Reivindican en Bilbo un feminismo «popular, anticapitalista y anticolonialista radical»

Una manifestación en el marco de la jornada Feministon Herria ha abogado por que la Marcha Mundial de las Mujeres dibuje su camino de la mano de los movimientos locales para articular «un feminismo popular, anticapitalista y anticolonialista radical». Han recordado que la huelga anunciada para el próximo 8 de marzo ofrecerá una nueva oportunidad para «profundizar en el terremoto que desatamos el año pasado y conectarlo con nuestro territorio».

Agustín Goikoetxea @goikodeustu|BILBO|2018/10/27 17:41
Loading player...

El Arenal bilbaino ha sido el epicentro de la jornada Feministon Herria con motivo del encuentro internacional que durante estos días ha celebrado en la capital vizcaina la Marcha Mundial de las Mujeres. 

Desde ese lugar ha partido, precisamente, una marcha que, bajo el lema «Urrutira goaz! Gure gorputzen eta lurraldeen burujabetzara!», ha reunido a varios cientos de personas y ha recorrido varias calles del centro de Bilbo, desde la plaza del Arriaga a la Elíptica, entre consignas en euskara, castellano, francés e inglés como «borroka feminista herri borroka da», «zuen dirutza gure miseria», «eraldaketa feminista», «patriarcado, capital, alianza criminal», «arriba el feminismo que vamos a vencer» o «atzo eta gaur borroka feminista».

No ha sido una manifestación al uso, ya que en diferentes puntos del recorrido han realizado distintas acciones reivindicativas. La primera, en la plaza Circular, en la puerta de acceso a la oficina de turismo, donde han llamado a luchar contra la explotación que sufren las trabajadoras con ese modelo de ciudad.

Pocos metros más, entre aplausos, mujeres migrada han exigido, entre otras peticiones, inclusión, igualdad y respeto. A pesar de que ha arreciado la lluvia, que ha acompañado a la movilización durante todo su recorrido, no han cesado las consignas y canciones.

En la plaza Elíptica, otro grupo ha llamado a la autodefensa feminista para responder a todas las violencias que sufren. Camino a la carpa instalada en el muelle del Arenal, donde ha finalizado la marcha, ha habido tiempo de homenajear a las mujeres antifascistas vascas que, en 1937, abrieron en el edificio que ahora ocupa la multinacional Zara.

Identificadas por la Ertzaintza

Poco más adelante, han conformado con cajas un mural en el que han emplazado a las jóvenes a construir una Euskal Herria feminista. A unos metros, dos activistas se habían subido a la sede del BBVA con una pancarta con el lema «Blanco burgués varón adulto. Neska gazteokin jai daukazu!» y a su lado distintas imágenes de representantes políticos y de la Iglesia católica a los que arrojar huevos. Antes de que la cabeza de la manifestación llegase, se han presentado dos patrullas de la Ertzaintza que les han conminado a descender y las han identificado. Durante ese tiempo, la comitiva feminista ha estado parada mientras decenas de mujeres se arremolinaban alrededor de sus compañeras y los policías entre gritos de «adierazpen askatasuna», «alde hemendik utzi bakean» y «autodefensa feminista».

Después de unos minutos, la manifestación ha continuado por Gran Vía en dirección a la carpa del muelle del Arenal. En el comunicado leído al final, han comenzado por dar las gracias a las mujeres llegadas desde 42 territorios para participar en el encuentro internacional. «Ha sido un gran placer compartir nuestras luchas, nuestras dudas, nuestras vicotrias y nuestros sueños con vosotras», han remarcado. 

Preparar la huelga

Han destacado que la Marcha Mundial de las Mujeres tiene que «dibujar su camino de la mano de los movimientos feministas locales para articular un feminismo popular, anticapitalista y anticolonialista radical». En ese sentido, han apuntado que el próximo 8 de marzo, para cuando hay anunciada una nueva huelga, «tenemos otra oporunidad para profundizar en el terremoto que desatamos el año pasado y conectarlo con nuestro territorio». 

También han subrayado que «le hemos quitado la máscara al sistema de justicia patriarcal» y han reivindicado la neceisdad de «construir una justicia desde el feminismo», haciendo un especial recuerdo para las siete mujeres que en lo que va de año «ha asesinado la violencia machista en Euskal Herria». 

Han concluido defendiendo la alianza entre movimientos, desde el «reto diario» de «articular la diversidad». «Seguiremos en ello sin descanso porque somos mujeres, bolleras, trans, migrantes, de distintas tierras, distintas vivencias, trayectorias, identidades. Tenemos distintos saberes y modos de lucha y queremos reconocer todos ellos, rompiendo las jerarquías que habitan entre nosotras».