Dabid Lazkanoiturburu|2019/08/18 00:00
G7: un club de ricos anacrónico y obsceno

Biarritz, destino preferido hace un siglo del turismo decimonónico y, por tanto, exclusivo, acoge el próximo fin de semana la cumbre anual del G7. La elección de la ciudad costera vasca, para desgracia de los que viven y cruzan a uno y otro lado de la muga, y para ira y movilización de los que siguen creyendo que otro mundo es posible, es toda una metáfora por parte de un club que se las da de gobierno mundial informal, cuando no es más que un anacronismo. Puro teatro, y además obsceno.

|2019/08/18 00:00
Geodaren barrunbeetan
Urtzi Urrutikoetxea|2019/08/18 00:00
Aljeria, berriz ere zabaltzen

Urte askoan, 90eko hamarkadara arte, bidaiarien herrialde kuttunetakoa zen. Magrebetik haratago, Saharaz gaindi, Afrika beltzeraino iristeko bide nagusia ere bazen Erg handiaren eta dunen arteko bideetatik, tuaregen lurraldetik Niger edo Maliraino ailegatzeko. Baina gerra zibilak hori guztia eten zuen; Aljeria bere baitara itxi zen, eta bi hamarkadatan jaso dituen bisitari bakarrak Estatu frantsesean ziren aljeriarrak eta aljeriar jatorriko familiak izan dira. Azkenaldian, berriz ere irekiera txiki bat bizi du, eta Tunisia edo Marokoko kopurutik oso urrun egonda ere (bisa behar delako, besteak beste), gero eta gehiago dira Afrikan horren hurbil gelditzen zaigun herrialdea ezagutzera doazenak.

Amaia Ereñaga|2019/08/18 00:00
Fortuna y miseria en Ignacio Zuloaga

Hay un busto frente a la iglesia de San Andrés, en Eibar, que ha visto de todo, desde multitudinarias bendiciones de sanblases (tortas con anís típicas del mes de febrero) hasta manifestaciones, pasando por muchos atascos. El pintor Ignacio Zuloaga, inmóvil, parece buscar quien le mire, pero en la primera localidad en proclamar la Segunda República el apoyo declarado de Zuloaga al franquismo no suele provocar precisamente miradas de cariño; de desinterés, a lo sumo. Una visita a la retrospectiva que le dedica el Museo Bellas Artes de Bilbo dinamita esa indiferencia; ahí está el pintor vasco más famoso de todos los tiempos, con sus contradicciones, sus cuadros millonarios y, por qué no decirlo, sus miserias.

José Antonio Martínez|2019/08/11 00:00
Efímeras de Tudela, las hadas del puente
|2019/08/11 00:00
Ur gorritan, sendatzeko eta gozatzeko
Maider Eizmendi|2019/08/11 00:00
Artelanak adierazle meteorologiko

Artelan baten esanahia irakurtzerakoan nork bere modua bilatzen du. Meteorologian aditu direnek, sarri, margolanen zeruetan jartzen dute arreta, bertan topa daitezkeen datu eta xehetasunak asko dira eta. Zer diote garaiko eguraldiaz Velazquez, Van Gogh edota Turnerrek?

Irati Jimenez|2019/08/04 00:00
ROSA, de la A a la Z

Quizá sea el más controvertido de los colores. Tan omnipresente en todo tipo de productos dirigidos a las niñas, desde juguetes hasta ropa de cama, como detestado por quienes lo identifican con la socialización patriarcal de las mujeres, el rosa ha sido leído culturalmente y utilizado de muchas formas distintas. Su lugar actual tiene que ver, curiosamente, con un hallazgo ginecológico profundamente útil para las mujeres y, más curioso aún, como demuestran las medias de los toreros, durante mucho tiempo fue asociado con los valores tradicionales de la masculinidad. La evolución histórica del rosa está íntimamente asociada con las diferencias de género y nos pone ante el espejo de nuestra relación con lo femenino como ningún otro color.

Maria Mendizabal|2019/08/04 00:00
Musika jaialdiak, datu sortzaile

Azken urteetan teknologia baliabide ugari sortu dira musika jaialdiei lotuta, besteak beste, eskumuturrekoen bidezko ordainketa. Parte-hartzaileei erraztasunak eskaintzen dizkiete, noski, eta antolatzaileei, berriz, gure gizartean gero eta balio handiagoa duen gaia: datuak. Izan ere, jaialdiaren eremuaren baitan egiten dugun mugimendu guzti-guztiak jasotzen dira, eta joera eta kontsumo ohituren inguruko erregistro bilakatu.

Unai Aranzadi|2019/07/28 00:00
La gran boda vasca de un prófugo nazi

Esta investigación demuestra que el 19 de noviembre de 1953, «Maks el carnicero» Luburic, uno de los mayores criminales de la Segunda Guerra Mundial, se paseó por el centro de Bilbo con su uniforme de general croata, botas de cuero y una condecoración nazi en el pecho. Vestimentas de gala e impunidad total para casarse con una joven vasca con quien se fue a vivir a Valencia, provincia en la que moriría asesinado dieciséis años más tarde.

Orria 1/ 95