30/04/2018

Reportaje
 
CREAN UN PROGRAMA QUE MEJORA EL CONTROL DE LAS REDES INTERNAS

Dos investigadores de la Escuela de Ingenieros de Bilbao han llevado la teoría a la práctica desarrollando una solución de seguridad para gestionar el acceso a las redes informáticas internas. El proyecto ha sido seleccionado en el programa BIND 4.0.

Maitane ALDANONDO
0430_eko_keynetic

Keynetic Technologies es una empresa surgida del Grupo de Investigación en Ingeniería Telemática de la UPV/EHU que ha desarrollado una solución de seguridad para redes informáticas internas que permite controlar el acceso a los servicios en base a la identidad del usuario o dispositivo. Nació de la iniciativa de dos ingenieros de telecomunicaciones y doctores Jon Matías y Jokin Garay, junto con los profesores Juan José Unzilla y Eduardo Jacob, que forman parte de la empresa como asesores. No se han ido muy lejos, ya que la sociedad limitada tiene su sede en la incubadora de Zitek situada en la propia Escuela de Ingenieros de Bilbao.

La trayectoria profesional de Matías ha estado siempre vinculada a la UPV/EHU como investigador, mientras que Garay trabajó en el ámbito de la consultoría industrial, hasta que decidió volver a la universidad. Allí se reencontraron y en su recorrido surgió la idea de tratar de trasladar la tecnología que habían estado investigando a una startup. En octubre de 2016 dieron el paso fundando la sociedad limitada.

Sabían que tecnológicamente su propuesta era sólida, pero les costó dar el paso a que fuera algo comercializable y comprensible fuera de su entorno. En ese camino, tanto la Diputación de Bizkaia como el programa Ekintzaile del Gobierno de Lakua les otorgó subvenciones para el desarrollo de la idea. También el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España les seleccionó para el programa formativo Ciber Emprende, donde ganaron un segundo premio que les dio acceso a las fase de aceleración llevada a cabo entre noviembre y enero de este año. Además, el pasado marzo recibieron el premio bianual Abiatu con el que la UPV/EHU, Diputación de Bizkaia y Beaz reconocen las empresas universitarias innovadoras. Estos reconocimientos «te dan cierta garantía y de cara al cliente te da visibilidad, pero el respaldo real es el del cliente que te contrata y repite», señala Matías. En este sentido, creen que el haber sido seleccionados por Danobat y Batz S. Coop dentro del programa BIND 4.0 les da el respaldo que necesitaban ante sus potenciales clientes, porque estará funcionando en un entorno real.

En el caso de Danobat, lo que quiere es dotarlas de inteligencia y explotar la capacidad de las máquinas conectadas que fabrica. Por su parte, en el caso de Batz S Coop, están tomando medidas para modernizar su red y mejorar aspectos como el control de acceso a las máquinas. Keynetic ya está realizando la primera implantación en la fábrica y prevén que estará funcionando para el verano.

Un guarda de seguridad en la red

El principal objetivo de Keynetic Technologies es el desarrollo de soluciones de seguridad de red de alto valor añadido, flexibles y adaptables, mediante el uso de estas Redes Definidas por Software y Funciones de Red Virtualizadas. La solución que han creado se basa en la tesis de Matías. «Me motivaba llevarla a cabo, siempre ha sido más una investigación aplicada que teórica». El programa protege, visibiliza qué está conectado y tiene una parte gráfica en la que se puede interaccionar con el producto. Su labor se asemeja a la de guarda de seguridad. Una de sus ventajas es que en el punto de conexión a la red, controlan quién accede, para qué, e incluso, pueden incluir restricciones temporales al acceso. Es decir, permite saber quién está conectado, así como controlar qué hace de forma entendible para el usuario. Así mismo, al ser una tecnología estándar, les permite ser multifabricante.

Están orientados a la industria que empieza a conectar y es muy sensible a la seguridad, si bien reconocen que podría ser aplicable en cualquier empresa donde haya una red. Garay explica que en el entorno industrial hay mucha heterogeneidad de dispositivos conectados, máquinas que llevan décadas funcionando con equipos que no pueden ser actualizados, a los que Keynetic «permite dar una solución homogénea a toda la planta, independientemente de cómo estén esos dispositivos. No obligo a actuar sobre el equipo final».

Algunos proyectos han salido y otros no, pero reconocen que han tenido suerte al enganchar oportunidades que les han traccionado y permitido crecer. Estarán próximamente en la Bienal de Máquina Herramienta en la que podrán mostrar sus posibilidades. A corto plazo quieren centrarse en la labor comercial sin descuidar el desarrollo tecnológico, por lo que necesitan crecer un poco e incorporar a los dos estudiantes que tienen en prácticas. «Siempre tienes dudas de cómo van a ir los siguientes hitos, pero de momento está siendo muy entretenido, muy ajetreado todo», resume Matías.