14/01/2019

Reportaje
 
Perpetum Mobile aúna la reutilización de telas con el reciclaje laboral

La emprendedora Mireia Viladomiu ha co-fundado junto a Peñascal Kooperatiba una iniciativa dedicada a la creación y venta online de productos textiles con antiguos tejidos. Además de la actividad ordinaria, el negocio servirá para formar al alumnado de la entidad.

Maitane ALDANONDO
0114_eko_perpet3

Un movimiento interminable, así se traduce la locución latina perpertuum mobile que daba nombre al sueño de una máquina capaz de generar energía continua con un único impulso. También es el nombre de la historia de segundas oportunidades tejida por Mireia Viladomiu de la mano de la cooperativa bilbaína Peñascal, dedicada entre otras cosas a la formación de personas en riesgo de exclusión. Una iniciativa centrada en el diseño, la confección y la venta online de artículos textiles singulares elaborados con telas antiguas. Lanzaron su primera colección en noviembre y están pensando en la siguiente.

Viladomiu es licenciada en Historia y trabajaba diseñando exposiciones hasta que la crisis la dejó sin trabajo en 2011. Buscó en la costura una vía de escape creativa «para no salpicar de amargura» a su entorno. Así, fue aprendiendo de manera autodidacta y regalando sus creaciones a sus allegados. Uno de ellos, le recomendó que firmara sus piezas para lo que creó un nombre y un logo. «Perpetum mobile, porque tú eres una persona que está siempre activa», recuerda la emprendedora. Tenía claro que lo suyo no era la artesanía y que sólo vendería sus piezas cuando se dedicara profesionalmente a ello. El último empujón se lo dio un hallazgo inesperado en un almacén de Barcelona: unos tejidos olvidados de un fabricante de telas de colchón. «Algo tenía que hacer con ellas, pero no sabía qué. No tenía ni un duro. Empecé a andar, a darle forma, a buscar un taller de confección y di con Peñascal».

Tras dos años madurando conjuntamente la idea, el pasado junio co-fundaron una sociedad limitada con el capital mínimo, del que Viladomiu tiene el 24% y Peñascal el 76%. La entidad pone la infraestructura, así como los medios humanos, materiales y económicos de sus fondos propios; mientras que la responsable aporta el conocimiento y se encarga de la labor cotidiana. «La vida del emprendedor es muy complicada, tienen muchas barreras financieras, administrativas, económicas... Nosotros intentamos facilitar la idea que tiene Mireia y que a nosotros, evidentemente, nos viene bien», afirma Santiago Membibre, coordinador de las empresas de inserción de Peñascal.

Perpetum Mobile es una empresa sin ánimo de lucro, con una fuerte vocación social que conjuga con una parte formativa. Es decir, uno de sus objetivos es generar conocimiento y traducirlo para la capacitación en venta online tanto del profesorado como del alumnado de Peñascal. «Nos faltaba algo relacionado con la venta online. Nos va a servir para enseñar y explicar a los alumnos la realidad de la calle», apunta Membibre. Todo eso sin perder de vista la rentabilidad y la calidad del producto para ser competitivos.

productos con «verdad»

Las telas encontradas tienen ahora una nueva vida gracias a la colección Fabrika’18/19. Los tejidos que antaño se emplearon para forrar colchones o tapizar muebles, prestan sus colores vistosos y estampados Jacquard –especie de bordado creado industrialmente– a llamativos bolsos, maletines o delantales. Complementos de moda, hogar y escritorio cuyo precio de venta al público oscila entre los 12 euros de las libretas a los 47 de las bolsas de viaje. También han fabricado manteles típicos de mesón, «un homenaje a las amatxus», o delantales para cocinillas bautizados como The Basque Man’s Tool Box –la caja de herramientas del hombre vasco–, que incorporan un trapo de cocina.

Perpetum Mobile cuenta con una trabajadora que se encarga de la confección, y es intención de su responsable sacar al menos dos colecciones al año. Ya están pensando en productos totalmente diferentes de cara al verano, que tendrán en cuenta las actividades al aire libre, la playa... No se ponen límites en cuanto al producto, incluso mobiliario, siempre que sea textil. En breve, Viladomiu colaborará con un profesor de Hostelería para que le oriente en el diseño de nuevos artículos de cocina, a cambio, ella le ayudará a potenciar sus actividades.

Sus productos son una mirada nueva a lo antiguo que esperan que sus clientes valoren. Se dirigen a personas con cierto nivel socio-económico y educativo, que aprecien «la verdad» que hay detrás del producto; y vean en las pequeñas imperfecciones del tejido el rastro de épocas en las que las cosas se hacían de otra manera. Pusieron a la venta la colección a finales de noviembre para aprovechar la campaña de Navidad. El corazón de la venta es online –https://perpetummobile.store–, pero para ganar visibilidad han participado en los mercados navideños de Getxo y Bilbo, «para ir sembrando», y quieren vender en «ciudades secundarias con tiendas que se ajusten a nuestro target». Su objetivo ahora es darse a conocer y crecer de forma «orgánica y ordenada», para consolidar la marca dentro del diseño vasco.

Aunque prevén dos ejercicios con una cuenta de resultados deficitaria, la apuesta es firme por ambas partes. Membibre asegura que harán todos los esfuerzos necesarios para que sea rentable, teniendo en cuenta que «cuanto más empleo creemos y más sostenible sea, con no tener pérdidas nos valdría. Ojalá ganemos mucho dinero para que nuestras personas asalariadas tengan condiciones dignas, para reinvertir, crecer, dar nuevas oportunidades...». Sin saber qué les deparará el futuro, este proyecto ya es un sueño cumplido para Viladomiu. «Cuando alguien realmente quiere algo, por lo menos tiene que intentarlo. Es importante tener ilusión y ganas, y no tener miedo al fracaso», concluye la emprendedora.

 

PEÑASCAL KOOPERATIBA FOMENTA Y TUTELA DIEZ EMPRESAS DE ECONOMÍA SOCIAL

Peñascal Kooperatiba es una empresa social sin ánimo de lucro creada en 1986. Su principal actividad es la formación de personas en riesgo de exclusión social que buscan una segunda oportunidad en el mundo laboral. Como misión se plantea formar desde el propio trabajo, aprender haciendo, para lo que dispone de una red de empresas de inserción y de economía social.

Perpetum Mobile es la décima iniciativa empresarial puesta en marcha al amparo de Peñascal. Con todas ellas trata de generar empleo compitiendo en el mercado, generando riqueza en el entorno y favoreciendo la economía social. En total ha generado 95 puestos de trabajo, de los cuales aproximadamente el 60% son de inserción. En la mayoría de los casos, la promotora del proyecto ha sido la propia cooperativa, que además pone a disposición de la nueva compañía la infraestructura de la entidad. No obstante, cada una tiene su gerente, sus personas trabajadoras, alguna de inserción que pueden formar parte de la plantilla entre uno y tres años. Aún así, Peñascal mantiene una tutela. Santiago Membibre, coordinador de las empresas de inserción de la cooperativa, explica esta supervisión con un ejemplo: tres chicos cualificados pusieron en marcha una fontanería. Tenían mucho trabajo y ganaban dinero, por lo que se subieron el sueldo, se compraron una moto... Cuando llegó una época más blanda no tenían colchón, se fue al traste. «Entonces, decidimos que lo mejor era que Peñascal supervisara esas empresas», recuerda.

Esa tutela hace posible que todas sus empresas sigan activas. «Unas tienen pérdidas, otras ganancias; pero si no estuviera Peñascal detrás, en el mercado ordinario varias estarían cerradas». M.A.