Martxelo Diaz
ZANGOZA

María Chivite avala la polémica mina Muga como referente de «sostenibilidad»

María Chivite, la lehendakari navarra, ha calificado la polémica mina Muga de «proyecto sólido y sostenible» en un acto organizado por Geoalcali, la promotora de la explotación situada entre Nafarroa y Aragón, cerca del embalse de Esa, y que ha despertado una amplia oposición.

María Chivite, en el acto organizado hoy por Geoalcali. (GEOALCALI)
María Chivite, en el acto organizado hoy por Geoalcali. (GEOALCALI)

La lehendakari navarra, María Chivite, ha avalado la polémica mina Muga, destacando que se trata de «un proyecto sólido y sostenible». Chivite ha acudido hoy a un acto organizado por Geoalcali, promotor de la mina, y al que han asistido también el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, y representantes del Gobierno de Aragón. Se trata de un proyecto que ha despertado oposición vecinal en la zona por sus afecciones ambientales y por su dudosa viabilidad económica.

Según ha manifestado Chivite, Muga «será un proyecto que supondrá un importante impulso para la creación de empleo y será un instrumento eficaz en la lucha contra la despoblación, creando empleo de calidad, que reactivará la zona».

En su intervención, Chivite ha señalado que la legislación «es absolutamente garantista en los distintos trámites administrativos por los que ha pasado Muga hasta la concesión minera» y ha recordado que este proyecto «ha sido sometido a numerosos y rigurosos procesos, teniendo en cuenta la participación de una gran cantidad de organismos e incorporando mejoras, a dos periodos de consulta pública y a un exhaustivo proceso de participación ciudadana, para convertir a Muga en un proyecto sólido, de envergadura y sostenible para el territorio».

Según la lehendakari, «el empleo es uno de los pilares fundamentales del Gobierno de Navarra y este proyecto puede contribuir al arraigo de la población en una zona castigada por el envejecimiento y la despoblación».

Geoalcali agradece el respaldo de instituciones navarras

Por su parte, Ignacio Salazar, CEO de Geoalcali, ha agradecido «el respaldo brindado por las instituciones de Navarra y Aragón, que siempre han mostrado un fuerte apoyo público al proyecto, lo que supone un reconocimiento a Muga como oportunidad única para el desarrollo socioeconómico de la región».

Salazar ha incidido en que, «a partir de ahora, la empresa inicia una nueva fase dirigida a la construcción de las instalaciones, previa obtención de las licencias municipales y la consecución de respaldo financiero».

Autorización recién recibida

El Gobierno español, en coordinación con los gobiernos navarro y aragonés, autorizó el 1 de julio la explotación de la Mina Muga, a pesar de que ha provocado quejas por su afección medioambiental en una zona en la que se ubica también el embalse de Esa, cuya estabilidad está seriamente cuestionada por la movilidad de la ladera derecha, que no se reforzará por el horadamiento de una zona cercana para explotar una mina de potasa. Hasta la propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha alertado sobre los efectos de la mina.

En cualquier caso, al proyecto todavía le faltan las correspondientes licencias municipales.

Junto a ello, se ha alertado de que la empresa Geoalcali se basa en la especulación bursátil y que la explotación de la mina navarro-aragonesa no sería más que un movimiento dirigido en esa dirección.

La mina se instalará en los términos municipales de Zangoza (Nafarroa) y Undués de Lerda (Aragón) y Geoalcali anuncia una inversión de 600 millones de euros, la creación de mil puestos de trabajo en la construcción y 800 directos en la explotación y una producción de un millón de tonelada al año de potasa. Proclama, además, que será «la primera mina de potasa del mundo que no dejará residuos en superficie».

La eurodiputada de Podemos-Ahal Dugu Idoia Villanueva ha alertado de hay «serias dudas» de que la explotación de la mina Muga sea compatible con la estrategia de «transición verde» impulsada desde las instituciones europeas.

Desde Aragón, Chunta Aragonesista (CHA), partido que conforma la mayoría gubernamental autonómica ha calificado el proyecto de la mina de «insostenible» y ha reclamado explicaciones en el Senado al Gobierno español sobre los motivos de la concesión del permiso «teniendo en cuenta las afecciones que producirá y la gran oposición que existe en la zona afectada».