Éxito inapelable de una cadena humana con un rotundo mensaje independentista

Cientos de miles de catalanes han dibujado esta tarde su línea hacia la independencia, con una cadena humana que ha llenado 400 kilómetros de litoral de norte a sur del Principat. Lo han hecho con un mensaje muy claro, dirigido tanto al mundo como a las propias instituciones catalanas: una gran mayoría social quiere un nuevo estado independiente. El Govern ha cifrado en 1,6 millones el número de participantes.

@zalduariz|Barcelona|2013/09/11 17:10
Arp3646083
Manos entrelazadas frente a la Sagrada Familia de Barcelona. (Lluis GENE/AFP)

Hasta la meteorología ha dado una tregua para contribuir al rotundo éxito de la ‘Via Catalana cap a la Independència’, la espectacular cadena humana que esta tarde se ha extendido a lo largo de más de 400 kilómetros de Principat, de sur a norte, con un mensaje claro y nítido: una amplia mayoría social de Catalunya quiere un estado independiente.

Así lo han repetido a lo largo de toda la tarde los centenares de miles de participantes -no se ha dado ninguna cifra, pero han sido muchos más de los cerca de 500.000 inscritos-, que han mostrado una impresionante capacidad de organización para hacer frente al reto logístico que suponía componer toda la cadena. De esta manera, al mérito cuantitativo de la manifestación del año pasado, la ANC suma el mérito cualitativo de la organización del evento de este año.

La Generalitat ha cifrado la participación ciudadana en la cadena independentista en una cifra «en ningún caso inferior» a los 1,6 millones de personas.

Tras el traslado de miles de personas a lo largo del día a alguno de los 800 tramos de los que ha constado la Vía Catalana, los preparativos han comenzado hacia las 15.00 horas, cuando la gente ha empezado a acercarse al recorrido. Para las 16.00 horas la mayoría del trayecto de la cadena estaba cortado ya al tráfico y los responsables de cada tramo organizaban a los asistentes, en algunos lugares muchos más de los necesarios para conformar la cadena.

Todo estaba preparado para cuando, a las 17.14 horas, el campanario de la Seu Vella de Lleida ha comenzado a repicar, dando el pistoletazo de salida oficial a la cadena, cuyos miembros se han dado la mano ofreciendo una espectacular y potentísima imagen al mundo. Algo ciertamente difícil de describir. Hoy son las imágenes las que hablan.

Tras el ‘Cant dels Ocells’ de Pau Casals, un vídeo en varios idiomas -con Pep Guardiola en alemán incluido-, han comenzado los discursos descentralizados, empezando por el filósofo Rubert de Ventós en el Pertús (Girona) y siguiendo por la actriz Marina Comas en Amposta (Tarragona).

A las 17.45 horas todas las miradas se han dirigido a la plaza de Catalunya de Barcelona -repleta de esteladas e ikurrinas de Independentistak-, donde la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, a ofrecido el discurso final, en el que, visiblemente emocionada -ha tenido que interrumpir su intervención en una ocasión-, ha reclamado a las instituciones que «convoquen la consulta sin dilación ni pérdidas de tiempo». En un mensaje claramente dirigido a Mas, Forcadell ha pedido que se den «todos los pasos necesarios para que Catalunya sea un nuevo estado de Europa, pero ahora, no en 2016». «Queremos que 2014, tricentenario de nuestra derrota, se convierta en el primer año de nuestra libertad», ha concluido.

Y tras ello, más imágenes para la memoria. La de los centenares de miles de participantes cantando a pulmón ‘Els Segadors’, tras lo cual se ha desconvocado oficialmente la cadena. Lo cual no quiere decir que se acabe ni la fiesta ni la reivindicación. La manifestación de la Esquerra Independentista recorre a esta hora las calles del centro de Barcelona, mientras en plaza Catalunya ha comenzado un concierto que posteriormente enlazará con el organizado por Ómnium Cultural a las puertas de la Ciutadella.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK