Joseba VIVANCO
Athletic

Zarra e Iriondo, hace 75 años

Ambos debutaron el mismo 29 de setiembre de 1940, en Valencia, en un partido en el que Telmo anotó los dos goles de su equipo.

gara-2015-09-28-Noticia

Dicen que Rafa Iriondo –como ‘Piru’– las ponía y Telmo Zarraonaindia las remataba. Aquellos centros a media altura que le gustaban al hijo del ferroviario de la estación de Abusu. Y así tantos y tantos entrenamientos, tantos y tantos partidos. Todo comenzó un 29 de setiembre de 1940, hoy hace 75 años. Esa fecha, en el viejo Mestalla, debutaron al alimón dos de las leyendas del club rojiblanco. Nadie podía presagiar entonces lo que uno y otro, y entre ambos, darían al Athletic. 326 y 354 partidos, respectivamente, y media docena de títulos. Pero, sobre todo, memoria histórica, esa que como decía Cicerón, es tan necesaria cultivar como el alimento para el cuerpo.

Sí, sucedió en Valencia. Los leones estrenaban participación liguera en tierras levantinas y Juan Urquizu, técnico rojiblanco, decidió alinear a Zarra en el puesto de ariete, acompañado de otro desconocido, de nombre Rafa Iriondo. El primero tenía la papeleta de sustituir a Victorio Unamuno, nada menos que vigente ‘pichichi’ con 20 tantos conseguidos en 22 encuentros, que seguía en la plantilla, pero que se veía relegado de inico por aquel tal Telmo. El segundo se vestía la zamarra roja y blanca con solo un partido de fútbol como bagaje, y en el Gernika. Enfrente, el poderoso Valencia de Epi, Mundo y el gran Gorostiza, traspasado ese mismo verano del Athletic. El mismo conjunto ché que un año después quedaría campeón de Liga por primera vez en su historia.

Llegar y besar el santo

Debut, empate a dos, y los dos tantos obra de aquel casi veinteañero Zarra, los primeros de una capacidad goleadora camino de récord. Había comenzado una leyenda, un mito, acompañado de otro grande de la historia del club como Iriondo. Dos debuts, dos historias, una fecha, una misma trayectoria.

El joven Telmo, el séptimo de diez hermanos, traía de cabeza a su madre Tomasa Agueda con tanta alpargata rota de infinitas patadas al balón. A su padre Pedro Telmo Zarraonaindia tampoco le hacía gracia, bastaba ya con dos hermanos futboleros en la familia, uno de ellos, Tomás, que llegó a jugar en el Oviedo de Lángara. Iriondo, con 15 años disputó su primer partido oficioso con el Gernika, aunque le aconsejaron que si le preguntaban contestara que tenía 18. Solo jugó ese encuentro. Guerra Civil de por medio, tiempo después la casualidad hizo que el Athletic le hiciera una prueba y les convenciera. Le firmaron por el filial, jugó algunos partidos y a punto de hacerlo con el primer equipo el servicio militar obligatorio se interpuso. Al menos allí jugaría con el Atlético Tetuán, y el Athletic, en tanto, le pagaba 125 pesetas al mes para que nadie se le adelantara en la firma. Hasta que regresó y de ahí, al primer equipo y al once inicial. Llegar y besar el santo.

A su luego gran amigo Telmo lo del fútbol le venía ya en la sangre. Acabada la Guerra Civil, y ya residiendo en Mungia, ficha por el Pitoberetxe, en donde recibirá ofertas del Erandio y el Barakaldo, aceptando en 1939 la oferta de los primeros, gratis, y ya metido a profesional, con el equipo en Segunda División. Por esa época un partido en San Mamés entre una selección de Bizkaia y otra de Gipuzkoa marcaría un punto y a parte, ganando los vizcainos 9 a 1, de ellos 7 los metería Zarra y 2 Gorostiza.

De ahí al Athletic, por 4.000 pesetas y un salario de 500. El de Abusu debutaría el 29 de setiembre, pero antes, el 23 de junio, en El Sardinero, en un amistoso, hizo su primera aparición en una delantera formada por Iriondo, Panizo, Zarra, Gárate y Gainza. Curiosamente, y a diferencia de Iriondo, Telmo no se hizo con la titularidad esa temporada, dada la difícil competencia de Unamuno... y la ‘mili’.

El resto de la historia es bien sabida por los aficionados rojiblancos. Goles, títulos, historia... Pero todo comenzó un día como hoy hace 75 años.

Asamblea el 27 de octubre y Rojo I saque de honor

Confirmado, el 27 de octubre, Asamblea General en la que por fin los miles de socios que se mojan en San Mamés en días de lluvia se harán escuchar y a la vez escucharán de boca de la Junta Directiva las soluciones para mejorar sus condiciones. «Los expertos están trabajando para tomar soluciones concretas», vino a responder ayer de manera escueta Josu Urrutia. «Es una preocupación de todos y estamos trabajando para que en el futuro no se mojen. Intentaremos proponer en la asamblea esas soluciones», añadió.

Mensual rueda de prensa del presidente rojiblanco que esta vez no dio mucho de sí. Ni siquiera el penalti no pitado el día anterior en Anoeta sirvió para algo de carnaza. «Para mí fue penalti, pero no sé cómo lo veía él. A veces las cosas te vienen mal dadas y en otras ocasiones te favorecen», vino a contestar Urrutia. No se explayó en el tema de la lluvia, restó importancia al fallo arbitral, pasó por encima de las diferencias de criterio que salieron a la luz entre Amorrortu y Ziganda, que dentro del club, dijo, pueden ser algo del día a día pero a algunos les interesa airear dando otra impresión, y sí dejó entrever su malestar por las críticas hacia la asistencia de público para ver al filial en San Mamés. «Me preocupa que se dé a entender que es por el precio de las entradas. Eso es querer enredar y espero que la gente no caiga en ese error. Los 45.000 socios que que no quieran ir pueden ceder sus carnés a otras 45.000 personas, más luego damos la posibilidad de que los socios de la Fundación entren a un precio súper asequible. Me parecen medidas suficientes. Además, 8.000 personas en Segunda es una buena entrada, aunque nos gustaría que fuese mayor, pero eso es una responsabilidad de cada uno», se mostró contrariado.

Por último, Urrutia anunció que ‘Txetxu’ Rojo hará el saque de honor en el partido del domingo en San Mamés ante el Valencia.J.V.