15/08/2019

Empezar como acabó

En la Premier, los grandes favoritos ganan en el arranque, como en Francia, mientras Mario Balotelli deshoja la margarita de su futuro.

Joseba VIVANCO
0815_kir_internacional

El Leeds United de Marcelo Bielsa perdió la cuenta de ocasiones que amontonó frente al arco rival en la primera jornada de la Champioship, la Segunda inglesa, pero al final el debut acabó con empate a un gol. La vida sigue igual... para algunos. Para el Liverpool de Jurgen Klopp, debutante con un rotundo 4-1 al vigente campeón de esa Championship y recién ascendido, el Norwich, con gol del egipcio Mohamed Salah, que al día siguiente tuvo el detalle de parar su automóvil al ver que un crío, Louis Fowler, de 11 años, se golpeó contra un poste cuando le perseguía un autógrafo; le ayudó y se sacó con él la preciada fotografía, con la lastimada nariz aún ensangrentada. Malherido quedó también el West Ham de Manuel Pellegrini, que le tocó estrenarse en suerte recibiendo al Manchester City. La vida también sigue igual para los Citizens, que a modo de aviso a navegantes les endosaron a los Hammers la primera manita de la temporada, 0-5, con tripleta de un Rahem Sterling que se dice lo festejará con la inminente firma como nueva imagen de Nike para lucir en exclusiva la marca ‘Air Jordan’ con un contrato de 100 millones de libras.

En Inglaterra ha dado mucho de qué hablar estas semanas la irrupción de ‘‘The Athletic’’, un medio estadounidense que ha fichado a más de medio centenar de los periodistas que escribían sobre fútbol en los principales medios británicos. Seguro que ninguno de ellos con la fina opinión de todo un José Mourinho, sin equipo y comentarista para Sky Sports, quien al ser preguntado por sus favoritos al título para esta campaña, señaló al City, al Tottenham, al Liverpool y... al filial del City. ¿Qué inversión requiere ganar un título? En los cinco últimos años, el City ha sido el equipo que más dinero ha invertido en la Premier en tres de esos cinco veranos, casi 800 millones en total. Al Liverpool, la Champions, único entorchado reciente, le ha costado 600 millones en fichajes durante los últimos cinco cursos, frente a los 60 del Real Madrid por título conquistado en ese mismo tiempo, o los poco más de 70 del Barça. Lo llamativo de toda la locura del último mercado de fichajes de esta Premier es que los Reds son el equipo que menos dinero han gastado de la liga inglesa, solamente 1,9 millones. Todo lo contrario del ascendido Aston Villa.

Los ‘villanos’ de Birmingham se han dejado por el camino casi 150 millones de euros en una docena de caras nuevas, más dinero que el Bayern, Milan o Borussia Dortmund. Dinero que le valió para dar una buena imagen pero salir derrotado en su visita al Tottenham, con gol para los Spurs del prometedor mediocampista francés Tanguy Ndombélé, fichaje más caro de la historia de los de Londres, 60 millones al Lyon, y dos tantos del ‘Aviador’ Harry Kane.

Un «gordo» de Sheffield

La tercera novedad esta temporada en la máxima categoría es el Sheffield United, arrancando un valioso empate a domicilio sobre la bocina. En el minuto 82 saltó al césped, para cuasi debutar en Premier, un tipo de 33 años que ha marcado infinitos goles en las divisiones inferiores del fútbol inglés, que es natural de Sheffield, un tipo que representa el fútbol modesto, un tipo apodado por todos como, precisamente, un «tipo gordo de Sheffield», un tipo al que en 2011 se le murió su hijo recién nacido y él decidió jugar esa jornada, marcar y dedicárselo para emocionar a toda Inglaterra. Volvió a su casa, a su Sheffield, cuatro años después, para liderar el ascenso a la Premier. El fin de semana salió en el minuto 82 y en el 88 empató el partido para desencadenar una locura indescriptible en él, compañeros e hinchas. El primer jugador de la historia en marcar en League Two, League One, Championship y Premier. No, él no es solo un «tipo gordo de Sheffield», él es una leyenda. Es Billy Sharp.

