15/06/2018

Leyendas en la Ciudadela: Status Quo y Uriah Heep

Ciudadela Tierra de Rock -Rock Lurraldea presenta en su primera edición dos grupos de una longevidad extraordinaria: Status Quo y Uriah Heep, sin obviar la larga carrera de Burning. La zona actual va para una banda que de emergente ha pasado a consolidarse: Kadavar y Jared James Nichols. El encuentro se celebra en la Ciudadela de Iruñea mañana sábado, 16.30.

Pablo CABEZA|Iruñea
0615_kul_statusquo

Desde Imaginascene, empresa de Iruñea y una de las tres partes que intervienen en Ciudadela Tierra de Rock - Rock Lurraldea, Rudy Gorostieta explica que todo comenzó como «una noche de rock que fuera memorable con grupos internacionales». Pasado el tiempo y con la maduración del proyecto se llega a lo que mañana será una gran tarde/noche de rock. Y añade: «El Festival nace con los esfuerzos personales de tres empresas participantes. El Ayuntamiento dispuso y acondicionó el espacio para aquellos que quisiéramos llevar a cabo un festival de estas características. Se agradece el esfuerzo y el detalle, pero haría falta algo más para ocasiones venideras tomando ejemplo de otras citas en otras comunidades. Con tiempo, Iruña puede volver a recepcionar grandes citas musicales, pero hace falta mancomunar esfuerzos y trabajar con mimo la música».

«El Ayuntamiento de Iruña –prosigue Gorostieta– nos ofreció a diversas empresas locales utilizar el recinto de la Ciudadela en pleno centro de Iruña, espacio con aforo para unas 5.000 personas y muy bien comunicada. La idea desde el Consistorio era la de plasmar noches temáticas y nuestra oferta en ese abanico de posibilidades fue apostar por una noche de classic rock-metal. Otros lo hacen con indie, electrónica o rock local-estatal, como el Iruña Rock».

La apertura de puertas será a las 16.30 y media hora después ya estará en escena el joven de 29 años Jared James Nichols, residente en Los Ángeles. Jared es un guitarrista virtuoso, muy hábil con el mástil y al que le extrae lo mejor del blues rock. A las 17.00, en escena Kadavar, trío berlinés formado en 2010 y quien desde su segundo álbum, “Abra kadavar” está influyendo en numerosas bandas con su sonido stoner sicodélico con base en el hard-rock. Su directo es furia y contundencia.

Tras su actuación, a las 19.40, subirán a escena Uriah Heep. De su formación inicial del 69 solo queda su guitarrista Mick Box y deja cuatro muertos por el camino. Pero Uriah Heep siempre serán grandes gracias a sus diez primeros discos, donde destaca aún más su etapa del 70 al 73, prolífica e imaginativa.

Por la misma edad artística camina Status Quo, que este año celebra su medio siglo de vida. Casi imposible no conocer alguno de sus hits. Platero Y Tú nacieron bajo su paraguas musical. Del original solo queda Francis Rossi, pero es suficiente. Los Quo mostrarán su raca raca a partir de las 21.30. Y cierre a las 23.40 con los clásicos estatales Burning.

No hay banda locales. Gorostieta lo explica: «El recinto de la Ciudadela tiene la peculiaridad de acoger en una de sus salas históricas que funcionaban como fortalezas, bodas civiles. Eso hace que desde las 11.00 hasta las 14.00 no se puedan realizar pruebas de sonido. Por ética y estética me niego a utilizar a bandas locales para que sin probar salgan a tocar en un horario inhumano (15.00) y delante de 20 personas. Para eso, mejor no hacerlo aunque pueda ocasionar extrañezas. La idea era haber realizado el 15 de junio un maratón de grupos locales con cabeza cartel, pero lo dejamos para 2019. No hago distinciones entre locales, nacionales e internacionales. Todos merecen el mismo trato, respeto y los mismos recursos de la organización. Se lo he explicado a unos cuantos músicos de aquí y lo han entendido con agradecimiento».

GRANDES


Status Quo comenzaron a tocar en el 62, aunque no sería hasta el 68 cuando lo harían como Status Quo, primero en tono sicodelia, después con su imbatible rock and roll. Uriah Heep, de otra parte, competía con Deep Purple en el inicio de los setenta con enormes discos y buen gusto, mezcla de dureza y melodía. Dos pioneros.