24/11/2018

Madres solteras, olvidadas en una proposición de ley «igualitaria»

La proposición de ley relativa a la reforma del sistema de permisos y prestaciones para el cuidado de los menores ha sido calificada de feminista e igualitaria. No lo es para la asociación Madres Solteras Por Elección, que opina que la reforma sitúa en un limbo jurídico y de desprotección a las familias monoparentales.

Maddi TXINTXURRETA|Bilbo
1124_eko_familia

Las familias monoparentales constituyen, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 10% del total de las familias del Estado español y en el 88,6% de los casos están encabezadas por una madre sola, según el Instituto de la Mujer.

Aunque los datos demuestren que este modelo familiar está claramente extendido en la sociedad, la asociación Madres Solteras Por Elección (MSPE) lleva años denunciando la desprotección jurídica que sufren las familias uniparentales y, sobre todo, sus hijas e hijos.

Según la asociación, la «brecha de cuidados» que padecen respecto a las demás familias se ensancha en la Proposición de Ley de Permisos Iguales e Intrasferibles presentada por Unidos Podemos y aprobada su tramitación el pasado 26 de junio en el Congreso español. Por ello, exige que los hijos e hijas de las madres solas puedan disfrutar del mismo período de cuidados que los de las demás familias y que las prestaciones económicas sean iguales en todos los modelos de familia.

En lo relativo a la reforma del sistema de permisos y prestaciones para el cuidado y atención de menores por parte de sus progenitores, la proposición recoge que cada progenitor podrá acceder a 16 semanas de permiso parental después del nacimiento de la hija o el hijo. Es decir, que los nacidos en familias biparentales podrán gozar de 32 semanas de cuidados en total, la suma de los permisos de ambos. Por el contrario, los de las familias monoparentales tendrán solamente 16 semanas de cuidados retribuidas.

MSPE, conformada por alrededor de 1.400 socias —todas madres solas— en el Estado, con 110 en la CAV, está luchando para que la proposición de ley garantice la equidad real de todas las familias. Ya se ha reunido con varios representantes políticos con el fin de que consideren sus aportaciones en el plazo de enmiendas, prorrogado el martes por enésima vez.

Desventaja económica

Mikele Beatove, delegada de MSPE en la CAV, decidió tener sola a Aia hace dos años, cuando ella tenía 25. Indica que la mayoría de las integrantes de esta asociación son mayores de 35 años. Como muchas de sus compañeras, se las tiene que ingeniar entre guarderías, cuidadores y familiares para conciliar el cuidado de su hija con la actividad laboral. Y aunque son las que más problemas de conciliación tienen, «no se nos tiene en cuenta» a la hora de reformar las leyes.

«Somos mujeres, somos madres monoparentales y somos trabajadoras», subraya, señalando la triple discriminación que sufren: laboral, social y de género. Y haciendo alusión a la proposición de UnidosPodemos, comenta que «nos deja en una situación de desventaja impresionante». Esta desventaja, además de la relativa a los permisos de maternidad, es también económica. Según el estudio AROPE de la Estrategia Europa 2020, el 53,3% de los niños y niñas de familias monoparentales se encuentra en riesgo de pobreza.

«Si mi hija tiene que empezar en la guardería con 18 semanas y un hijo de familia biparental empieza con 32, yo tengo que contratar mucho antes la guardería. Eso o me pido una excedencia o una reducción de jornada y, como madre sola, no me lo puedo permitir», comenta Beatove a GARA.

Las ayudas que puedan obtener las madres solas varían según las administraciones autonómicas y respecto a las retribuciones por maternidad propuestas en la Ley de Permisos Iguales e Intransferibles, la protección económica en las familias monoparentales será menor que en las biparentales. En el supuesto en que el periodo de cotización sea inferior al establecido, la prestación no contributiva sería de 42 días por cada progenitor: es decir, 84 días para las familias biparentales con los dos progenitores en ese supuesto, y la mitad para las familias monoparentales.

Guarderías

Es previsible que la demanda en guarderías de bebés de menos de 32 semanas descienda y, en consecuencia, «se cerrarán muchas guarderías», apunta Beatove. Le preocupa la falta de oferta de plazas infantiles en 0 años, ya que las familias monoparentales necesitarán acudir a ellas.

 

GURASO BAKARREKO FAMILIAK, AHAZTUTA

MSPE ama bakarrez osatutako elkarteak ez du begi onez ikusi Unidos Podemosek aurkeztutako eta Diputatuen Kongresuan tramitera onartutako lege proposamena. Guraso bakarreko familiak «desabantaila» egoeran uzten dituztela salatzen dute, jaiotzako lehenengo urtean haurrek jasoko duten zaintza-epea ez baita berdina izango bi gurasodun familietan eta guraso bakarrekoetan. Lehenengoek 32 asteko amatasun- eta aitatasun-baimenak izango dituzte; guraso bakarrekoek, aldiz, 16koa. Alegia, erdia.

PROPUESTAS

Las propuestas concretas de MSPE están claras: 32 semanas de permiso parental y 84 días de prestación económica, lo mismo que en las familias biparentales.