El fútbol inglés tiene estas cosas que nos permiten albergar esperanzas en medio de un fútbol cada vez más mercantilista. El Queen Park Rangers, un histórico ahora en Segunda, estrenó nuevo nombre para su estadio Loftus Road, y lo hizo tras consultar a sus seguidores para que propusieran uno de entre varias organizaciones caritativas, en lugar de echarse en brazos de alguna marca comercial. El elegido fue la Kiyan Prince Foundation, en recuerdo de una vida que nunca debió irse, la del joven Kiyan, el mismo que a sus 16 años apuntaba a futuro jugador del primer equipo cuando una tarde, en 2006, al salir de clase, se interpuso para tratar de evitar un acto de bullying hacia otro escolar, gesto que acabó con su vida tras recibir una puñalada en el corazón. Su progenitor, campeón de boxeo, se volcó en trabajar con los jóvenes pandilleros y violentos, creó la Fundación que lleva el nombre de su hijo, fue condecorado con la Orden del Imperio Británico y ahora recibe el mayor reconocimiento a Kiyan, nombrar al estadio que nunca alumbró su prometedor fútbol.

Primer cubano en la Premier

Onel Hernández también creció robando frutas de los árboles y jugando a las canicas en la calle. No tocó una pelota hasta los seis años. Un tío trajo a casa unos canarios y a la postre resultó premonitorio. Esta primera jornada se convertía en el primer futbolista cubano en debutar en la Premier League. Lo hizo de amarillo, en las filas de los Canaries del Norwich, y a pesar de la golada 4-1 ante el Liverpool, jamás olvidará este día. Como aquel en el que se despidió de su tierra, a los seis años, rumbo a Alemania, país de origen de su padrastro. Entrenador de un modesto equipo, el fútbol ayudaría a integrar al crío. Y de ahí, a la Liga inglesa. «Cuba tiene mucha historia, Fidel Castro, el Ché, ser cubano y jugar en la Premier sería un privilegio», confesaba hace meses. El sueño está cumplido. Ahora le queda otro, vestir la camiseta de la selección caribeña.

Sueños cumplidos. Como el del joven galés Daniel James, fichado por el United al Swansea a cambio de 15 millones. Fue el tercer debutante con los Red Devils en el triunfal estreno por 4-0 ante el Chelsea de Frank Lampard. Los otros dos, el defensa más caro del mundo, Harry Maguire, y un lateral que apunta alto como Wan-Bissaka, fichado del Crystal Palace por 50 millones. El primero salió del banquillo para rubricar el cuarto gol y dedicárselo a su padre fallecido en mayo. La cruz, ese Chelsea de Kepa Arrizabalaga, Pedrito y el capitán Azpilicueta, y que sancionado sin poder fichar hasta verano de 2020 va a tener que tirar de cantera y de cedidos.

En total, 87 jugadores ingleses fueron titulares esta primera jornada, la mayor cantidad desde la 2010-11, lo que habla bien de un balompié inglés que ha fichado mucho en el mercado francés. Allí, arrancó también la Ligue 1, donde el Mónaco –que acaba de fichar el sevillista Ben Yedder por 40 millones– salió escaldado en casa, 0-3 ante el Lyon, Fábregas expulsado a la media hora y su director deportivo a la calle tras la derrota. Parecidos abucheos y silbidos que al Marsella que entrena el portugués André Villas-Boas, que cayó en el Velodrome 0-2 ante el Stade de Reims. El PSG ganó fácil, con goles de Mbappé, Cavani y Di María, los de siempre. Uno que se fue hace tiempo de Francia juega en la liga mejicana, hablamos de André-Pierre Gignac, 33 años, que acaba de colocarse con 105 goles como el mayor artillero de la historia de Tigres.

Con dos años más, 35, acaba de anunciar su retirada el tulipán Wesley Sneijder, subcampeón mundial, formado en el Ajax, triunfador en el Inter. En los nerazurri y el Niza francés coincidió con el irrepetible ‘Súper’ Mario Balotelli, que ha soplado esta semana 29 añitos cuando estaba a punto de cruzar el charco para ir al Flamengo brasileño pero se dice que el Brescia se ha cruzado en su decadente camino. Con quien no se quería cruzar nadie era con Roy Keane, el perro guardián del United de Sir Alex Ferguson. Ha cumplido 48 años. «Me he peleado con tantos futbolistas, que antes de los partidos no sé a cuáles saludar y a cuáles no», dijo una vez el angelito. Pura Premier.