11/11/2018

MIKEL BUJANDA
DIRECTOR DE EUSKALERRIA IRRATIA

Antes de ligar su carrera profesional a Euskalerria Irratia, el periodista Mikel Bujanda (Donostia, 1955) trabajó en Radio Pamplona Cadena SER donde realizaba programas en euskara. Desde el 7 de noviembre de 1988 continúa en la dirección de Euskalerria Irratia.

«A pesar de las trabas, Euskalerria Irratia sigue siendo una realidad»
Koldo LANDALUZE|DONOSTIA
1111_bujanda

Euskalerria Irratia se encuentra en plena celebración de sus primeros treinta años de ruta radiofónica. Una emisora que nació el 7 de noviembre de 1988 con la idea de ser un altavoz en euskara para los oyentes de Nafarroa. Una tarea compleja que se ha visto salpicada por diferentes problemas de índole político e idiomático. Mikel Bujanda, director de esta emisoria referencial desde sus inicios, revela las etapas de una aventura tan intensa como compleja.

El pasado 7 de noviembre, Zentral Kafe Antzokia de Iruñea se convirtió en epicentro de una celebración muy relevante para Euskalerria Irratia.

Así es. Treinta años en antena es algo muy a tener en cuenta para una emisora de las características de Euskalerria Irratia. Fue una cita muy especial, cargada de emotividad y simbolismo porque con ella quisimos, sobre todo, agradecer a nuestra audiencia su fidelidad. Además, queríamos tener presentes a todas las personas que hacen posible que este proyecto sea viable, tanto a trabajadores de la emisora, colaboradores, socios y anunciantes que han depositado en nosotros su confianza. Creo que la mejor manera de definir este acto fue lo que expresé en él, ante todo consistió en «un encuentro con los amigos de Euskalerria Irratia».

¿Cómo valora esta ruta que se inició el 7 de noviembre de 1988?

Creo que en su conjunto se trata de un viaje apasionante, cargado de dificultades y mucha ilusión. Una ilusión que todavía sigue muy presente y que mantiene en su ideario un elemento fundamental, ofertar un servicio comunicativo a la comunidad euskaldun en Nafarroa. Hace treinta años urgía esta necesidad y en cuanto sumamos esfuerzos y tuvimos la ocasión se puso en marcha esta emisora. La valoración es muy positiva porque, con el paso del tiempo, Euskalerria Irratia sigue siendo una realidad incuestionable.

En este apartado de valoraciones también figuran las constantes trabas que ha encontrado Euskalerria irratia para obtener una licencia.

Creo que es lo más negativo que nos ha ocurrido. El camino ha sido costoso, cargado de dificultades para obtener una licencia para emitir. No fue hasta enero de 2016 cuando el Gobierno de Nafarroa finalizó la ejecución de la sentencia judicial relativas a dos licencias de radio Frecuencia Modulada para Iruñea que se licitaron en 1997, otorgando una de ellas a Euskalerria Irratia. La incertidembre fue total porque fue semejante el número de trabas que nos pusieron que la posibilidad de dar por finalizada esta apuesta radiofónica era una realidad. Por fortuna, en los últimos años los cambios que se han producido en Nafarroa dieron un giro completo a esta situación extrema.

Otro elemento a tener en cuenta en este apartado en la propia dificultad que conlleva el mantenimiento de una radio en euskara en Nafarroa. Es verdad que año a año aumenta el número de gente que habla euskara pero habría que fortalecer mucho más ese lazo que nos une a nuestra propia audiencia. Cuanta más gente hable euskara, mayor sería el eco de Euskalerria Irratia.

 

¿Y en relación a su presente y futuro más inmediato?

El presente y futuro está dictado por la dinámica que están marcando las nuevas tecnologías. Somos una emisora humilde pero en la que sus trabajadores han revelado una gran profesionalidad a la hora de invertir sus esfuerzos en este sentido y adaptarnos a estos tiempos. La vía abierta por Tokikom figura entre lo más destacado ya que nos ofrece la posibilidad de ampliar nuestra audiencia dentro de una experiencia colectiva muy interesante. Otro elemento a destacar son las diferentes desconexiones que hacemos para Euskadi Irratia.