17/09/2014

Madrid vuelve a reclamar a Nafarroa los 1.513 millones por el IVA de VW

Yolanda Barcina anunció ayer, tras una «tensa» reunión con Cristóbal Montoro, que el Estado vuelve a reclamar a Nafarroa 1.513 millones cobrados indebidamente por el IVA de Volkswagen entre los años 2007 y 2011. El ministro de Hacienda comunicó a la presidenta navarra que ha recurrido el acuerdo que paralizaba una acta sancionadora de la Agencia Tributaria y ahora es el Supremo quien debe decidir.

gara, donostia
Barcina
Yolanda Barcina y Carmen Alba

INCAPACIDAD. EH Bildu denunció que la reapertura del expediente sancionador evidencia «la incapacidad» de Barcina al frente del Gobierno y el régimen de sumisión al Estado que UPN ha construido durante su etapa gobernando.

La viabilidad de Nafarroa como «comunidad diferenciada» ha quedado formalmente en manos del Tribunal Supremo. La Hacienda española vuelve a reclamarle 1.513 millones de euros por el IVA cobrado indebidamente de los coches de Volkswagen entre los años 2007 y 2011. Actualmente, la deuda viva navarra es de 2.000 millones de euros y, de sumarse esta nueva cifra, Nafarroa y su Hacienda tendrían serios problemas para sortear la bancarrota.

Barcina se mostró ayer «indignada» tras su reunión con Montoro, en la que este le habría comunicado su intención de presentar un recurso y reactivar la reclamación de los 1.513 millones de euros que en su día decidió dejar de exigir a Nafarroa. La cifra proviene de un acta sancionadora de la Agencia Tributaria por la forma de cobro del IVA de Volkswagen de 2011. No obstante, la noticia se produce en un contexto en el que el estatus político de Nafarroa está en discusión, tanto en Iruñea (donde acaba de realizarse un pleno monográfico) como en Madrid, tras la crisis abierta después de que el Gobierno de Mariano Rajoy haya presentado 12 recursos contra leyes navarras.

El anuncio de Barcina sorprendió después de la aparente cordialidad con la que transcurrió el anterior encuentro entre ambos. En la pasada reunión, la presidenta aseguró que las cuentas navarras no serían intervenidas pese a que Hacienda considera que se han incumplido los objetivos de déficit y, de hecho, Barcina había asegurado que lograría que Montoro echaría para atrás algunos recursos ya interpuestos contra las capacidades tributarias navarras.

Básicamente, el conflicto radica en el sistema de cobro acordado sobre VW. Durante 17 años, la Hacienda navarra cobraba el impuesto del IVA del 100% de los coches que salían de planta de VW y que eran vendidos por la multinacional alemana a una empresa exportadora filial (Vaesa), sita en Catalunya. La mayoría de esos coches se exportaban a otros países y, cuando Vaesa exigía que se le reintegrara el IVA de los coches exportados, las devoluciones corrían a cuenta del Gobierno español y no de la Hacienda Navarra, que era la que había cobrado el dinero.

Inspectores de la Agencia Tributaria se dieron cuenta de esta trampa en 2011 y elaboraron dos actas de sanción de 1.513 millones. Posteriormente, negociaciones bilaterales del Gobierno navarro y el español cambiaron este modelo por otro equivalente (en el que Nafarroa perdía 25 millones al año) y, más tarde, decidieron anular el procedimiento sancionador de la Agencia Tributaria perdonando, de alguna manera, a Nafarroa. Esta decisión fue recurrida por parte de UPyD, pero hasta ahora UPN había vendido el apoyo del PP como un gran éxito.

La paralización de la multa de los 1.513 millones se realizó a través de un acuerdo de la Junta Arbitral (el órgano que regula el flujo de impuestos Nafarroa-Estado). Esta resolución tenía el voto en contra del representante del Estado y ahora Montoro ha decidido recurrirlo para que todo quede en manos del Supremo. De todos modos, el ministro todavía puede retirarlo si su intención tan solo es usarlo como amenaza en la negociación.

Barcina aseguró ayer que el único problema estaba en el expediente sancionador de la Agencia Tributaria y que el resto de los acuerdos alcanzados sobre cómo se gestionará el IVA de VW a partir de ahora se quedan tal como estaban.

Nuevas reuniones para tratar la renovación del convenio

Madrid e Iruñea han fijado un próximo encuentro para el día 30, con el compromiso de que los técnicos de ambas partes lleguen a un borrador del documento que regulará el próximo convenio. «Hay mucha tarea por delante», aseguró la presidenta navarra, que consideró «urgente» desarrollar este nuevo texto que «deje clara la capacidad tributaria de Navarra». Barcina mostró su confianza en que la propuesta que presentará su Ejecutivo permitirá «armonizar los impuestos pendientes» y servirá de base para evitar nuevos choques, que habitualmente son resueltos por el Gobierno español pidiendo amparo al Constitucional. Además, confía en que algún litigio se anulará.