2018/09/02

Liars
GOTZON URIBE
7k_1023_musika1

Banda sonora y película comparten el mismo título: “1/1”. Es el debut en la pantalla grande del director Jeremy Phillips, con una película que llegó a los cines el 17 de julio en EEUU, protagonizada por Lindsey Shaw (conocida por sus trabajos en series televisivas como “Pretty Little Liars”), Judd Nelson (“Desayuno Club”, “St Elmo’s Fire”) y Dendrie Taylor (“Star Trek Generations”, “Twins”). El filme sumerge al espectador en la mente de Lissa, una veinteañera de la zona rural de Pensilvania, y en su lucha con el sexo, las drogas, el amor y la pérdida. El grupo Liars ha creado una banda sonora electrónica que refleja el uso que hace la película de las abstracciones que generan los medios de comunicación.

Producción conjunta entre todos los artistas involucrados en el proyecto –el propio director encontró su inspiración en el tema “No. 1 Against The Rush”, de Liars–, la película fue editada para trabajar con la música, una técnica bastante inusual en el sector. Jeremy Phillips buscaba propiciar un intercambio entre todos los que participaron y, de hecho, el trabajo de Liars es palpable, ya que la película se modificó en algunas secciones para adaptarse a la música.

Angus Andrew y Aaron Hemphill recibieron el guión para “1/1” y, después de leerlo en un vuelo de Los Ángeles a Nueva York, rápidamente decidieron participar en el proyecto. «Era muy intenso y para cuando llegamos a Nueva York lo habíamos leído. No teníamos más información ni habíamos visto nada, pero solo con leer el guión quisimos involucrarnos », explica Angus. Poco después, Liars alquiló un espacio en Copenhague y sus miembros comenzaron a trabajar en la banda sonora. El director, que hasta ese momento había estado utilizando la música de forma temporal para marcar dónde iría la partitura, dio a la banda las descripciones de cada una de las pistas. En lugar de una dirección musical, lo que les facilitó era una pauta emocional y narrativa para describir lo que quería: «Imagina que tienes un rompecabezas de cien piezas, pero, en realidad, tienes mil piezas que encajar, ¿a qué sonaría eso?», o «el personaje está sumergido en el agua a las 4 de la madrugada», o «un despertador no parará de sonar». Liars estaban encantados, eran unas pautas que les permitían explorar cada sentimiento y plasmarlo en música. El resultado es como si la banda sonora fuera la respuesta emocional de los personajes.

CD AIPAGARRIA

Papa M

“A Broke Moon Rises” • Drag City, 2018 •&flexSpace;Americana

Las cinco canciones de “A Broke Moon Rises” muestran al gran David Pajo enfocando su técnica en direcciones desconocidas hasta ahora y descubriéndonos lo que es capaz de hacer. Mientras la silenciosa y fúnebre marcha de la canción de apertura resuena con un ritmo de tambor para unirlo a los espacios abiertos alrededor de las guitarras, estas se curvan y se van desplegando con gran suavidad. Las arpegios parpadean, los ritmos se inclinan hacia adelante y se desabrochan las cuerdas proporcionando diferentes texturas a la canción. Son cinco piezas meditativas en el sentido más activo, con la mente inquieta de Pajo saltando de un lugar a otro. Música hipnótica perfecta para ser escuchada.