05/02/2018

Masiva protesta nacionalista griega contra cesiones sobre «Macedonia»

Una masiva manifestación reunió ayer en Atenas a decenas de miles de personas contrarias a que el Gobierno griego haga concesiones en la negociación sobre el nombre de «Macedonia» que está llevando a cabo con el país vecino. La movilización, que alcanzó la dimensión de las protestas contra los recortes, supuso una expresión nacionalista bajo el prisma de la crisis y años de austeridad forzada, que aprovecharon los neonazis de Amanecer Dorado.

GARA|ATENAS
0205_mun_grecia

Decenas de miles de griegos se manifestaron ayer en Atenas para oponerse al uso del nombre de «Macedonia» por parte del país balcánico, un compromiso que el gobierno griego está barajando y negociando con la que fue república yugoslava (ARYM). Junto a una bandera griega gigante en medio de la céntrica plaza Syntagma, miles de manifestantes gritaron «¡Macedonia es griega!, «¡Macedonia significa Grecia!».

La marcha fue organizada y financiada en gran parte por grupos de la diáspora griega, asociaciones de militares, jubilados, grupos religiosos y asociaciones culturales. Según las autoridades, congregó a 140.000 personas, mientras los convocantes estimaron en cerca de 1,5 millones los congregados.

Alcaldes, obispos y militares se sumaron a la marcha, en la que no faltaron referencias a Alejandro Magno o al imperio bizantino.

Los manifestantes se oponían a que el término «Macedonia» figure en el futuro nombre de su país vecino, ya sea «Macedonia del Norte» o «Alta Macedonia», compromiso que parece que están dispuestos a negociar el gobierno de Alexis Tsipras y el nuevo primer ministro macedonio, Zoran Zaev.

«Macedonia es griega y solo griega. Quieren robar la historia, tenemos que luchar y hacer que todo el mundo se entere», se indignaba Allia Sarellis, un miembro de la diáspora que llegó desde EEUU.

La disputa dura desde la independencia de la antigua república yugoslava y tiene consecuencias más allá de ambos países, ya que Atenas bloquea desde hace 25 años la adhesión de su vecino a la OTAN y el proceso para integrarse en la UE. Además, la polémica y la negociación también afectan a la escena política interior, donde muchas personas ven ahora el cambio de política a través del prisma de la crisis económica y como una concesión más después de años de recortes y de cesiones a los que también se ha plegado Syriza, lo que ha extendido la movilización. El principal partido de la oposición, Nueva Democracia (ND) acusa a Tsipras de haber lanzado este debate con fines políticos y, aunque de forma no oficial, apoyó la marcha como forma de protesta contra toda la gestión de Tsipras. «Tengo una responsabilidad respecto al país», la de concluir esta cuestión, zanjó el primer ministro.

Los neonazis de Amanecer Dorado tuvieron un gran protagonismo con la presencia de todo su grupo parlamentario y simbología fascista.

El orador estrella fue el compositor Mikis Theodorakis, de 92 años, quien propuso organizar una consulta. «Macedonia fue, es y será siempre griega», afirmó, sentado en una silla de ruedas. «Si el gobierno quiere comprometer la firma de nuestro país (sobre el nombre de Macedonia), primero tiene que pedírselo al pueblo griego».

Colectivos anarquistas y de izquierda llevaron a cabo una manifestación antifascista paralela.

Anastasiades, reelegido presidente de Chipre

El presidente saliente de Chipre, el conservador Nicos Anastasiades, fue reelegido ayer con el 55,99% de los votos frente al 44% del candidato de izquierda Stavros Malas, y con una de abstención del 26,03%. Anastasiades se comprometió durante su campaña a relanzar las negociaciones de reunificación de la isla, dividida desde 1074, en las que le criticó no haber ido lo bastante lejos en las mismas. El pasado verano, la negociación en Ginebra fracasó por la negativa de Chipre y Grecia a seguir aceptando la presencia de potencias garantes en la isla (Reino Unido, Grecia y Turquía), y el rechazo de Ankara a retirar sus tropas de la parte septentrional.

La cuestión económica también tuvo un lugar destacado en la campaña. Anastasiades esgrimió la mejoría apoyada en un récord del sector turístico en 2017, después de la crisis y el rescate financiero de 10.000 millones de euros, destinado sobre todo a salvar a la banca, y en el que aceptó el primer corralito en la historia de la Eurozona.GARA