18/05/2018

La libertad a lomos de un paternal caballo
M.I.
0518_pete

La pregunta que se hace en su cuarto largometraje el británico Andrew Haigh es: ¿Puede un caballo reemplazar la figura del padre que no ejerce como tal? Con “Lean on Pete”, Haigh, encumbrado por sus anteriores “Weekend” (2011) y “45 años” (2015) –en las que trataba respectivamente una espontánea relación homosexual y la vida de una pareja mayor en crisis–, se ha llevado de la Mostra de venecia el premio de Mejor Actor Joven para el ascendente Charlie Plummer, que se mete en la piel del adolescente abandonado a su suerte por su padre, y cuya mejor e inseparable compañía pasa a ser el viejo caballo de carreras del título.

Cuando el protagonista quinceañero se traslada a Portland (Oregon), cansado ya de la falta de estabilidad a la que le ha abocado su errático padre, encuentra su sitio en el mundo en el hipódromo, junto al propietario de Lean on Pete encarnado por Steve Buscemi y la amazona que interpreta Chloë Sevigny. Es feliz cuidando del equino, hasta que se entera de que va a ser sacrificado, por lo que decide huir con el animal rumbo a la frontera a la espera de ser acogidos por una tía suya. La huida toma la forma de un hermoso canto a la libertad y a la necesidad de aceptación por parte de un chico soñador.