ziganda para referirse al estado de un rival al que van a visitar «en un buen momento» y en un partido que espera «muy competido, duro y rocoso».

«Imagino la mejor versión del Espanyol. Es muy compacto, sabe muy bien a lo que juega y está teniendo buenos resultados. Además, le hacen pocas ocasiones porque tiene un sistema defensivo muy bueno y sabemos el contragolpe que tiene», dijo.

Ziganda no desveló si Unai Núñez volverá a ser titular en el centro de la defensa tras cumplir sanción ante el Alavés o mantendrá a Xabi Etxeita después de rendir a buen nivel y marcar gol precisamente en ese partido. «Haga lo que haga seré justo y a la vez injusto porque los dos han hecho méritos para jugar», puntualizó el navarro.GARA