18/05/2018

La limusina del terror aparcada en Zorrozaurre
M.I.

E l bilbotarra Haritz Zubillaga se había dado a conocer dentro del género de fantaterror con los cortometrajes “Las horas muertas” (2007), “She’s Lost Control” (2010) y “The Devil on Your Back” (2015). En el segundo ya tuvo la oportunidad de dirigir a la actriz canaria de ascendencia chilena Paola Bontempi, que ahora confirma como su musa predilecta al convertirla en la actriz en solitario de su claustrofóbica ópera prima, planteada en un escenario único para abaratar costes, al contar con un muy ajustado presupuesto de unos 400.000 euros, con los que construyó la limusina en el interior del pabellón Beta de Zorrozaurre. Diseñada con partes de distintos vehículos, permitía a las cámaras moverse en sus entrañas y fagocitar a su criatura humana.

La película, que se presentó hace dos años en el festival de Sitges, mantiene atrapada en su glamuroso vehículo a una estrella que acude a recoger el premio a toda su trayectoria, y que ha de enfrentarse a una forzada autocrítica sobre los caminos a veces torcidos del éxito a cuenta del fracaso ajeno. Por supuesto que todo este tipo de angustiosos relatos herméticos maman del recién fallecido Antxon Mercero y de su pieza de culto “La cabina” (1972), aunque las nuevas generaciones los identifiquen más con “Buried” (2010) de Rodrigo Cortés o “Grand Piano” (2013) de Eugenio Mira.