Alberto Barba Pardal|2020/01/26

Esta pequeña localidad de Alaska, situada a 120 km del Ártico, se convertirá en la primera ciudad del país que tendrá que ser desplazada debido a la subida del nivel del mar.