13/01/2019

Fundiendo muros, 5 entre 85.000

Las manifestaciones de ayer en Baiona y Bilbo sumaron a la relevancia política el factor de la emotividad humana. Y especialmente para colectivos como el de los familiares, castigados cada semana en carne propia y en la de sus allegados por la política penitenciaria, y el de quienes fueron excarcelados en 2018 tras largos cautiverios y se movilizan ahora también por quienes siguen dentro. Dos marchas que funden muros, por tanto, como reflejan estos testimonios en primera persona.

Ion SALGADORamón SOLAHaritz LARRAÑAGA
0113_eg_parot

Bego ARRONDO

Compañera de Karlos Apeztegia

«Ante cosas como la de Karlos, no podemos estar de brazos cruzados»

Arrondo había acudido los cinco últimos años a Bilbo con su compañero Karlos. Pero ayer Apeztegia tuvo que pasar la tarde en una celda de Soto del Real. Su encarcelamiento en octubre fue seguramente la noticia represiva más inesperada e inexplicable de 2018 y Arrondo no ocultaba su estupor ni su enfado mientras la marcha avanzaba: «Le imputan entrar en ETA cuando ya cumplía condena por eso, y además usando como excusa una nota que no provocó ningún efecto... Esto no hay por donde cogerlo y no podemos quedarnos cruzados de brazos».

Apeztegia ya pasó 22 años entre rejas (ambos se conocieron allí, pero esa es otra historia). A la espera de juicio, Arrondo insiste en «denunciar, hacernos oír, no dar por normal lo que no lo es». No podía faltar en Bilbo, pero además quiso hacerlo colaborando con la organización, en el servicio de orden. Se sintió reconfortada con la marcha, pero desde Bilbo, no perdía de vista Soto: «Allí Karlos está solo, sin ningún otro vasco, con situaciones de convivencia difíciles... No hay derecho a todo esto».

Joseba ENBEITA

Expreso vasco

«Saber que hay un pueblo que está en marcha es importante»

El pasado 13 de agosto Joseba Enbeita, Gorri, salió de la prisión de Puerto III y regresó a Euskal Herria tras pasar 24 años preso. Ayer fue un día muy especial para él, cargado de emoción y marcado por el recuerdo de quienes todavía siguen encarcelados o en el exilio. Al concluir destacaba que manifestaciones como las que ayer recorrieron las calles de Bilbo y Baiona son muy importantes para los represaliados, porque «saber que hay un pueblo que está en marcha es importante, es muy especial para las personas que están presas». Enbeita remarcaba que este tipo de grandes movilizaciones son «muy necesarias», pero también las concentraciones que se celebran todas las semanas en pueblos y ciudades.

Mirando ya al futuro, Enbeita espera que algún día no sea necesario salir a la calle para reivindicar esta cuestión, pero es consciente de que «nos costará, viendo la actitud de los estados. Tendremos que pelearlo, tendremos que seguir luchando para vaciar las carceles y traer a los exiliados. Pero lo conseguiremos», asegura con énfasis.

Olatz IGLESIAS

Hija de Juan Carlos Iglesias

«Es ilusionante ver que se moviliza gente que hasta ahora no lo hacía»

Olatz Iglesias conoce muy de primera mano las medidas de excepción; ha sido «niña de la mochila» toda su vida y de diferentes modods. Su padre, Juan Carlos Iglesias, continúa preso hoy día en Villena, en Alicante, a cientos de kilómetros de su hogar, y su madre, Nagore Mujika, estuvo prisionera en cárceles españolas y francesas.

Nagore vivió la jornada «con mucha emoción». Destaca el sentimiento de sentirse arropada por las miles de personas que llenaron Bilbo y Baiona, y a la vez feliz de constatar que la movilización de enero «no pierde fuerza». Igual que ver que, «más allá de las cifras», un año más «se ha movilizado gente que hasta ahora no lo había hecho».

Destaca que esto es muy importante para las personas presas, que comprueban año tras año que «la mayoría del pueblo está con ellos, que este problema no se olvida». No obstante, remarca que estas marchas «nacieron con la intención de acabar algún día. Significaría que se respetan los derechos humanos, que hay una política penitenciaria más humana».

Oihana PAROT

Unai Parot presoaren alaba

«Zenbat eta jende gehiago izan, errazagoa izango da bidea egitea»

Oihanaren aitak ia 29 urte darama espetxean, beraz, atzokoa ez zen izan urtarrileko manifestazioan parte hartzen zuen lehen aldia. Aldiz, deialdia Baiona eta Bilbo artean banatzea begi onez ikusi zuen, «jende gehiago biltzeko aukera ematen duelako»; baina aldi berean, «mobilizazio puntual bat baino zerbait gehiago» izateko itxaropena agertu zuen, zeren «garrantzitsua da egun honetaz harago, jendea urtean zehar ere mugitzea».

Bakarrik egin behar izaten dituzten bidaiei aurre egiteko halakoetan jasotzen duten babesa sentitzeak «on egiten duela» eta «hunkigarria» dela aitortu zuen Parotek. Ostera, inoiz baino ordezkaritza zabalagoa izan arren, beraien etxean ez dutela politikarien babesik sentitu adierazi zuen. Aldiz, «herritarrengandik duela bi urtetik babes eta laguntza gehiago jasotzen dugu».

Atzo ez zuten bisitarik, baina «astean bost minutuko bost dei egin ditzake aitak, eta hemen nagoela badakienez zazpietan deituko du, horregatik aspaldi hitz egin ez duen lagunak bilatu eta elkartuko ditut haiekin hitz egiteko aukera izan dezan».

Mikel EPALZA

Zokoko apaiza

«Hau berria da, gerla logika batetik bake logika batera pasa gara»

Gerturatzen zitzaion jende guztiari kasu egiten nahikoa lan bazuen Epalza apezak Baionan. Ipar Euskal Herriko 40 apaizek atxikimendua eman zioten atzoko mobilizazioari eta Epalzak zergatia azaldu zuen: «Eliza gizartearen parte da eta gizarteak bake bidea bultzatzen duen heinean guk ere hor egon behar dugu, apaiz bezala, baina baita herritar bezala ere».

Hurbiltzen zitzaion jendearengandik «inpresio baikorrak» jasotzen zituela eta, itxaropentsu agertu zen Epalza «bakea eraikitzea guztioi dagokigula ulertu baitu gizarteak eta baita ordezkari politikoek ere». Bere iritziz, «egun bizi duguna berria da, Karlistaldietatik sufrikarioa baino ez da izan herri honetan, baina orain gizarteak elkarbizitza nahi du, eta hori ez da emana, horretarako lan egin behar da, eta elizak ere bere hondar aletxoa jarri behar du».

Bake artisauen mezua ere azpimarratu nahi izan zuen Zokoko apaizak, bere esanetan, «ebanjelioak dioena baita, zuzentasunaren mezua dugu batetik, baina baita gizatasunarena ere, presoen eta biktimen sufrimendua aitortzen baita».