19/03/2018

Corbí plagia la enciclopedia sobre ETA para escribir la historia de la GC

Uno de los últimos hitos «literarios» en la batalla del relato son los dos libros firmados por el polémico jefe de la UCO de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí. Y ello hace más sorprendente que en “Historia de un desafío”, apología de la Guardia Civil, se copien párrafos enteros de la enciclopedia de Txalaparta sobre la historia de ETA.

Iñaki EGAÑA|DONOSTIA
0300_eg_portada_eta

La batalla por el relato que ya hace años anunciaron casi al unísono Alfredo Pérez Rubalcaba y José María Aznar, supervivientes y protagonistas de las épocas más siniestras en la aplicación de la llamada razón de Estado, está provocando un aluvión de iniciativas que saturan la comunicación. Entre las últimas novedades en este ámbito figuran varios libros relativos a la actividad de la Guardia Civil contra ETA. Dos de ellos llevan la firma del coronel Manuel Sánchez Corbí, noticia también en los últimos meses no por su actividad literaria sino por sus declaraciones incendiarias en las que maniqueamente englobaba en el «bando de los malos» a «etarras, batasunos, peneuvistas e Iglesia vasca». Admirador del condenado Rodríguez Galindo, actor en la represión contra el soberanismo catalán, torturador condenado e indultado, y actualmente jefe de la UCO de la Guarda Civil, Sánchez Corbí, implicado hasta 2012 en la dirección de la lucha contra ETA, también es escritor.

El primero de sus trabajos, en formato breve, lleva el título de ‘‘Sangre, sudor y paz’’ y lo redactó junto a Gonzalo Araluce y Lorenzo Silva. Y el segundo de los libros de Sánchez Corbí es ‘‘Historia de un desafío. Cinco décadas de lucha sin cuartel de la Guardia Civil contra ETA’’. Se trata en realidad de cerca de 1.200 páginas en gran formato, divididas en dos tomos, con profusión de fotografías.

En esta ocasión el coronel Sánchez Corbí comparte autoría con Manuela Simón, cabo de la Guardia Civil, dedicada a labores de información sobre ETA en territorio francés. Simón participó en la emboscada que tuvo lugar en 1989 en el peaje de la AP8 en Irun en el que murieron Juan Oiarbide y Manu Urionaberrenetxea, militantes de ETA. Aquella actividad le valió una condecoración, la primera a una mujer de la Guardia Civil.

Copia y pega

‘‘Historia de un desafío’’, presentada en televisión y en diversos medios del Estado en una campaña de marketing de altos vuelos, constituye un trabajo sorprendente. Porque gran parte del hilo conductor de los dos tomos está trabajado precisamente a partir de una monografía enciclopédica previa: “Euskadi eta Askatasuna-Euskal Herria y la libertad”, editada por Txalaparta en 1993 y dirigida por Luis Núñez.

Lo sorprendente no queda únicamente en el modelo seguido sino que de ese modelo los guardias civiles han hecho un ejercicio de «copia y pega», algo que en términos editoriales tiene un nombre: plagio.

Por eso resulta asombroso que una historia de la Guardia Civil en su lucha contra ETA copie de los «tomos de una enciclopedia sobre la historia de la banda terrorista» (tal y como es citada en la página 46 del primer tomo del libro de Sánchez Corbí y Manuela Simón) publicada por «la editorial navarra Txalaparta, de Tafalla, próxima a los postulados ideológicos y políticos de la izquierda abertzale» (página 46 citada). Según añaden los autores, el primer tomo de esta obra apareció en los ordenadores incautados a dos militantes de ETA, José Luis Álvarez Santacristina, “Txelis”, y José María Dorronsoro. Por lo que la copia puede haber sido aún más grave, al partir precisamente de fondos en poder de la autoridad judicial, aparentemente sin desclasificar.

Este primer tomo de la Guardia Civil contiene también copias literales de artículos aparecidos en GARA en 2010 a cuenta de la muerte de la niña Begoña Urroz. Copias firmadas por dos colaboradores de GARA y presentadas como si fueran propias de los guardias civiles, sin citar entrecomillados ni fuentes originarias. Un escándalo.

