08/11/2018

Raimundo Fitero
Entre dudas

Clarificado el componente sectario, arbitrario, intoxicado e intoxicador del Tribunal Supremo desautorizado por estar de manera impúdica al servicio de la banca y de los grandes mentores de los partidos y de todas las banas organizadas que son los que les nombraron en sus cargos, el descrédito de la injusticia española es ya absoluta, horizontal, generalizada, porque no hay lugar para lo contrario, si nos acordamos de los violadores de La Manada, y su injustificable sentencia y puesta en libertad. Añádase el Tribunal Constitucional con sitio para alguno salido del equipo de dirección de la banda de Casado y tenemos completo el cuadro, que conocíamos pero que se empeñan en confirmar. Dictacracia se llama. 

Los resultados de las elecciones de media legislatura en USA, nos dejan con el ánimo reconvertido. Entre dudas muy firmes. Si hasta ayer parecía que esa bestia naranja amarillenta, Donald Trump era una alternativa más allá de lo coyuntural, amanecemos con la sensación de que votar puede servir para variar las condiciones ambientales y emprender un camino hacia un futuro menos tétrico. De momento el Partido Demócrata obtiene la mayoría en el Congreso, lo que le resta poder totalitario a Trump, se le puede presionar en diversos frentes, pidiéndole declaraciones de la renta sospechosas y hasta emprender el proceso de impeachment para mandarlo al guano.

En el senado sigue la mayoría trumpista, pero lo más significativo es que han aumentado el número de mujeres con acta, la inclusión de dos musulmanas y la más joven de la cámara, lo que ayuda a una reflexión sobre esta realidad socio-política, la irrupción de las mujeres con auténticas gestoras de todos los cambios. Y la participación ha sido alta. Se abre una ventana de luz. Entre todas las dudas que se quieran poner preventivamente..