19/06/2018

Sánchez anuncia «una visión distinta» sobre los presos vascos

En su primera entrevista como presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez asumió anoche la necesidad de cambiar la perspectiva sobre los presos vascos una vez producido el fin de ETA. Pidió al resto de fuerzas que «no haya elementos de discordia sobre política carcelaria». Y apoyó el acercamiento de los presos independentistas catalanes.

Ramón SOLA|DONOSTIA
0619_eg_pedror

El nuevo presidente español, Pedro Sánchez, ha abierto la puerta a la modificación de la política penitenciaria en el escenario creado por el fin de ETA y el amplísimo consenso existente al respecto en Euskal Herria. Lo verbalizó anoche, en la que era su primera entrevista como inquilino de la Moncloa ante las cámaras de Televisión Española.

Nada más comenzar la entrevista, Sánchez fue preguntado por las demandas de que los líderes independentistas catalanes presos sean llevados a cárceles de su país y defendió con claridad esta opción. Los entrevistadores introdujeron entonces la posibilidad de que pase otro tanto con los presos vascos, y ante ello el mandatario español admitió que «tenemos que abordar el problema desde una visión distinta» una vez que se ha producido el final de ETA.

Loading player...

Ese criterio es en realidad el mismo que anunció el Gobierno de Mariano Rajoy en los últimos años, pero el discurso cambió radicalmente una vez que la organización puso fin a su ciclo, introduciéndose nuevas excusas y negando cualquier posibilidad de cambiar la política penitenciaria a corto plazo.

Pedro Sánchez no dio anoche más pistas sobre en qué términos se concretaría esa «visión distinta», pero sí quiso pedir apoyo al resto de partidos, ante el riesgo evidente de que PP y Ciudadanos intenten poner palos en la rueda ante cualquier cambio. «Digo a los que hemos sufrido el zarpazo del terrorismo que esto no sea un elemento de discordia. Me gustaría pedirle a todas las fuerzas políticas que no hubiera elementos de discordia en relación con la política penitenciaria tras el fin de ETA. La banda fue derrotada por la democracia», les trasladó.

«Razonable»

La pregunta formulada por los periodistas de TVE, justo después del interrogante sobre los presos catalanes, hizo que Sánchez matizara que no son situaciones equiparables. Aludió a que en el caso de los presos vascos ya han sido juzgados y están cumpliendo condenas, al contrario de lo que ocurre con los siete líderes catalanes actualmente encarcelados, que son preventivos, a espera de juicio.

Sobre estos, dijo que «es razonable» el traslado a Catalunya «para que estén cerca de sus familiares y de los letrados». Y en el caso de los vascos, apuntó que «la legislación penitenciaria se basa en tratamientos individualizados», pero dejando claro que hay que cambiar el enfoque imperante hasta ahora.

El inmovilismo de Madrid a este respecto le distancia de París, donde desde otoño pasado ya se está procediendo a acercar a presos vascos a Euskal Herria (cerca de una quincena por el momento), además de procederse a retirar el estatus especial DPS (equiparable al primer grado español) a otros represaliados. En la entrevista, Pedro Sánchez reveló que este próximo sábado va a entrevistarse en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, en una cita que tiene como cuestión central la crisis migratoria, pero que quizás podría dar opción a sus equipos a incluir la cuestión de los presos vascos en la agenda.

CONTACTO EN PARÍS


Sánchez visita este sábado a Macron, en principio para abordar la crisis migratoria que ha puesto en primer plano el caso del «Aquarius». París está acercando presos vascos desde otoño pasado.

UNIDAD EN ESPAÑA


El mandatario español hizo un llamamiento muy explícito a «todas las fuerzas políticas» para que no introduzcan «elementos de discordia en relación con la política penitenciaria tras el fin de ETA».