31/01/2018

Los sudistas toman el control de Adén y expulsan al gobierno yemení

Desoyendo el alto el fuego impulsado por Arabia Saudí, las milicias sudistas siguieron con su ofensiva y controlan la ciudad de Adén, donde tienen confinado al Gobierno yemení mientras negocia su exilio a Ryad. El frente común contra los hutíes es historia.

GARA|ADEN
0131_mun_yemen

Los sudistas yemeníes se hicieron con el control de la ciudad portuaria de Adén, en el sur del país, confinando al Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi en el palacio presidencial de la que fuera capital de Yemen del Sur.

Las milicianos del Consejo de Transición del Sur (STC), formado el año pasado para impulsar la recuperación del antiguo estado independiente de Yemen del Sur, habían arrebatado horas antes el último bastión a las fuerzas leales a Hadi en la zona de Dar Saad, en el norte de Adén, en un ataque con artillería pesada y tanques.

Activistas compartieron fotos en las redes sociales en las que se ve la antigua bandera de Yemen del Sur, que se unificó con el norte en 1990, ondeando sobre la entrada de la base. Las milicias sudistas habían tomado previamente los puestos de las Fuerzas de Protección Presidencial en los distritos de Crater y Tawahi, en el centro de la ciudad. Finalmente se detuvieron en las puertas del palacio Al Maasheeq, donde tiene su sede el Gobierno del primer ministro, Ahmed bin Daghr. Arabia Saudí negociaba con el STC los preparativos para que el primer ministro y los ministros del gabinete pudieran abandonar la sede hacia una base militar, ubicada al oeste de la ciudad, para posteriormente exiliarse a Ryad, donde también se encuentra exiliado el presidente Hadi.

«Violación del alto el fuego»

El comandante lealista de la principal brigada militar de Adén, el teniente general Mahran al Qubati, constató que los sudistas no habrían acatado el alto el fuego impulsado por Arabia Saudí tras dos días de enfrentamientos armados.

«Nosotros nos comprometimos con nuestros hermanos del reino de Arabia Saudí a cesar el fuego y retirar (las tropas) de todas las posiciones en la ciudad. Pero siento que la otra parte no lo ha acatado por la insistencia de la parte que apoya a los golpistas para derrocar la legitimidad», denunció en una referencia implícita a Emiratos Árabes Unidos, que lleva tiempo adiestrando y financiando a las milicias sudistas.

El propio Al-Qubati tuvo que huir «a lugar seguro» tras ver cómo incendiaban su casa. Mientras, cientos de personas bailaban y cantaban en las calles celebrando la victoria del STC con fuegos artificiales que iluminaban el cielo de Adén y coreaban eslóganes reclamando la restauración de Yemen del Sur.

La secesión de facto de Adén y la expulsión del gobierno yemení podrían dar al traste con la otrora unificada campaña contra los rebeldes hutíes, alineados con Irán y que controlan el norte, y en la que participan Arabia Saudí y los Emiratos.