15/08/2019

Defienden en Bilbo que «el top manta es un trabajo para muchas personas»

Una concentración frente al Ayuntamiento de Bilbo pidió ayer que no se someta a persecución y acoso policial a quienes ejercen la venta ambulante, y reclamó que en fiestas haya sitio para todos y todas, también para quienes se dedican al top manta para salir adelante.

Iker BIZKARGUENAGA|BILBO
0815_eh_manta

«Manteroak ere jaixetan. Sobrevivir no es delito», rezaba la pancarta que acompañaba a la concentración convocada por SOS Racismo y la asociación Mbolo Moye Doole frente al Ayuntamiento de Bilbo.

La movilización tenía como objetivo sensibilizar a la ciudadanía para que apoye a la gente que practica la venta en la calle durante las fiestas, que empiezan este próximo sábado, «para que todos y todas podamos disfrutarlas y que nadie sufra persecución en ellas», según expuso la representante de SOS Racismo Bizkaia Elena Bezanilla. En ese sentido, pidió que los manteros «no sufran acoso policial». Indicó que la venta es «su trabajo y una forma digna de supervivencia».

Antes que ella, una persona que se dedica a la venta ambulante tomó la palabra para recordar que «la venta ambulante, el top manta, es un trabajo para muchas personas que sobreviven gracias a él», y señalar que el acoso y hostigamiento no van a terminar con él, sino que «lo único que consiguen es criminalidad y precarizar aún más nuestra existencia».

«Queremos trabajar»

«La Ley de Extranjería nos condena y nos mata», denunció, recordando el caso de los manteros fallecidos.

La fotografía de uno de ellos, Mame Mbaye Ndiaye, muerto el año pasado en Madrid tras una persecución policial, era visible en los carteles que portaban varios de los concentrados ante el Ayuntamiento. En ellos se podía leer que «el racismo institucional mata».

«Queremos trabajar; no quiero vender ni seguir corriendo de la Policía, pero tanto yo como otra mucha gente está haciendo lo mismo porque no hay otra cosa para sobrevivir», manifestó.

La movilización se prolongó durante una media hora, entre lemas como «La Ley de Extranjería mata gente cada día», «Inor ez da ilegala» y «Perseguir a los banqueros, no a los manteros», y en ella participaron también integrantes de diversas comparsas festivas.

«CAZA DE BRUJAS»


Durante la concentración se realizó un llamamiento a evitar una «caza de brujas» y a reconocer el derecho a trabajar. Se pidió que «no conviertan la Aste Nagusia en una fiesta `&bs;para algunos y una cacería para otros».