Japón aprueba formalmente seguir utilizando la energía nuclear

El Gobierno de Japón ha aprobado formalmente un plan básico de energía en virtud del cual seguirá utilizando la fisión atómica para generar electricidad, lo que anula los planes del anterior Ejecutivo, que tras del accidente de Fukushima apostó por eliminar las nucleares para 2030.

NAIZ.INFO|TOKIO|2014/04/11
Fukushima
Dos inspectores de la Agencia Internaiconal de la Energía Atómica, en la central de Fukushima, hace un año. (AFP)

El Gobierno japonés ha aprobado un plan de energía por el que «seguirá adelante con la reactivación de las plantas nucleares» del país, que permanecen detenidas a raíz de la crisis atómica provocada por el terremoto y tsunami de marzo de 2011, aunque al mismo tiempo se comprometerá a «reducir la dependencia atómica en la mayor medida posible».

El nuevo plan deja también abierta la puerta a la posibilidad de construir nuevos reactores en función de si el suministro –Japón tiene una dependencia energética del exterior del 90%– es lo suficientemente estable o no.

La decisión se preveía cuando el gobernante y pronuclear Partido Liberal Demócrata (PLD) se hizo con el poder en diciembre de 2012.

Sin embargo, el Ejecutivo del primer ministro, Shinzo Abe, ha tardado mucho más de lo pronosticado inicialmente en aprobar la medida debido a que muchos de los parlamentarios del PLD consideraron que el tono de los primeros borradores de este plan era demasiado pronuclear.

Por ello, tras varias revisiones, el Gobierno de Tokio ha decidido definir la energía nuclear como «una fuente importante», que es «barata» en lo que se refiere a costes operativos y que puede generar electricidad continuamente de manera estable.

«Con este plan vamos a tener menos dependencia nuclear», ha afirmado el ministro nipón de Comercio e Industria, Toshimitsu Motegi, aunque ha apuntado que «las centrales nucleares en general tiene una estabilidad y efectividad excelentes además de un gasto estable».

Motegi, cuyo departamento está al cargo de las políticas energéticas, ha explicado que el Gobierno «quería que el plan tuviera en cuenta el dolor de las víctimas del accidente nuclear y la costosa recuperación de Fukushima».