Los pasajes plagiados en el primer tomo de la Guardia Civil corresponden a los cuatro primeros tomos de la enciclopedia de Txalaparta. Atañen a asambleas de ETA, detenciones, impresiones del contexto, dispersión de presos, preparación del atentado contra Carrero Blanco, etcétera. Valgan como botón de muestra algunas comparaciones:

Texto de la enciclopedia ‘‘Euskadi eta Askatasuna’’: «Etxabe no conocía Donostia y, paseando frente a la playa, buscaba un muro donde poder aplicar la brocha. Encontró uno hermoso en la entrada al barrio del Antiguo. Aplicó la brocha y de repente notó el caño de una pistola en su nuca. Estaba pintando en el muro del cuartel de la Guardia Civil de Hériz. Etxabe se dio la vuelta arrojando el bote de pintura a la cara del guardia civil y emprendiendo la huida. Sonaron varios disparos de los colegas del embadurnado centinela, mientras los arrasatearras se echaban hacia el monte, en dirección a Aiete. Nuevamente su desconocimiento de la ciudad les jugaría una mala pasada».

Texto del libro de Sánchez Corbí (página 48): «Etxabe (sic) no conocía San Sebastián y, paseando frente a la playa, buscaba un muro donde poder aplicar la brocha. Encontró uno en la entrada al barrio del Antiguo. Aplicó la brocha y, de repente, notó el caño de una pistola en su nuca: estaba pintando en el muro del cuartel de la Guardia Civil de Zumalacárregui. Etxabe se dio la vuelta, arrojó el bote de pintura contra el guardia civil que le apuntaba y emprendió la huida. Sonaron varios disparos de los compañeros del embadurnado centinela, mientras los de Mondragón se echaban hacia el monte, en dirección al barrio de Aiete (sic). Nuevamente su desconocimiento de la ciudad les jugó una mala pasada».

En el texto de Sánchez Corbí, la noticia concluye con un «Juzgados y condenados, Etxabe y Ozaeta serán los primeros militantes de ETA detenidos mientras realizaban una acción». En la enciclopedia de Txalaparta se dice: «Torturados, juzgados y condenados, Etxabe y Ozaeta serán los primeros militantes de ETA detenidos mientras realizaban una acción». Como se puede apreciar, en la versión de la Guardia Civil se ha suprimido la palabra «torturados».

Las páginas relativas a la preparación del atentado contra Carrero Blanco, entonces presidente del Gobierno español, están repletas de estos «copia y pega». El siguiente texto es prácticamente igual en ambas versiones, con la diferencia de que el de Txalaparta está editado en 1993 y el de la Guardia Civil en 2017: «La dispersión de los presos de ETA por las cárceles del Estado español era un grave problema para desarrollar cualquier fuga, lo que, unido a la falta de infraestructura en cada caso concreto, hacía prácticamente inviable la escapada. Por eso, la dirección de la organización armada («de ETA» en la versión de Sánchez Corbí) pensó que secuestrando a una personalidad relevante del Régimen, el canje sería más factible, independientemente de la localidad de ubicación de cada preso».

En la página 149 del tercer tomo de ‘‘Euskadi eta Askatasuna’’&flexSpace;aparece el siguiente párrafo: «El Dodge Dart, que no estaba blindado tal y como suponían los miembros del comando de ETA, enfiló por la calle Juan Bravo para girar hacia Claudio Coello. A la altura del número 104 de esta calle se produjo la explosión. Eran, según se dijo oficialmente, las nueve y veintiocho minutos de la mañana. En el reloj de José Miguel Beñaran, ‘Argala’, quien había accionado el ingenio electrónico, marcaban las nueve y treinta y seis minutos».

En un capítulo prácticamente idéntico al de la enciclopedia de Txalaparta, es significativo que en la página 94 el texto de ‘‘Historia de un desafío’’ diga: «El Dodge 3700 GT, que no estaba blindado tal y como suponían los miembros del comando de ETA, enfiló por la calle Juan Bravo para girar hacia Claudio Coello. A la altura del número 104 de esta calle se produjo la explosión. Eran, según se dijo oficialmente, las 9.28 horas. En el reloj de José Miguel Beñaran, ‘Argala’, quien había accionado el ingenio electrónico, marcaban las 9.36». Lo significativo es la copia, pero también la refencia a Argala como responsable de accionar la explosión, hecho que, a pesar de ser trasladado en numerosas publicaciones, no es cierto.

En cuanto a la muerte de la niña Begoña Urroz en 1960, GARA publicaba en un artículo el 12 de febrero de 2010 que «El Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL), compuesto por una amalgama de militantes comunistas, anarquistas y guevaristas, dirigidos aparentemente por militares portugueses exiliados, entre ellos el general Humberto Delgado...». Sánchez Corbí repite exactamente el texto pero suprimiendo la palabra «aparentemente».

Un artículo de GARA del 18 de diciembre del mismo año 2010 y sobre el mismo tema contiene párrafos reproducidos casi exactamente en el primer tomo de “Historia de un desafío”.

Otras falsedades

Por lo demás, el trabajo de la Guardia Civil contiene numerosas fotografías sin autor, equivocadas algunas en su ubicación temporal. Así, por ejemplo, en una rueda de prensa efectuada en 1977 por los deportados de ETA que habían vuelto de sus asignaciones europeas (entre ellos Mario Onaindia, Teo Uriarte y Jokin Gorostidi), el pie de foto los convierte en «participantes en una de las primeras asambleas de ETA» (que se celebraron a comienzos de la década de 1960).

Hay otras referencias falsas como la alusiva a que Iñaki Sarasketa, compañero de Txabi Etxebarrieta cuando se produjo su muerte en Tolosa en junio de 1968, «fue deportado a un país sudamericano y gracias a la intervención del PNV, reubicado en Europa».

 

EXTRACTOS «REPETIDOS»: DOS EJEMPLOS

«HISTORIA DE UN DESAFÍO»

«Etxabe no conocía San Sebastián y, paseando frente a la playa, buscaba un muro donde poder aplicar la brocha. Encontró uno en la entrada al barrio del Antiguo. Aplicó la brocha y, de repente, notó el caño de una pistola en su nuca: estaba pintando en el muro del cuartel de la Guardia Civil de Zumalacárregui. Etxabe se dio la vuelta, arrojó el bote de pintura contra el guardia civil que le apuntaba y emprendió la huida. Sonaron varios disparos de los compañeros del embadurnado centinela, mientras los de Mondragón se echaban hacia el monte, en dirección al barrio de Aiete. Nuevamente su desconocimiento de la ciudad les jugó una mala pasada».

«EUSKADI ETA ASKATASUNA»

«Etxabe no conocía Donostia y, paseando frente a la playa, buscaba un muro donde poder aplicar la brocha. Encontró uno hermoso en la entrada al barrio del Antiguo. Aplicó la brocha y de repente notó el caño de una pistola en su nuca. Estaba pintando en el muro del cuartel de la Guardia Civil de Hériz. Etxabe se dio la vuelta arrojando el bote de pintura a la cara del guardia civil y emprendiendo la huida. Sonaron varios disparos de los colegas del embadurnado centinela, mientras los arrasatearras se echaban hacia el monte, en dirección a Aiete. Nuevamente su desconocimiento de la ciudad les jugaría una mala pasada».

«HISTORIA DE UN DESAFÍO»

«El Dodge 3700 GT, que no estaba blindado tal y como suponían los miembros del comando de ETA, enfiló por la calle Juan Bravo para girar hacia Claudio Coello. A la altura del número 104 de esta calle se produjo la explosión. Eran, según se dijo oficialmente, las 9,28 horas. En el reloj de José Miguel Beñaran, Argala, quien había accionado el ingenio electrónico, marcaban las 9,36».

«EUSKADI ETA ASKATASUNA»

«El Dodge Dart, que no estaba blindado tal y como suponían los miembros del comando de ETA, enfiló por la calle Juan Bravo para girar hacia Claudio Coello. A la altura del número 104 de esta calle se produjo la explosión. Eran, según se dijo oficialmente, las nueve y veintiocho minutos de la mañana. En el reloj de José Miguel Beñaran, Argala, quien había accionado el ingenio electrónico, marcaban las nueve y treinta y seis minutos».