03/12/2019

Legarda asume el «cepillado» de las bases y apoya parte del texto articulado de Urrutia

El experto designado por el PNV, Mikel Legarda, en una «explicación de voto» incluida en la documentación entregada por la comisión, asegura que parte de las bases recibidas no son ajustables a un texto estatutario, por lo que no se recogen en el proyecto presentado. Anuncia su apoyo a una parte del documento de Iñigo Urrutia (EH Bildu).

Iñaki IRIONDO|GASTEIZ
1203_eg_expertos

La documentación puesta ayer en manos del letrado mayor del Parlamento de Gasteiz por la comisión expertos contiene un texto articulado redactado por Iñigo Urrutia, jurista designado por EH Bildu, otro de Jaime Ignacio del Burgo, del PP, y otro firmado por Mikel Legarda (PNV), Arantxa Elizondo (Elkarrekin Podemos) y Alberto López Basaguren (PSE). Pero, en realidad, en este último hay tal cantidad de desacuerdos sobre cuestiones básicas que se puede entender que son dos o tres estatutos distintos.

Además, la documentación que hoy pasará a la Mesa del Parlamento incluye un escrito de presentación de su articulado por parte de Iñigo Urrutia, y una explicación de voto del diputado del PNV Mikel Legarda. El experto jeltzale viene a admitir un «cepillado» de las bases y principios aprobados por la Ponencia de Autogobierno, porque esos principios, aunque reflejen «la voluntad política de la Cámara», no se ajustan a «las particularidades y contenidos» de una «reforma del Estatuto».

El mandato parlamentario

El 12 de setiembre de 2018, la Ponencia de Autogobierno, con el apoyo de PNV, EH Bildu y EP, la abstención del PSE y el voto en contra del PP, aprobó una resolución en la que encomienda «a un grupo técnico» la redacción «de la propuesta inicial de texto articulado de la Proposición de Ley de reforma del Estatuto de Autonomía vigente, en congruencia y de conformidad con las Bases y Principios aprobados por la Ponencia».

Se añadía que, «asimismo, desde el respeto y salvaguarda de las bases consensuadas, se contemplará y procurará la posibilidad de hallar puntos de conexión de estas con los votos particulares presentados en la búsqueda de ampliar, si fuera posible, los consensos ya alcanzados». Se incluía la apostilla de que «dichos consensos serán identificados a efectos de su consideración por parte de la Ponencia».

Sin embargo, en su explicación de voto, el experto jeltzale, Mikel Legarda, entiende que «la misión» que se les encomendó «no es otra que la de introducir un proyecto político en el ordenamiento jurídico». Más adelante, insiste en que «el encargo» recibido «es articular un proyecto de texto normativo con visos de efectos jurídicos plenos y no una realidad virtual a la que se quiera dar apariencia de validez jurídica».

Aunque en el mandato parlamentario no se decía nada de eso, Legarda interpreta que los expertos debían poner el corsé de la actual legalidad constitucional a la voluntad mayoritaria del Parlamento. Y para ello distingue la parte de las bases «realizable a través de la reforma del Estatuto», en las que se centra, y otra que precisa de cambios en el ordenamiento del Estado, que se quedan fuera.

Por eso, Mikel Legarda, sostiene que «el proyecto técnico» presentado por Iñigo Urrutia en «algunos contenidos desborda la posibilidad de una reforma del Estatuto, sin perjuicio de que esos contenidos sean la voluntad política de la Cámara». En ese terreno introduce aspectos como «la relación de naturaleza confederal plena con el Estado, y todas sus variadas consecuencias, y que se reclama en distintos pasajes de las Bases y Principios aprobados por el Parlamento».

Propone que para esos casos se debe buscar camino por otros cauces distintos de cambio del ordenamiento jurídico, como la iniciativa legislativa del Parlamento ante las Cortes.

Apoyo a una parte de Urrutia

En la «explicación de voto» de Mikel Legarda hay también una novedad sustancial. Muestra su apoyo a lo recogido por el articulado propuesto por Iñigo Urrutia en lo relativo a las relación con la Comunidad Foral Navarra e Iparralde, si se entiende que «en las mismas se respeta» los requisitos contemplados en las bases y principios, y que si en algún extremo no se incluyen en su totalidad, entiende que es por «economizar».

Mikel Legarda afirma también que en buena parte de las propuestas hay coincidencia en títulos como «los referidos a los Derechos de la ciudadanía, a los Poderes o a la Hacienda Pública», aunque su visibilización es más difícil porque, en lugar de votos particulares, los expertos de EH Bildu y PP han optado por redactar sus propios textos.

En la presentación de su documento, Iñigo Urrutia denuncia que en el texto de la mayoría haya artículos en los que se ofrecen distintas versiones. Asegura que, «si ese hubiera sido el criterio general», sus propuestas se podrían haber incluido en el articulado general «como versiones alternativas».

Tres textos y pico

La comisión de expertos creada por la Ponencia de Autogobierno terminó ayer formalmente sus trabajos. Se reunieron durante algo más de una hora y entregaron sus documentos al letrado mayor de la Cámara.

El primero en llegar al Parlamento fue Jaime Ignacio del Burgo. Sostuvo que los 14 meses de trabajo han sido «un fracaso» porque «era la historia de un imposible». Apuntó que el texto del experto en representación de EH Bildu es el que «más se acerca» al desarrollo de las bases pactadas con el PNV, puesto que «busca convertir al País Vasco en un nuevo estatus con una relación bilateral del Estado». Desde el PP, por su parte, se opta por una profundización en la realidad foral de la CAV.

Después llegaron juntos los ponentes nombrados por PNV, Elkarrekin Podemos y PSE. Legarda y Elizondo se mostraron satisfechos con el trabajo realizado, mientras que López Basaguren aseguró que no era el momento de hacer valoraciones.

Iñigo Urrutia, por su parte, se mostró «frustrado» por el hecho de que la comisión se haya salido del mandato parlamentario y haya tratado de sustituir a los políticos. «Había un mandato claro que no se ha completado», afirmó, para añadir que «esto me ha imposibilitado unirme al texto de la mayoría y he presentado un texto aparte que es fiel reflejo del acuerdo político».

Los textos llegarán hoy a la Mesa del Parlamento.

SIN CONSENSO MÍNIMO


En la actualidad, tal y como se han presentado los textos articulados, no hay posibilidades de consensos mínimos, salvo que se volviera a las bases aprobadas en la Ponencia, puesto que el acuerdo «mayoritario» tiene divergencias que hacen imposible su aprobación.

TRAMITACIÓN


Una vez de que la Mesa reciba hoy los textos, le corresponde a la Ponencia de Autogobierno establecer una fórmula para su tramitación, que habrá que adoptar la forma de reforma estatutaria, que precisa convertir esa documentación en proposiciones de ley.

SIN TIEMPO


Todas las partes coinciden en que en lo que queda de legislatura no hay tiempo para abordar una reforma de estas características. Cuando se convoquen elecciones, sean en primavera o en setiembre, toda la tramitación decaerá y habrán de retomarse los trabajos después.