24/04/2019

Bucks vs. Celtics, primeras semifinales de la Conferencia Este
GARA

Nada parece detener la marcha triunfal de los Milwaukee Bucks, con su ala-pívot estrella, el griego Giannis Antetokounmpo, quien volvió a ser el líder en la cuarta victoria y el pase a las semifinales de la Confrencia Este frente a los Detroit Pistons.

Algo que no pudieron lograr los Houston Rockets al perder de visitantes el cuarto partido de la eliminatoria de primera ronda de la Conferencia Oeste que disputan ante los Utah Jazz, que se mantuvieron con vida al forzar el quinto encuentro.

El dominio de los Bucks volvió a tener como protagonista a Antetokounmpo que aportó 41 puntos, nueve rebotes, tres asistencias y cuatro tapones con los que ganaron a domicilio (104-127) a los Pistons en el 4º partido.

La victoria permitió a los Bucks pasar a las semifinales, donde tendrán de rivales a los Boston Celtics, que también barrieron su serie ante los Indiana Pacers.

Los Bucks no conseguían pasar a las semifinales de los playoffs desde la temporada de 2001. Tampoco habían ganado una serie por 4-0 al mejor de siete desde 1983 cuando lo hicieron ante los Boston Celtics en las semifinales de la Conferencia Este.

El cuarto partido quedó decidido al concluir el tercer periodo cuando los Bucks lograron una racha de 17-3, y se pusieron con 10 tantos de ventaja. Junto a Antetokounmpo, que anotó 16 puntos en el tercer periodo, los Bucks, mejor marca de la Liga en la temporada regular, también tuvieron el apoyo del alero Khris Midlleton (18 puntos y cuatro rebotes).

Los Jazz frenan a Rockets

La combinación del escolta Donovan Mitchell, el alero Jae Crowder y el base cata&bs;lán Ricky Rubio permitió a los Jazz vencer por 107-91 a los Rockets en el cuarto partido de la eliminatoria de la Conferencia Oeste (3-1).

El quinto partido se jugará este miércoles en el Toyota Center de Houston, donde los Rockets tendrán la segunda oportunidad de asegurar el pase a las semifinales.

El escolta estrella de los Rockets, James Harden, llegó a los 30 puntos, incluidos seis triples, y volvió a ser el líder encestador del equipo de Houston, pero no tuvo ningún protagonismo en el juego interior al quedarse con apenas tres rebotes, cuatro asistencias y recuperó dos balones. El mayor problema para Harden y los Rockets fueron las 8 perdidas de balón de las 15 del equipo.